Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hallado muerto el cocinero Aitor Basabe

Zeleb.es Zeleb.es 27/12/2015 zeleb.es
aitor-basabe-en-su-restaurante © zeleb.es aitor-basabe-en-su-restaurante

Tal vez no era tan popular mediáticamente como David Muñoz, Alberto Chicote o Ferrán Adriá pero su trabajo era apreciado y valorado profundamente en el mundo de la gastronomía.

Aitor Basabe era el chef del restaurante Arbolagaña, situado en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, uno de los rincones más bellos de la ciudad.

Fue hallado muerto en un bosque asturiano del concejo de Llanes.

Allí le encontró la Guardia Civil, a la que la Ertzaintza había puesto sobre aviso ya que el cocinero llevaba más tiempo del habitual sin comunicarse con su familia.

Tenía 47 años.

aitor-basabe-en-el-museo-de-bellas-artes-de-bilbao © Proporcionado por Zeleb.es aitor-basabe-en-el-museo-de-bellas-artes-de-bilbao

Aitor Basabe murió de un fallo cardíaco. Así lo confirmaban sus propios compañeros del restaurante arbolagaña en un emotivo mensaje de Facebook:

"A Aitor Basabe le ha fallado ese corazón tan grande. Nos deja su gran sonrisa; su amor por la naturaleza; su sabiduría y la gran humanidad que desbordaba por todos lados. Hoy es un día triste pero siempre te recordaremos haciendo lo que a ti te gustaba. Te echaremos de menos".

Aitor Basabe llevaba la gestión del restaurante Arbolagaña (fundado en 2001) junto a su mujer, Ana María Larrea.

Un gran cocinero

En el competitivo universo gastronómico del País Vasco, Aitor Basabe se había ganado el respeto de sus camaradas de fogones.

En el diario El Correo el cocinero David de Jorge recordaba la enorme altura de su talento y le calificaba como "uno de los grandes".

Además, tanto David de Jorge como otros chefs han subrayado la alegría que solía desbordar.

En lo estrictamente gastronómico, sus compañeros de profesión señalan que Aitor Basabe era especialmente bueno con los platos de carne y, sobre todo, con las setas.

aitor-basabe-en-su-restaurante © Proporcionado por Zeleb.es aitor-basabe-en-su-restaurante

Las setas eran una pasión para Aitor Basabe como lo era, en general, la búsqueda de una materia prima que le diese a su cocina el sabor de lo auténtico.

Porque también era Aitor Basabe un enamorado de los pescados (y del submarinismo, por cierto).

aitor-basabe-y-un-gran-pez © Proporcionado por Zeleb.es aitor-basabe-y-un-gran-pez

En realidad, Aitor Basabe amaba profundamente la cocina y se había ubicado dentro de esa moderna tendencia filosfófico-gastronómica denominada slow-food o cómo hacer de la comida un placer que nos devuelva a un estado de sana quietud.

En su restaurante, el Arbolagaña, dan fe del talento de Aitor Basabe platos como el taco de buey de Carranzo con ajos asados y reducción en su jugo, las cocochas de merluza con ajetes tiernos y caldito de jamón, el huevo en pan de maíz, puerros con aceite de lima y wasabi...

Cocina de autor cuyo vuelo jamás perdía de vista las raíces.

Aitor Basabe falleció dando un paseo por el campo, contemplando ese paisaje del Norte que tanto amó.

Descanse en paz un gran cocinero.

Fotos: Facebook

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon