Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'GH VIP': Carlos Lozano consigue lo imposible

Vanitatis Vanitatis 30/03/2016 César Andrés
© Externa

El cazador cazado. Dani Santos admitió que le haría ilusión sacar de quicio a alguien antes de irse, pero ha sido Carlos el que ha conseguido lo que parecía imposible: sacar de sus casillas a Dani Santos. Le ha llevado su tiempo, no se crean, algo más de 15 días, que es el tiempo que lleva el concursante en la casa. Es sorprendente que lo haya logrado porque el de Burgos se caracteriza por mantenerse en la cuerda floja de la cordura, vive al borde de un precipicio mental que lo mantiene alejado de los extremos, por lo tanto, descuadrarle su loco esquema mental es casi imposible. Bendita locura.

Todo comenzó con los inocentes vaciles de Dani, vaciles cariñosos propios del que se aburre y quiere advertir al que tiene al lado que está ahí, a dos centímetros de él. La cosa fue subiendo de tono hasta que se acusaron de estrategas. Dani lo es, según Carlos, porque hizo cuentas para conseguir que los tres nominados de la semana pasada fuesen él mismo, Alejandro y 'El pequeño Nicolás'. Dani dice que no es estrategia, simplemente admite saber contar. Bueno Dani, un poco estrategia sí es, pero nada comparada con la del presentador, y te doy la razón que él te quita cuando dices, le dijiste en su cara misma, que entró en la casa para interpretar un papel de faltón, un perfil que borda por otro lado pero, que sobrepasa la caricatura, una caricatura que laboralmente le va a perjudicar en el futuro y a ver después del reality de qué come, porque si algo nos ha enseñado 'Gran Hermano VIP' es que el maletín es pan para hoy y hambre para mañana.

Fiel a su leitmotiv, "al enemigo dale donde más le duele", Carlos le insinuó al concursante de 'Gran Hermano 12+1 son 13' que hiciese campaña para remontar el bajo porcentaje que toda la casa le adjudica, al rededor de 0,6% de los votos para convertirse en ganador. Y pumpa: jaleo-olé-olé de Ricky Martín. A medir quién la tiene más larga, o sea quién es peor persona y juega más en la casa con el resto de concursantes. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon