Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Gran Hermano 17' fracasa con sus novedades: fallan el club y la vida extra

Vanitatis Vanitatis 07/10/2016 Nayín Costas

Con cinco galas a sus espaldas, es un buen momento para analizar el arranque de 'Gran Hermano 17' y, sobre todo, los giros introducidos en esta edición: el club y las cajas con la vida extra. La primera palabra para definirlos es el fracaso, y es que ninguno de los dos está funcionando como se esperaba, sino todo lo contrario, obstaculizando el buen rendimiento de la temporada. Y no solo eso, sino que nunca tuvieron el suficiente tirón como para enganchar a los espectadores a la dinámica, como sí ocurrió en otras ocasiones, algo necesario en el inicio cuando aun no fluyen las tramas.

© Externa

Con un Jorge Javier que parece estar encontrando ya el tono del 'reality', y unos concursantes que están dando bastante juego, el principal escollo que impide despegar a este 'GH' son los giros introducidos, que no hacen otra cosa que restar emoción y, por tanto, interés en el público. Y es que con una casa dividida en un amplio grupo mayoritario y uno minoritario, el club y su prueba de acceso no hacen otra cosa que pronunciar las diferencias entre ambos bandos. El público, como de costumbre, ha empatizado más con la minoría, con las víctimas, y este nuevo mecanismo está frustrando semana tras semanas los deseos de la audiencia, cansada de ver como Miguel, Fernando y los suyos salvan a su equipo cada jueves.

Todo esto se vino produciendo semana tras semana hasta que Bea decidió dar un golpe sobre la mesa, nominándose a sí misma como miembro del club para así enfrentarse a Adara. Esta fue la gran oportunidad del público para dejar clara a la casa cuál es su posición. Bea salió expulsada con más del 60% de los votos, pero para frustración de buena parte de la audiencia, esta terminó regresando a la casa. Aquí es donde entra el fallo de la otra gran novedad de la edición: la caja con la vida extra.

Lo que 'a priori' parecía un elemento muy emocionante, terminó resultando una pérdida de tiempo, en ejecución y planteamiento. No solo resultó tediosa la forma en la que cada jueves Jorge abría cada caja, sino que el hecho de que pudiesen regalárselas unos a otros frustró todo impacto: tras descartarse ya varias cajas resultaba obvio que Bea, con cinco de ellas, tendría el premio. Y así fue, un regreso a la casa cantado desde el principio que convirtió a esta novedad en una mera anécdota. Pero lo peor es que los espectadores aún dan gracias a que al menos esa caja recayese en manos de Bea, una concursante que está dando mucho juego (no como Montse, su portadora original).

En definitiva, 'Gran Hermano 17' planteó dos giros en su arranque que, curiosamente, han sido constantes en el tiempo, algo poco habitual en los 'twists' que presenta en cada edición, de los cuales suelen olvidarse tras dos semanas. Y curiosamente los han mantenido en el momento en el que menos funcionan, consiguiendo el efecto contrario al deseado: alejar a los seguidores del programa, haciendo semana tras semana más grande la distancia entre ambos ¿Aguantará el público las semanas necesarias para ver a Fernando o Miguel nominados? Difícilmente, salvo que la organización introduzca los cambios necesarios.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de la televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon