Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hablemos de Pretty Woman: ¿cuento de hadas o parábola machista?

Zeleb.es Zeleb.es 02/10/2016 zeleb.es

¿Machismo o no?

¿Machismo o no?¿Machismo o no? © Proporcionado por Zeleb.es ¿Machismo o no?¿Machismo o no?

Resulta complicado porque Pretty Woman es una especie de placer culpable al que cedemos cuando en la sobremesa de un sábado o domingo reponen la peli y otra vez (otra más) nos sumergimos un relato que casi todo el mundo se sabe de memoria.

Pero, a ver, ¿hay en Pretty Woman un algo -o un mucho- de machismo? El debate (por supuesto) está abierto.

Es un cuento de hadas moderno

En el argumentario habitual del que se echa mano en defensa de Pretty Woman no falta nunca la alusión a su carácter de cuento de hadas reinventado. O sea, que Richard Gere sería el Príncipe azul y Julia Robert la Cenicienta pero ambos trasladados a la soleada California de los 90 y concretamente a Los Ángeles.

Así de fácil.

Un cuento de hadas para adultos en el que el personaje femenino halla su redención a través de la conquista sentimental y sexual de un personaje masculino protagónico (y él también se redime, mediante el amor,  de una vida disoluta y promiscua). Un esquema narrativo recurrente en las fábulas clásicas que se reinterpreta en Pretty Woman pero, claro está, los mitoso tienen su carga ideológica y moral y definen los roles de género. 

Y en esta caso, admitámoslo, Pretty Woman define un papel de la mujer subalterno al del hombre y con características muy concretas: en busca de la protección masculina y del éxito social y económico mediante el acceso a un macho alfa salvador.

Así que, efectivamente, amigas, la moraleja de la peli (por otra parte tan adictiva en las sobremesas de domingo) tiene un enorme fondo conservador y machista.

La prostituta como personaje de ficción recurrente

Súmese a este análisis el hecho de que el personaje femenino sea una prostituta. De Irma la Dulce a Amor a quemarropa pasando por Las noches Cabiria es todo un clásico de la ficción cinematográfica recurrir a la prostituta como gran rol para una actriz.

Y, claro, esa es otra: la edulcorada visión de la prostitución resulta también (ejem) discutible. Vivimos tiempos en que gana espacio en el debate el abolicionismo y existe un problema muy real que es la trata de seres humanos.

Julia Roberts en la peli © Proporcionado por Zeleb.es Julia Roberts en la peli

Otro punto desfavorable para la fábula moderna que pretender ser Pretty Woman.

Pero, dicho todo esto, siempre hay un argumento último favorable a esta producción de Hollywood: ¡es sólo una película!

¿Una pareja feliz? © Proporcionado por Zeleb.es ¿Una pareja feliz?

Lo cual no es decir mucho porque, como todo el mundo sabe, los mitos, las ficciones y, por lo tanto, las películas conforman nuestra visión del mundo. Así que no dejéis que las niñas vean Pretty Woman.

¿O es exagerado decir esto último?

Fotos: Gtres

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon