Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isabel Preysler y sus contratos publicitarios, afectados por su amor con Vargas Llosa

Vanitatis Vanitatis 16/02/2016 Eva Bárcena

Está a punto de cumplirse un año desde que el romance entre Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa sorprendiera al mundo. La 'reina de corazones' había conquistado el corazón del premio Nobel de literatura, quien desde ese momento se mudaba a Madrid para vivir cerca de su amada. La presentación oficial como pareja tuvo lugar en Nueva York, 'arropados' por Porcelanosa, la marca insignia en el dossier de empresas que trabajan o han trabajado con Preysler. Sin embargo, parece que su relación con el escritor ha afectado a la imagen (y por tanto, a los negocios) de la 'socialité'. 

Vargas Llosa con Preysler en los Premios Goya (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Vargas Llosa con Preysler en los Premios Goya (Gtres)

"Robamaridos", "reclutamaridos célebre"... La prensa internacional, especialmente la peruana, han atacado sin miramientos a Isabel, acusándola de haber roto el matrimonio de Vargas Llosa y Patricia Llosa. Una impresión compartida por algunos sectores de la población, que han hecho caer a Preysler en el listado de rostros más codiciados por las firmas para sus campañas publicitarias. Según ha podido saber Vanitatis, por primera vez la filipina "suspende" en la valoración realizada por Personality Media, donde analizan la imagen de las celebrities semestralmente desde hace diez años.

Isabel Preysler en la presentación de sus cremas 'My cream' (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Isabel Preysler en la presentación de sus cremas 'My cream' (Gtres)

"Los datos de Isabel se han mantenido prácticamente inalterables. Más del 90% de la población la conoce", analizan desde la empresa. Aunque aclaran que "nunca ha recibido valoraciones altas", sí que es la primera vez que baja del 5. "A finales de 2014 su imagen se veía beneficiada tras volcarse totalmente en el cuidado de Miguel Boyer. Le declaró públicamente como el gran amor de su vida y la gente se sintió más próxima a ella", añaden.

Sin embargo, su noviazgo con Mario Vargas Llosa no le está reportando esa simpatía. "Si poco tiempo después reaparece con otro hombre, que además está casado, y se organiza el revuelo mediático que se organizó, la gente se decepciona". De hecho, Isabel Preysler oscilaba entre el primer y el segundo puesto de las mujeres españolas más elegantes, y en este últiomo ránking ha caido al tercer puesto, por detrás de Nieves Álvarez y Paloma Cuevas.

Los contratos publicitarios, en el aire

¿Podría su vida personal perjudicar a su vida profesional? Es una posibilidad remota, pero posible. "Su perfil está vinculado al sector del lujo y a los valores de elengancia, y además tiene tirón en los medios", analizan. "Puede seguir siendo muy interesante para determinadas marcas y siempre que conozcan su perfil de imagen completo".

No sería la primera vez que un rostro conocido pierde sus contratos publicitarios por sus elecciones personales. Ya le pasó a Tiger Woods tras su escándalo sexual, que perdió su relación con Gillete o a Rihanna con Nivea porque la actriz no se acercaba a los valores que recogía la marca (por ejemplo, familia). Más llamativo es el caso de Angelina Jolie, despedida por una firma de moda por ser "demasiado famosa", o el de Katy Perry, con quien una marca de planchas de pelo dejó de contar "por falta de popularidad". En el caso de Isabel, parece que para muchos ya no es "la expresión del buen gusto".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon