Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Iker Casillas y Sara Carbonero reforman la casa que compraron a Lydia Bosch

Vanitatis Vanitatis 10/06/2016 M. Bolonio

A finales de 2014, Iker Casillas y Sara Carbonero adquirían una nueva vivienda en La Finca (Pozuelo de Alarcón), la urbanización más exclusiva de España. La compra, impulsada por la periodista, pretendía satisfacer las necesidades de la pareja cuando formasen una familia numerosa, de ahí que se tratase de un proyecto de futuro más a largo plazo. Por entonces, el pequeño Martín no había cumplido su primer año y la situación del portero en el Real Madrid era cuando menos delicada. Iker ya valoraba la posibilidad de tener que fichar por un equipo extranjero y haberse trasladado al inmueble recién comprado hubiese sido una locura. Finalmente, solo unos meses después, en julio de 2015, la salida del club blanco era un hecho y los Casillas Carbonero hacían las maletas para instalarse en Oporto, el nuevo destino del futbolista. Allí viven actualmente en una espectacular vivienda con vistas al río Duero, pero viajan siempre que pueden a Madrid, donde conservan su verdadero hogar. Aprovechando que Sara acaba de dar a luz a su segundo hijo y planea estar en la capital prácticamente todo el verano, la pareja ha decidido poner a punto la casa que compraron en 2014 para poder supervisar la reforma. Eso sí, van poco a poco y sin prisa.

Sara e Iker presentan a su hijo Lucas © Proporcionado por Vanitatis Sara e Iker presentan a su hijo Lucas

Según ha podido confirmar Vanitatis, estos días la casa, que por cierto es la que pusieron a la venta Lydia Bosch y Alberto Martín tras su complicado divorcio, está siendo remodelada y el trasiego de personal de obra es constante. En estos momentos la vivienda está “casi rematada y completamente vacía”.

Tal y como informó este medio en su momento, el inmueble –valorado en 2,6 millones de euros– consta de cinco dormitorios, seis baños, dos salones, un salón de juegos, una cocina y un cuarto de servicio que están repartidos en cuatro plantas y suman 750 metros cuadrados. Además posee piscina privada y una ubicación excelente con altas medidas de seguridad y vigilancia las 24 horas.

Sara en Madrid e Iker en Francia

Mientras esperan a que las obras terminen, Iker y Sara permanecen en el que desde 2012 es su verdadero hogar, un chalé pareado ubicado también en La Finca, aunque mucho menos lujoso que el que están reformando. A esa casa se mudaron después de que resultase inviable por el acoso de los fans y de la prensa seguir viviendo en la casa que Iker poseía en Boadilla del Monte.

Tal y como ha mostrado Sara en su Instagram, en su antigua casa de La Finca es donde se ha instalado con Martín y con Lucas después del nacimiento de este último la pasada semana. Ella permanece allí recibiendo las visitas de sus familiares y amigos, mientras que su marido está en Francia donde este viernes comienza la Eurocopa. Como mínimo, la selección española estará en el país vecino hasta el 21 de junio, pero si llegasen a la final, el encuentro de Casillas con su familia no se produciría hasta el 10 de julio.

Algo sensible por la distancia que ahora les separa, Sara ha escrito en su Instagram un tierno mensaje dedicado al portero, al que está echando mucho de menos estos días. “Muchísimas gracias Marwan por el libro dedicado. Lectura más que recomendable, perfecta para días como hoy en los que estoy muy blandita”, una frase a la que le acompañaban los 'hashtag' #todosmisfuturosconcontigo y #contigoenladistancia.  

© Externa

MÁS EN MSN:

Paula Echevarría confiesa su paso por el quirófano

Jesús Quintero aclara sus problemas con Hacienda



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon