Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Iñaki Oyarzábal: "Parte de los colectivos son unos sectarios con los gais del PP"

Vanitatis Vanitatis 23/06/2016 Ana Sánchez Juárez

"Parte de los colectivos gais no nos representan. Adoptan posiciones muy sectarias y son radicales en sus postulados. Para estos grupos extremistas, no quiero meter aquí a todos los colectivos en el mismo saco, los homosexuales tienen que ser de izquierdas, ateos y con inclinaciones artísticas. Nos vamos de un armario para meternos en otro. Señores, ser gay no es una ideología, sino una condición. No parecen de fiar aquellos que dicen defender eso de 'que no me discriminen por mi condición sexual', pero sí por mis ideas. En estos círculos radicales de izquierda, he notado mucho más rechazo por ser del Partido Popular y gay". La persona que está detrás de este discurso, que levantará ampollas en los colectivos LGTB, es el dirigente vasco Iñaki Oyarzábal. Dio el paso de salir del armario para la opinión pública en 2012, justo en un momento en que su partido tomó la decisión de recurrir ante el Constitucional la ley de matrimonios homosexuales y en el que conviven aperturistas y centristas declarados como el propio Oyarzábal con militantes de profundas convicciones religiosas. El hombre que hoy toma una Coca-Cola a un paso de la sede de Génova, en Madrid, de su partido no deja de reconocer la "importantísima labor histórica de los colectivos", pero les apremia para que "se actualicen". 

Oyarzábal tiene el rictus afable y ese barniz de modernidad que destilan todos los populares vascos, desde Antonio Basagoiti a Borja Sémper. Cuenta sin tapujos que tuvo novia y "hasta fecha de boda" y varias relaciones heterosexuales a sus espaldas. Hoy es padrino de uno de los hijos de la que fue su novia, que es hermana de un dirigente popular. "Me sentía atraído por los hombres, tenía negocios de cara al público de moda e iba habitualmente a las pasarelas. Al principio no lo tenía claro, pero me surgen cada vez más dudas y dejo ya a mi novia. Entonces era presidente de las Juventudes del Partido Popular en Álava y mi círculo de amigos era muy conservador", relata.  

Pregunta: ¿Le contó el verdadero motivo a la que era entonces su pareja?

Respuesta: Cuando dejo a mi novia le cuento el motivo; yo creo que fui bastante valiente. Tenía más miedo por mi entorno y por mi partido que por mi familia. Mis padres son liberales y han viajado mucho; hoy son bastante abanderados de la causa. La reacción de todo el mundo fue mejor de lo que esperaba. Todo se extendió al entorno, mi entorno social en Vitoria, y todo llegó a los oídos de mis jefes en Madrid. En 1995 ya era concejal en Vitoria y todo el mundo sabía que yo era gay. 

P.: ¿En qué medida le condicionó su homosexualidad a la hora de saltar a la arena política? 

R.: Hablo de más de 20 años y nunca percibí el rechazo y viví con mucho respeto. Si vas de frente, poco a poco, sin hacer bandera de ello, los compañeros te respetan. Eso sí, nunca se lo oculté a mis jefes: Mariano Rajoy y María San Gil. Me fui convenciendo de que la visibilidad era buena y que ayuda (y mucho) a otros. Acepté salir del armario cuando Rajoy me incorpora como secretario de Derechos y Libertades. Entonces ya me encuentro con la obligación, porque mi compromiso es cada vez mayor y decido dar la cara al electorado.

Antonio Basagoiti con Iñaki Oyarzábal (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Antonio Basagoiti con Iñaki Oyarzábal (EFE)

P.: ¿Ha sido positivo para usted salir del armario?

R.: Totalmente. No te puedes ni imaginar la cantidad de cartas que recibo de madres y de jóvenes que me agradecen el paso. Sobre todo porque te das cuenta de que te conviertes en un referente para muchos jóvenes gais que son sobre todo de provincias, que es donde hay más prejuicios. Ven una persona normal, que no está en el múndo de la farándula, y eso ayuda. Hay gais de todas las profesiones, no solo músicos, actores, artistas... 

P.: ¿Quiere usted decir que las plumas y la farándula retrasan la visibilidad?

R.: No todos respondemos al tópico de persona con inclinaciones artísticas. Hay homosexuales empresarios, médicos... Por eso fue tan importante que el juez Fernando Grande-Marlaska saliera del armario. Ha habido siempre un empeño en tratar de trasladar la idea de que si eres gay, tienes que ser de izquierdas. Hubo veces que sentí rechazo por ser del PP entre algunos gais. Una cosa ridícula. Rechazo muchísimo los comportamientos sectarios que tratan de adscribir todo lo homosexual a la izquierda. Los gais somos como todos, hay la misma proporción de imbéciles que en los heteros… Lo importante es que estos colectivos los dirija gente flexible y no nos clasifiquen. No me gusta la imagen de gay traidor.

Iñaki Oyarzábal acude con su hermano a la boda del también político del PP Javier Maroto (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Iñaki Oyarzábal acude con su hermano a la boda del también político del PP Javier Maroto (Gtres)

La boda de Maroto y la foto 'histórica' con Rajoy

P.: Es que la izquierda es la que ha propulsado los avances legislativos en el colectivo LGTB en España...

R.: Ahora hay un Gobierno del Partido Popular y todo se ha mantenido. La derecha española está por encima de lo que defiende la izquierda italiana. El PP es de las derechas más modernas de Europa; una vez que ha asumido el matrimonio igualitario y está tomando medidas contra la homofobia (sobre todo en la escuela), hay poco que reprocharle. 

P.: ¿Qué opina usted de los colectivos de gais y lesbianas de nuestro país? Su labor siempre ha sido fundamental para que estos cambios en la sociedad fueran posibles...

R.: Buena parte de los colectivos gais no nos representan, adoptan posiciones muy sectarias. Yo respeto mucho su gran labor histórica, pero creo que en España hay que pedirles que evolucionen y tienen que pensar que los gais somos de todos los colores y que tenemos todo tipo de expectativas. No nos sentimos respaldados, no les gusta que haya gais en el PP, para ellos es incompatible. Y les guste o no, el PP es una organización importante donde hay muchos gais.

P.: Entonces, el Partido Popular es para usted una formación que abandera los derechos del colectivo LGTB...

R.: Totalmente. En las últimas elecciones nos dijeron que íbamos a quitar el matrimonio gay y no lo hemos quitado, aún con mayoría absoluta. En el PP se han asumido los avances en materia de igualdad y desde el Ministerio de Justicia se han impulsado Fiscalías para atender los casos de homofobia. El Gobierno está estudiando una posible ley o norma que busque combatir la homofobia. Extremadura sacó una ley pionera en la etapa de Monago. El discurso de Cristina Cifuentes es perfecto y está extendido en la mayor parte del Partido Popular.

P.: ¿Cómo encaja la Iglesia su discurso?

R.: No podemos negar que tenemos una gran base católica, por eso tenemos tanto mérito. El PP va por delante de la Conferencia Episcopal, pero valoramos la reflexión dentro de la propia Iglesia y determinados gestos y pronunciamientos que van en la buena dirección. 

P.: ¿Y qué hay que hacer respecto a la gestación subrogada?

R.: Hoy en España se puede adoptar y el PP no lo ha cambiado. En este momento hay que abordar la gestación subrogada. Pero ni el PP ni ningún Gobierno en Europa ha regulado esta cuestión. Y en el PP ya hay un debate para trabajar en la posible regulación la gestación subrogada. No se puede tolerar que en países como la India haya granjas de mujeres que tengan como finalidad facilitar la gestación subrogada. 

P.: ¿A su boda acudirá Rajoy como a la de su compañero Javier Maroto?

R.: De momento, no tengo planes de boda a la vista. La vida personal hay que respetarla, pero la boda de Maroto fue muy valiente con el presidente del Gobierno allí. Con esto pasó página del error anterior de no estar de acuerdo con el matrimonio igualiario. Esa foto, la de Mariano Rajoy en la boda de Maroto, salvó al PP. Fue la foto histórica. Eso sí, por salir del armario la prensa no tiene derecho a hablar de la vida privada de cada uno. Eso es impedimento para que mucha gente no salga. 

P.: ¿Cuál es el último armario para usted?

R.: La empresa, el entorno laboral. Y la gran lucha: la escuela. 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon