Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guerra en Mónaco: Carolina y Charlène, lucha de egos en el principado

Vanitatis Vanitatis 26/04/2016 Núria Tiburcio

Laausencia de Charlène en el Baile de la Rosa sigue dando que hablar un mes y medio después. Aunque un portavoz del principado intentó justificar la baja de la princesa asegurando que se encontraba mal, lo cierto es que son muy pocos los que se han creído esta excusa. Ahora, la revista 'Jet-Set' asegura en un artículo titulado 'Pelea de gatas en Mónaco' que la no asistencia de la esposa del príncipe Alberto a este evento tan importante para su principado tenía un claro objetivo: dejar en ridículo a la princesa Carolina, quien es la organizadora del baile. "Con su ausencia, Charlène consiguió mucha más atención que Carolina y sus hijos, que sí asistieron", asegura el citado magacín. 

La enemistad entre Charlène y Carolina viene de lejos. La hermana de Alberto no ve con demasiados buenos ojos a su cuñada y cree que no está a la altura para desempeñar el papel de primera dama de Mónaco. Carolina considera que debería ser ella la que siga ejerciendo este cargo, ya que Charlène no da la talla. Esto pudo verse en el bautizo de los príncipes Jacques y Gabriella. Era la reaparición oficial de la exnadadora tras ser madre y todos los ojos iban a estar fijados en ella y sus mellizos. Sin embargo, Carolina se presentó con una impresionante pamela que llamó la atención de toda la prensa. Asimismo, la imagen de la hija de Grace Kelly haciéndole carantoñas a su sobrina Gabriella fue mucho más cotizada que cualquier otra en la que aparecía Charlène.

© Proporcionado por Vanitatis

El mal momento de Charlène

El distanciamiento entre Alberto y Charlène es cada vez más evidente y la palabra 'crisis' cada vez suena con más fuerza en el principado. Desde el palacio de Mónaco no se han pronunciado sobre el asunto y es muy probable que no lo hagan, pero ya hay voces que aseguran que el supuesto contrato prenupcial que firmó Charlène ya está terminando y que pronto podrá pedirle la separación a Alberto, si eso es lo que realmente desea.

Charlène en una de sus últimas apariciones públicas (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Charlène en una de sus últimas apariciones públicas (Gtres)

Cuando en julio de 2011 el príncipe y la exnadadora se casaron, salió a la luz que ella había firmado unas cláusulas matrimoniales por las que debía permanecer por lo menos cinco años con Alberto y debía darle un heredero. Con el nacimiento de los príncipes Jacques y Gabriella, la continuidad de los Grimaldi ya está asegurada y dentro de apenas cuatro meses habrá pasado un lustro desde su enlace, así que a efectos prácticos la princesa Charlène ya habría cumplido con los requisitos del contrato.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon