Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Habla en exclusiva la joven privada de ser condesa por nacer fuera del matrimonio

Vanitatis Vanitatis 10/03/2016 Ana Sánchez Juárez

“Yo no soy ilegítima. Estoy reconocida por la Justicia; el ADN me dio la razón. Desde los 18 años llevo los apellidos de mi padre, Pedro Muguiro y Morales-Arce, que no tiene más hijos que yo y está soltero. Soy su primogénita y tengo todo el derecho a tener el título de condesa de Casa Ayala. Es algo mío y no lo hago porque lleve aparejado un botín económico. No tengo ninguna ambición especial, lo quiero porque me pertenece y punto. Estoy sorprendida de que el Supremo se base en una ley carlista y preconstitucional para negarme el derecho a llevar el título de mi padre. La Constitución Española dice que los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio tenemos los mismos derechos. Me siento discriminada por el Supremo”. Raquel Muguiro Guirado (23) habla con un fuerte acento extremeño casi sin respirar. Está dolida y nerviosa. Llegar a ella no es fácil. Está estudiando en Cáceres su último año de Derecho y su madre, con la que comparte nombre y durante sus primeros 18 felices años de vida también apellidos, la protege.

Raquel Guirado con su hija Raquel Muguiro (Instagram) © Proporcionado por Vanitatis Raquel Guirado con su hija Raquel Muguiro (Instagram)

“Tiene que estudiar. Mi hija está en cuarto de Derecho y tiene que estar centrada en sus estudios. Sabe que el Tribunal Supremo ha fallado en su contra, pero no creo que haya tenido tiempo de leerse la sentencia completa. Estamos conmocionados por la inmoralidad e inconstitucionalidad del fallo y no quiero que la afecte. Mejor llámela mañana”. Toda la familia está “estupefacta” con el fallo de este martes del Tribunal Supremo que dictaminó que la igualdad que establece la Constitución entre hijos matrimoniales y extramatrimoniales no rige para los herederos de títulos nobiliarios. En la familia no saben qué pensar. Saben que su padre biológico regenta un importante centro hípico en Badajoz, que frecuentan grandes de España y la infanta Elena, y se sienten ahora desprotegidos con esta sentencia. 

La borraron del árbol genealógico y Don Juan Carlos lo rubricó

La joven, que ahora hace un hueco entre clase y clase para hablar con este medio, no se acuerda de fechas y aunque le gustaría pasar página, sabe que no puede. En sus redes sociales, que están cerradas al público, conserva su nombre anterior, con los apellidos maternos, y en sus fotos se ve a una mujer feliz con su novio, sus amigos y no le faltan piropos cada vez que sube una foto posando como modelo ocasional para una marca de ropa que regenta su familia en Badajoz. Raquel habla con la firmeza que le da estar estudiando Derecho, aunque se confiesa una persona de números. “Dentro de poco vamos a estudiar mi caso en la universidad por inconstitucional y anacrónico”, dice sin perder la seriedad. No se permite ni una broma. Sabe que su caso está en la página de muchos diarios nacionales y sobre todo sabe que “Badajoz es pequeño, la gente chismorrea y aunque vivo por mis estudios en Cáceres, huyo de esto. Lo importante es mi caso y no mi vida personal”, relata.

Raquel Muguiro (Álbum personal) © Proporcionado por Vanitatis Raquel Muguiro (Álbum personal)

Ella demandó a su padre el 15 de julio de 2011 para que los jueces reconocieran su paternidad, fruto de una relación extramatrimonial. Él, antes de que la Justicia se pronunciara, decidió ceder su título nobiliario, el de conde de Casa Ayala, a su hermano, Alejandro Muguiro. En febrero de 2012, la Justicia dio la razón a Raquel al considerarla hija de Pedro Muguiro. Sin embargo, el 12 de septiembre de 2012, el Rey Juan Carlos rubricó la carta de sucesión que daba legitimidad a la cesión pactada entre los dos hermanos, un hecho que implicó ‘borrar’ a esta bella joven de ojos azules del árbol genealógico familiar. Raquel decidió reclamar el título al considerarse la legítima heredera.  Sin embargo, el titular del juzgado de Primera Instancia número 1 de Badajoz falló en su contra en diciembre de 2013. Para ello se basó en la carta de concesión de ese título, firmada por Carlos IV en 1791, que atribuye esa distinción solamente a herederos y descendientes “nacidos de legítimo matrimonio” y la joven Raquel Muguiro no lo es. Todo ello a pesar de que el artículo 39 de la Constitución equipara que los hijos nazcan o no dentro del matrimonio.

"Es doloroso que para ellos lo importante es solo el título"

Raquel Guirado Sánchez, que lleva toda la vida luchando por su hija y nunca le ocultó que su padre era ese hombre que en Badajoz era el monitor de equitación de las amigas de su hija y con el que coincidían (y coinciden) en concursos hípicos, vio la luz judicial en 2014. La Audiencia de Badajoz consideró “anacrónico, ilegal y de dudosa moralidad” negarle la sucesión por ser extramatrimonial. Pero el Supremo ha vuelto a dar la vuelta a la tortilla. 

Raquel Muguiro (Álbum personal) © Proporcionado por Vanitatis Raquel Muguiro (Álbum personal)

"Se basan en una ley de hace más de 300 años para negarle a mi hija un derecho constitucional. Ella necesita un padre, no ya que la quiera, sino que defienda sus derechos. No uno que se los arrebate”, explica indignada la madre. Su hija no quiere contar si ha hablado con su padre del tema. “Es todo doloroso y prefiero no entrar en lo personal. Sé que el título, si lo consigo, me va a conllevar pagar unas tasas y me llevará más de un quebradero de cabeza. Triste es que para ellos es lo único importante, no yo. Pero eso no quiero, me pertenece y punto. Es extraño que prime una ley preconstitucional”, afirma.

Raquel se siente confundida cuando le comentamos que el título lo tiene su tío Alejandro y no su padre. “Eso no puede ser. El título lo tiene mi padre”, sentencia. Su madre aclara que la cesión del título entre hermanos "está impugnada”. Sin embargo, efectivamente el título se encuentra en manos de Alejandro Muguiro, como se puede comprobar en la Diputación de la Grandeza. Ambas mujeres seguirán luchando en los tribunales. “Yo no descansaré porque me ampara la Constitución”, concluye la joven, que prefiere no leer nada de lo que se está publicando y centrarse en una carrera que sabe que de seguro le dará en un futuro armas para defenderse.

Habla la Diputación de la Grandeza

Por su parte, el letrado de este organismo nos habla de la importancia del fallo del Supremo en esta ocasión. “Se ha reunido el pleno de la Sala del Tribunal Supremo, los diez magistrados, y solo dos han votado en contra. Esto no es un tema demagógico, lo que se ha fallado (que Raquel no puede ser condesa por ser hija extramatrimonial) es algo que recoge la carta de concesión del título que determina los criterios de sucesión del mismo. Por ello, el Tribunal Constitucional ha considerado que no se oponen a la Constitución. No hay más, el resto es propaganda”. Así de rotundo se manifiesta el conde de los Acevedos, que explica además que don Alejandro Muguiro, conde de Casa Ayala según a ellos les consta, le hizo llegar personalmente la sentencia.

Pregunta: ¿Y cómo evalúa el dictamen anterior de la Audiencia de Badajoz que consideraba “anacrónica, ilegal y de dudosa moralidad” el negarle el derecho por ser extramatrimonial a Raquel Muguiro Guirado?

Respuesta: Está claro que esta sentencia sacaba los pies fuera del plato. Hay casos en los que los hijos extramatrimoniales heredan títulos, pero es que la carta de sucesión de este título se opone y es lo que prima.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon