Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Herencia Boyer: una guerra que se alargará cinco años por una cuestión de libros

Vanitatis Vanitatis 19/09/2016 J. Madrid

Un pésame y, poco después, una 'guerra' familiar. Hace justo un año, el funeral por la muerte de la ginecóloga Elena Arnedo, primera mujer de Miguel Boyer, provocaba el último acercamiento de dos de los hijos (Miguel y Laura) del que fuese ministro socialista con su hermana Ana Boyer e Isabel Preysler. “Se dieron el pésame de forma cordial y por teléfono, pero nada más allá de eso. La estética de plañideras se quedó en el entierro del padre, mucho más visible para vosotros los periodistas”, declara una fuente familiar a Vanitatis. Pese a que ni la socialite ni su hija acudieron al sepelio, sí que mostraron sus condolencias a Miguel y Laura Boyer Arnedo por el fallecimiento de su madre. Sin embargo, a lo largo de este año, esa paz aparente se fue diluyendo.

Si en el funeral por Miguel Boyer, acontecido apenas unos meses antes, tanto Preysler como los dos hijos de su marido se mostraron afectuosos y próximos, esa cercanía se dinamitaba con la muerte de Arnedo y cuando la herencia del patriarca salió a colación en la prensa. Según se publicaba en 'ABC', Boyer había cambiado el testamento a última hora y ese cambio habría beneficiado a Preysler en el tercio de libre disposición. Las declaraciones del hijo mayor del fallecido tampoco ayudaron. “Dejó a mi padre pelado en vida”, aseguró a este medio.

Una imagen del funeral de Elena Arnedo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Una imagen del funeral de Elena Arnedo (Gtres)

Un año después de la muerte de Arnedo, que supuso una especie de alto el fuego momentáneo, el conflicto parece seguir en 'stand by' y puede que siga así por bastante tiempo. “El albacea de la herencia designado por el propio Miguel, Christian Boyer, tiene de plazo cinco años para hacer el inventario de los bienes de su hermano. Ese fue el tiempo designado por el propio testador, aunque está claro que cada uno de los tres hijos tuviese la misma parte. O sea, que esos titulares alarmistas sobre Isabel y los impedimentos que ponía para que eso se hiciese no son ciertos”, declara a este medio Javier Ruiz Paredes, abogado de la 'socialite'.

Luces y sombras en el clan Boyer (vea la situación de la familia) © Proporcionado por Vanitatis Luces y sombras en el clan Boyer (vea la situación de la familia)

“Estaba más pendiente de Isabel que de nosotros”

Las declaraciones de Miguel Boyer Junior sobre ella y el albacea de su padre, efectuadas hace apenas unos meses a Vanitatis, no tenían desperdicio. “No ha hecho nada, ni una gestión y eso no es lo que quería mi padre, que estaría dolido por lo que está haciendo. Me imagino que está más pendiente de Isabel que de nosotros. Le hace la pelota a ella, para qué va ocuparse de nosotros... Los poquísimo bienes de mi padre que podamos reclamar están en su casa, pero a ella no le interesa repartir”, aseguraba sin paños calientes. Desde el entorno de Preysler niegan que esto sea así. Su secretaria asegura que “todo sigue igual” en el proceso del inventario que dilucida qué ocurrirá con el reparto de la herencia. Además, su abogado insiste en afirmar que “Isabel jamás se ha opuesto a ese inventario. ¿Cómo se va a oponer si es la voluntad del testador (Miguel Boyer)?”, asegura tajante.

Miguel Boyer Junior (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Miguel Boyer Junior (Gtres)

Lo más difícil de cuantificar son los libros que poseía el exministro, que para su primogénito tenían más valor sentimental que económico. “Sobre todo unos de filosofía y algunas cosas buenas de recuerdo”, aseguraba Boyer Junior. El abogado de Preysler ve ahí la dificultad. “Hay un plazo de cinco años pero a biblioteca es numerosa. Tiene que ir libro por libro y valorarlo. Si, por ejemplo, hay 10.000 libros es algo muy complicado de hacer”, asegura. Sin embargo, eso mismo ha creado un “malestar” que, según fuentes próximas a la familia, “ha provocado el distanciamiento entre Ana Boyer y Preysler y sus dos hermanos de padre (Miguel Jr y Ana). Lo que más les duele a Ana es que Miguel Junior haya dicho ese tipo de cosas de su madre”.

Isabel Preysler en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Isabel Preysler en una imagen de archivo (Gtres)

Y es que, una vez enfriado el dolor por las muertes de Boyer y Elena Arnedo, los hermanos “prácticamente no se hablan”. Y la paz podría llegar con el inventario de los bienes, algo que comenzó hace “un año”, según afirma el letrado de Preysler y que, por ahora, “puede ser complicado de resolver”. Una guerra fría, por tanto, está lejos del armisticio.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon