Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Gran Hermano 17' ejecuta magistralmente las interesantes decisiones del público

Vanitatis Vanitatis 13/10/2016 Nayín Costas

La (esperada y necesaria) revolución ha llegado a 'Gran Hermano 17' durante su sexta gala. El 'reality' de Telecinco hizo caso a las críticas y devolvió todo el poder a su público y gracias a ello logró mostrar su mejor versión. Una gala emocionante, divertida y llena de momentazos gracias a que los seguidores cambiaron el curso del programa, pero también a la magistral forma en que la organización ejecutó todos los cambios.

Tras las formalidades de la expulsión y la visita de David Bisbal, la maquinaria de 'Gran Hermano' se puso en marcha para sorprender a sus concursantes. El público decidió a los tres nuevos miembros del Club, dando por fin poder a Adara, Bárbara y Bea. El 'show' comenzó en la forma de comunicárselo, haciendo creer a toda la casa que una de ellas resultaría expulsada. Nada más lejos de la realidad, dejando un auténtico momentazo con su celebración al grito de 'nocilla' y 'decoloración' saltando sobre sus nuevas camas. Un giro que sacudió los cimientos de la casa, pero que también dio una gran pista del sentir de la audiencia de cara a la victoria final. Ellas tres son las rivales a batir, por lo que habrá que ver si hay alguien capaz de hacer el primer movimiento contra ellas.

Pero los cambios no se quedaron aquí, pues la audiencia volvió a enviar al apartamento a otra pareja durante 48 horas. "El público es soberano y se hace el moño... donde le da la gana", repite muchas veces Jesús Vázquez, algo que se evidenció una vez más al encerrar en la misma habitación a Pol y Miguel. Toda una declaración de intenciones que empujará al del peluquín a revelarle todos sus secretos, pues sabrá leer el mensaje que los seguidores del programa le están enviando con esta decisión.

Para terminar de rizar el rizo, 'Gran Hermano' se reservaba una última carta: mostrar a Adara la nueva situación del apartamento. Una cara épica la de la joven al ver a su amado con su enamorado, un triángulo que ha sacado lo peor de ella en este primer mes y medio de convivencia y que a buen seguro la desestabilizará por completo los próximos días. El drama está asegurado gracias a cómo la producción es capaz de aprovechar sobre la marcha las oportunidades que se le presentan.

Todo esto ocurría, además, en una semana en la que la convivencia es un hervidero, con hasta tres concursantes revelando sus verdaderos sentimientos (y recibiendo calabazas), Pol y Adara subiendo la temperatura de la casa y broncas constantes con Fernando en el punto de mira, alzándose como el gran odiado de la edición por los espectadores.

© Externa

Con todo este potente contenido, la organización poniendo la carne en el asador con los cambios, y Jorge Javier encontrando el tono adecuado, 'Gran Hermano 17' ha ofrecido su mejor cara hasta la fecha.Hacer partícipe al público de las decisiones más importantes ha sacado lo mejor del formato, dándole el protagonismo a sus fieles generando a la vez esa sensación de programa vivo, imprevisible, mágico.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de la televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon