Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, protagonistas del WC de un bar madrileño

Vanitatis Vanitatis 12/04/2016 J. Madrid

Puede que usted sea uno de los miles de turistas que visitan Madrid cada año. Puede que en su paseo por las atestadas calles de la capital entre en uno de sus muchos bares, esos con inconfundible sabor español. En uno de ellos, cercano al barrio de Malasaña, puede encontrarse algo asombroso. Si pone un pie en Filete Ruso, situado en la calle San Bernardino, podrá degustar la típica comida madrileña. La sorpresa vendrá cuando vaya al baño y compruebe que, en lugar del tradicional dibujo que indica cuál es para caballeros y cuál para damas, encuentre perfectamente enmarcadas dos fotografías de la pareja de moda: Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. El binomio formado por el premio Nobel y la 'socialite' también se ha convertido en un fenómeno pop y en carne de las revistas del corazón, pero jamás habrían podido imaginar que sus caras protagonizasen el baño de un bar madrileño, indicándoles a los clientes dónde tienen que hacer sus necesidades.

(Gtres) © Proporcionado por Vanitatis (Gtres)

En la última semana, ni Preysler ni Vargas Llosa están para baños ni para chascarrillos sobre la iconografía pop que suscita su relación. Él apareció en la investigación de los papeles de Panamá por haber creado, hace años, una sociedad 'offshore' junto a su exmujer, Patricia. Ella, por su parte, ha recibido con templanza la posible batalla judicial que la enfrenta a los hijos de Boyer. Los dos hijos del fallecido ministro socialista y su primera esposa, la ginecóloga Elena Arnedo, desconocen la fortuna que pudo amasar Boyer o las obras de arte que poseía.

El propio abogado de Isabel, Javier Ruiz Paredes, reconocía a este medio la tensa relación con los hijos del que fuera su marido. “Es normal. Siempre hay líos y desacuerdos en las herencias en las que hay hijos de un matrimonio. Así son las relaciones humanas y hay que tener en cuenta que ellos a Isabel la ven como la competidora de su madre”. Poco después, el hijo mayor de Boyer, también llamado Miguel, se desmarcaba de la 'guerra' y aseguraba a Vanitatis que solo querría tener objetos con valor sentimental más que económico, y que no exigía más porque Preysler dejó a su padre “pelado” en vida.

Imágenes de los baños de Filete Ruso (Twitter @MissY0k0) © Proporcionado por Vanitatis Imágenes de los baños de Filete Ruso (Twitter @MissY0k0)

Después de la tormenta, puede que a la propia Isabel le viniese bien comprobar que su imagen no solo está relacionada con las cremas, los productos de lujo o más recientemente con la cultura literaria de postín, sino con los baños de un bar cercano a Malasaña. Para ser un fenómeno hay que calar en todas las capas de la sociedad; en los que van a los 'toilettes' de un hotel de lujo y en los que pasan por los baños de un bar de barrio.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon