Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gema Hassen-Bey: "Hay mucho tabú respecto al sexo y la silla de ruedas"

Vanitatis Vanitatis 23/06/2016 Ana Sánchez Juárez

"Mi primera experiencia con una mujer fue con una compañera olímpica cuando al deporte olímpico y paralímpico se le daba totalmente la espalda. Para nosotras no hubo barreras y el espíritu deportivo nos unió con una misma forma de entender la vida. No me gustan las etiquetas de ningún tipo que te estereotipan y te clasifican. He salido con un hombre 10 años y con una mujer 6. Y la verdad es que ambos han sido igual de importantes en mi vida. Cuando salgo con alguien lo que quiero es que me vea a mí, no a mi silla. Así que lo más coherente es que yo haga lo mismo. Ni el color de la piel ni la edad ni el sexo. Al final lo único que cuenta es si conectas o no con la otra persona, que a partir de entonces se convierte en tu compañera de vida". Detrás de esta declaración tan contundente y valiente está la deportista Gema Hassen-Bey, medallista paralímpica de esgrima. Ella ha vivido cinco juegos consecutivos, desde Barcelona 1992 hasta Beijing 2008. Y añade que actualmente entrena para ser la primera mujer en silla de ruedas en alcanzar la cima del Kilimanjaro, el techo de África de casi 6.000 metros con el reto Cumbre Bey – Kilimanjaro Challenge. 

Gema Hassen-Bey © Proporcionado por Vanitatis Gema Hassen-Bey

Gema narra su experiencia en primera persona. Le ha costado tomar la decisión de contarlo y por su condición está habituada a ser una minoría silenciosa. "Hay tanto tabú respecto a la silla de ruedas y el sexo". Ella cuenta que tuvo un grave accidente de coche y su vida, "en un instante, giró 180 grados y me colocó en una situación más difícil que al resto. En esa situación o luchas o te rindes", apunta. Y después del accidente se licenció en Ciencias de la Información, sacó un disco llamado 'Sobre ruedas' y ganó la primera medalla para la esgrima española en los Juegos Paralímpicos de Barcelona 92. Su trato dulce esconde una voluntad de hierro: "Una espada es un objeto muy contundente. Cuando la levanto me dice: "Lucha por lo que deseas y si es difícil no te rindas, porque cuando lo logres, más disfrutarás la victoria. Yo me esgrimo con la vida". 

[Ver aquí: 17 hombres y mujeres de empresa salen del armario con Vanitatis]

Pregunta: ¿Cómo reaccionó tu entorno personal y profesional?

Respuesta: Cuanta más diversidad exista en cualquier equipo, más valores de liderazgo aporta. Al deporte, a la empresa y a la sociedad. Yo soy una 'diversity girl', mujer, en silla, con un apellido de fuera y otro muy español, y además está lo de mi orientación sexual. Así que conecto con muchos tipos de mujeres y eso no es un problema, sino un valor. Mi familia reaccionó de forma normal. En este aspecto siempre me he sentido apoyada por ellos. No tuve que decir nada porque fue evidente, lo vieron y prácticamente me lo dijeron ellos a mí.

En mi entorno laboral lo saben y no lo saben. Yo siempre he separado mucho mi vida personal de la profesional. Tenía claro que a las pistas iba a hacer deporte y cuando me ponía la careta y cogía mi espada, mi vida personal quedaba en otro plano. Igualmente en el plano profesional. Algunas estructuras deportivas son todavía muy rígidas. En mi opinión deberían abrirse más a la diversidad y la incorporación de la mujer en los órganos de dirección porque ayudaría a cambiar las cosas. He defendido siempre el valor de la diversidad. La adversidad nos prepara y la diversidad nos enriquece. 

P.: ¿Tenías referentes?

R.: Cuando di los primeros pasos me sentí muy perdida porque no conocía a nadie en mi situación y fue realmente como volver a empezar. Hoy doy un paso adelante para ser la primera deportista paralímpica en declararlo abiertamente porque hace falta visibilizarlo y quizás mi contribución pueda ayudar a derribar barreras para que otras personas en mi situación puedan expresar libremente su opción ante la vida. Recuerdo una anécdota, la primera vez que vi a Chavela Vargas durante la promoción de mi primer disco 'Sobre ruedas', publicado en Fonomusic, y de su participación en la película de Pedro Almodóvar. Coincidimos en una entrevista de radio. No recuerdo cómo salió el tema, pero cuando la locutora me preguntó qué tal iba yo de amores le respondí sin dudarlo lo que pensaba: “Sobre ruedas”. Y Chavela empezó a reír a carcajadas. Más tarde conocí su historia con Frida Kahlo y comprendí su sonrisa, porque estábamos en la misma sintonía.

Gema y su reto de subir al Kilimanjaro © Proporcionado por Vanitatis Gema y su reto de subir al Kilimanjaro

P.: ¿Sientes una doble discriminación por estar en una silla de ruedas?

R.: Parece que si eres mujer y tienes una diversidad funcional, tienes una doble discriminación. ¿Si además tu orientación sexual es diferente parece que ya tienes una triple.. ? No entiendo bien esos razonamientos, para mí una sociedad abierta, dinámica y diversa es una sociedad más preparada. No debería plantear un único modelo porque no hay un solo tipo de persona ni de camino que tomar. Nuestra sociedad debería brindar las herramientas para la realización personal de cada tipo de persona para favorecer el pleno rendimiento de cada uno.

Para las personas con diversidad funcional parece que el tema fuera más tabú todavía. No se vive con normalidad. Incluso a veces se nos tacha de seres asexuados y nada más lejos de la realidad. Yo he disfrutado mucho de la vida con mis parejas. Actualmente estoy muy centrada en el reto. Cuando luchas tanto, necesitas volver a refugiarte al nido. Superar el desamor y esta ruptura ha sido emocionalmente una de las experiencias más dolorosas. Afortunadamente los buenos amigos y mi equipo siempre están ahí y han sido un apoyo importante. Y me han dado la inercia necesaria para emprender el camino hacia la cima.

La resiliencia y reinventarte es un factor importante en la vida. Por otra parte lo positivo es poder disfrutar de la plena libertad de decidir en qué y con quién empleo mi tiempo cada día y centrarme plenamente en lo que me gusta. Mi psicóloga deportiva bromea conmigo diciéndome que nada de pareja estable hasta que no baje del Kilimanjaro.

P.: ¿Qué crees que vas a conseguir siendo visible?

R.: Hago una amplia labor de concienciación en muchos ámbitos. De forma habitual doy conferencias y 'coaching' tanto para equipos deportivos como para equipos directivos en las grandes compañías nacionales e internacionales. Y ahora que llegan de nuevo los Juegos de Río me gustaría volver a la televisión y participar como colaboradora en algún programa deportivo de alguna cadena pública o privada. Eso compaginado con el reto Cumbre Bey – Kilimanjaro Challenge, que no solo me exige la parte deportiva. También gestiono todo lo que conlleva la actividad como emprendedora social. La búsqueda de la financiación, la innovación, la gestión del proyecto de 'startups', ya que la verdadera razón del reto es la de generar tecnología social para ayudar a mejorar la calidad de vida de muchas personas.

El proyecto ha sido reconocido como de interés público y social. Con la asociación Bey proAction y el respaldo de Universo Mujer las empresas que se unan al proyecto podrán beneficiarse de desgravación fiscal de hasta un 90%. Lo más importante es el legado tecnológico que va a dejar con el desarrollo de tecnología social para ayudar: una HandBike para facilitar la movilidad en selva, pendiente volcánica y nieve, un pantalón que regule la temperatura, una investigación médica. No puedo entender cómo puede el hombre llegar a la luna o lanzarse desde una capsula espacial y que a nosotros todavía nos cueste ir a comprar el pan. Este reto es una apuesta práctica para desarrollar esa tecnología que mejore la vida de millones de personas. Lo realmente importante no es que yo llegue al Kilimanjaro, sino saber que si lo consigo, no hay excusas. Todas podemos alcanzar nuestras cimas. Creo que las mujeres estamos en el momento del empoderamiento de la mujer. Ya estamos representadas en varias áreas de la sociedad, pero nos falta conquistar las áreas de poder. Esta cima la alcanzaremos de forma simbólica mujeres olímpicas y paralímpicas. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon