Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ideas para que la habitación del bebé valga para niños y niñas

¡Hola! ¡Hola! 21/01/2016 hola
© Proporcionado por Hola

Hay muchas razones por las que los papás y mamás de hoy en día prefieren una habitación unisex para sus bebés. La primera, y una de las más importantes, es que los nuevos papás pueden comenzar a comprar cositas para el 'peque' desde el primer día, o a pintar o empapalar las paredes sin tener que esperar a la semana 20 de gestación. También están quienes, sencillamente, prefieren esperar hasta el momento de verle la carita al bebé por primera vez para saber si es niño o niña. Muchos papás y mamás no son partidarios del 'rosa para las niñas y azul para los niños' que tradicionalmente se solía asignar a los recién nacidos; y hay quienes sí lo son, pero que cuentan entre sus planes ampliar aún más la familia, y prefieren tener una habitación todoterreno por lo que pueda pasar.

Una foto publicada por L I N D A (@liveloudgirl) el 28 de Dic de 2015 a la(s) 8:43 PST

Las habitaciones neutras se han convertido en una tendencia en decoración de interiores muy popular entre las nuevas familias, y lo que las define es precisamente eso: los colores neutros, es decir, todos aquellos que no 'compiten' con otros cuando se ponen juntos dentro del mismo espacio (piensa por ejemplo en un objeto de color rojo sobre un fondo beis: ¿cuál de los dos es el protagonista?), y por tanto suelen funcionar con multitud de tonalidades, tanto vibrantes como neutras, especialmente si se utilizan como fondo; esta norma puede aplicarse tanto sobre una pared, como si tapizamos un sofa y colocamos en cotraste un juego de almohadas y cojines con estampados, o alternamos un juego de sábanas en un color neutro con una colcha con motivos geométricos.

Una foto publicada por Julie (@notsewstrange) el 9 de Ene de 2016 a la(s) 9:09 PST

Entre toda la variedad de colores neutros que tenemos a nuestra disposición, el que parece dominar el terreno de las tendencias baby es el gris, un color que antaño no habría contado con muchos adeptos entre los firmes defensores del rosa y el azul, pero que hoy en día aparece como fondo de infinidad de habitaciones de recién nacidos (entiéndase como fondos desde moquetas a alfombras de pelo y paredes lisas), combinado casi el 100% de las veces con blancos off white. Estos espacios transmiten una sensación de tranquilidad que es precisamente lo que se busca en la habitación del bebé: un espacio cálido, acogedor y silencioso, al que ir añadiendo color a medida que el pequeño vaya desarrollando sus capacidades y requiera de mayores estímulos.

También entran en esta paleta otros colores como el beis, el amarillo o el vainilla, aunque no todos actúan de igual manera al ponerlos junto a un elemento de otro color: todo depende de la cantidad de luz que reflejen (por ejemplo, un blanco puro es más luminoso que un crema), y el efecto puede resultar más brillante, más saturado o más opaco. Esta regla es especialmente importante si elegimos paredes decoradas, por ejemplo, con un papel pintado: motivos sencillos, como las rayas verticales, o estrellas, en colores apagados pueden darle la vuelta por completo a un espacio si la paleta es la correcta, o saturarlo, si elegimos colores que recarguen el ambiente al no estar degradados con la cantidad correcta de blanco.

Una foto publicada por Kyree Harvey (@misskyreeloves) el 23 de Oct de 2015 a la(s) 5:18 PDT

Un último capítulo en esto del color es el equilibrio entre los colores cálidos y los fríos: cuando los bebés son muy pequeños, es mejor ceder el terreno a los segundos y reducir los primeros a acentos o notas que hagan más vibrante el espacio pero sin hacerlo demasiado estresante para la vista. Hay que tener en cuenta que esta habitación no es exclusiva del el bebé: los padres pasará muchas horas aquí, sobre todo mientras se prolongue el período de lactancia. Una habitación con estampados en colores intensos cansará la vista (y el ánimo) después de muy pocas semanas encerrados entre las mismas cuatro paredes.

La manera en que podemos conjugar los otros elementos decorativos también ha cambiado un poco en los últimos años. Si normalmente utilizaríamos los colores rosa y azul como hilo conductor, en un espacio de estas características podemos hacer lo mismo pero fijando nuestra atención en otros elementos, que pueden ser desde animalitos hasta tipografías, que valen lo mismo para niños y niñas. Este hilo conductor también pueden ser los propios muebles elegidos para la habitación, por ejemplo la mezcla de piezas contemporáneos con otras vintage, o los de estilo nórdico, por norma más minimalistas, con acentos rústicos. Puedes terminar de personalizar el espacio mezclando texturas y tejidos: una alfombra muy cálida funciona con un poster de lino en la pared, un juego de mantas artesanales en punto de colores o unas cortinas de rayas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon