Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, Navidades en Miami con Chabeli

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 18/12/2015 Paloma Barrientos
Chabeli Iglesias junto a su madre en California (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Chabeli Iglesias junto a su madre en California (Gtres)

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa tendrán unas Navidades muy diferentes a las del año pasado. Para la reina de corazones son las primeras como novia del nobel y para el escritor, como hombre separado tras cinco décadas de matrimonio con Patricia Llosa. Tampoco las compartirá con dos de sus hijos –Gonzalo y Morgana–, que por ahora prefieren mantenerse alejado del padre y pasarlas con la madre en Lima. Las relaciones entre ambas partes aún no son fluidas y el proceso de divorcio sigue su curso, sin acuerdos para que no fuera contencioso.

A pesar de esos desajustes con su primera familia, hay motivos más que suficientes para que el nobel se encuentre en su mejor momento afectivo. Isabel y Mario vivirán sus primeras Navidades juntos. Será en Miami, en casa de Chabeli. El viaje estaba previsto en principio para el día 21, una vez que Isabel regresara de París, donde iba a acudir a la boda de Cynthia Rossi. Puede ser que lo haya adelantado, ya que al final no asistirá al enlace de la hija de su mejor amiga, Carmen Martínez-Bordiú.

Para Preysler también son diferentes y no tendrán el cariz triste que tuvieron estas fechas en el 2015. La situación afectiva era complicada para la familia y con pocos ánimos para colocar el árbol, los adornos y la decoración propia de estas fechas, que eran el santo y seña en el hogar de la reina de las baldosas. Hacía unos meses que había fallecido Miguel Boyer y los ánimos del núcleo familiar y sobre todo de la hija Ana no eran los mejores.

Isabel y sus niñas pusieron tierra de por medio. El año pasado la primera parada fue como ahora, en casa de Chabeli. Después pusieron rumbo a San Bartolomé, lugar paradisíaco donde se unió Fernando Velasco, que fue el gran apoyo de la apenada Ana, a la que le costó remontar la ausencia de su padre. Hace unos días contaba a Vanitatis que lo echaba “muchísimo de menos. Estábamos muy unidos y teníamos una relación muy especial”. Puede ser que Isabel y Mario repitan en Saint Barth, no así la pequeña de la casa, que prefiere vacaciones con su novio.

Navidades con los 'expatriados'

Preysler junto a sus hijos en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Preysler junto a sus hijos en una imagen de archivo (Gtres)

Los miembros de la familia Preysler estaban acostumbrados a reunirse en la mansión de Puerta de Hierro, donde iban llegando los 'expatriados'. Enrique, Julio José y Chabeli, acompañados de sus respectivas novias, marido e hijos. Al grupo se unía la abuela Preysler, que prácticamente vive en Madrid, y los dos hijos de Beatriz, la hermana de Isabel que falleció hace unos años. Después, el Fin de Año era la desbandada, salvo la anfitriona, que desde que Boyer sufrió el derrame cerebral no viajaba salvo por motivos profesionales o, como mucho, fines de semana. Los desplazamientos eran complicados dada la situación física en la que se encontraba el que fuera ministro de Economía.

La reina de corazones siempre decía que le gustaba pasar las Navidades en Madrid. Pero esto ya forma parte de un capítulo pasado de su vida. Mario Vargas Llosa se instaló en la mansión de Puerta de Hierro a finales de septiembre antes de iniciar sus clases magistrales en la Universidad de Princeton, donde ha pasado tres meses. Isabel viajó en varias ocasiones a Nueva York para encontrarse con su novio, como quedó gráficamente documentado. A la vuelta de Navidades empieza una nueva etapa para Isabel y el nobel, ya como pareja de hecho, a la espera del ansiado divorcio.

La pareja se deja ver por las calles de Nueva York (Galería) © Proporcionado por Vanitatis La pareja se deja ver por las calles de Nueva York (Galería)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon