Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Javier Fitz-James Stuart, un señor feudal entre guerreros medievales

Vanitatis Vanitatis 27/08/2016 Paloma Barrientos

El castillo de Belmonte (Cuenca) vuelve a recuperar su pasado histórico con los torneos medievales que desde hace dos años se organizan en la falda de esta fortaleza construida en el siglo XV por el marques de Villena, don Pedro Pacheco, y que ahora es propiedad de la Casa Ducal de Peñaranda y Montijo. Esta nueva actividad ha sido posible gracias a la iniciativa de Javier Fitz-James Stuart y de su primo Hernando de las Bárcenas. Lo primero que hicieron fue rehabilitar la edificación, considerada como única dada su disposición de planta hexagonal. El castillo corona el cerro de San Cristobal y ha servido de escenario de la serie Isabel y ante rodajes de películas como 'El Cid' con Charlton Heston, 'Los señores del acero', 'Juana la loca' o 'El caballero Don quijote' entre otros films de temática medieval.

Abrieron las puertas al publico hace cuatro años y desde el primer momento la respuesta ha sido muy buena. Desde esa fecha lo han visitado más de 140.000 personas, con lo que supone de inversión para la zona. “Lo importante es dar a conocer el castillo y ahora estos torneos medievales. En Europa son un éxito. Atraen a un gran número de seguidores y se suelen organizar las competiciones en lo que se conoce como las rutas de los castillos. Es un reclamo turístico importantísimo. Hay encuentros, por ejemplo, en Alemania y países del Este que reúnen a más de 60.000 espectadores. Nosotros vamos poco a poco. Esta es el segundo año que lo hacemos y la verdad es que esta teniendo gran repercusión entre los equipos y clubes de todo el mundo”, explica Fitz-James Stuart.

Pincha aquí para ver todas las imágenes del torneo medieval © Proporcionado por Vanitatis Pincha aquí para ver todas las imágenes del torneo medieval

Esta vez en el Open Desafío Belmonte, que así se denomina el campeonato internacional, hay equipos de Rusia, Estados Unidos, Italia, Ucrania, Portugal, Polonia, Francia, Dinamarca y España. Un total de 120 luchadores que se enfrentan cuerpo a cuerpo con unas reglas muy rígidas y con una preparación física y mental impresionante. Hay marines, bomberos, gimnastas, militares que se dedican a esta práctica deportiva. Parte viven en el castillo, donde se adecua unas zonas para ellos y otros en tiendas medievales. Todo ello adornado con una puesta en escena como en la época medieval con sus zonas de esparcimiento, venta de artesanía y lugares para disfrutar de la gastronomía con menús también inspirados en aquellos siglos. Y por supuesto medidas de seguridad extremas con una UVI móvil las veinticuatro horas. Vanitatis puede dar fe de todo ello.

Javier Fitz-James Stuart explica que “estos torneos no son recreaciones teatrales sino que se considera una disciplina deportiva y federada. Es un deporte de contacto como pueda ser el karate. Lo que sucede es que resulta muy visual porque van vestidos con armaduras como las que se utilizaban en aquella épocas, que pesan más de 40 kilos. La diferencia estriba en que las armas (espadas, hachas, bastones..) tienen la puntas roma y las espadas no tienen corte”, explica el aristócrata.

“La primera vez que lo vi me impresionó y tuve claro que lo quería, aquí en Belmonte”, relata a Vanitatis el conde de Montalvo, que ha convertido esta actividad en su dedicación profesional casi a tiempo completo. Supervisa, dirige, controla y cuida que todo esté en su sitio. Sobre todo la zona dedicada a la restauración para que las servilletas no vuelen con el aire que se levanta por la tarde y las mesas estén limpias una vez que el cliente ha terminado. “Hay que cuidar el espacio, estar encima para que todo funcione como debe ser y la imagen que ofrezcamos sea impecable. Nos jugamos mucho, porque queremos que estos torneos se conviertan en un hábito lúdico para que la gente que viene una vez, repita”.

Javier Fitz-James Stuart trabajó durante años en el sector financiero por cuenta ajena y actualmente es empresario dedicado a la gestión patrimonial. Tiene también un perfil más social al haber sido pareja de Isabel Sartorius, con la que estuvo a punto de casarse. Tuvieron a Mencía, que estudia en Estados Unidos Relaciones Internacionales y que también ha elegido la discreción como forma de vida. Se casó con María Chávarri hace catorce años y tuvieron dos hijos. Hace unos meses se divorciaron. Prefiere no publicitar temas relacionados con su vida personal como ha sido su separación y entiende que en determinados momentos pueda interesar: “No tengo nada que contar porque mi vida es muy normal”. Mantiene una buena relación con su ex mujer, y sus hijos Álvaro y Sol disfrutan cuando se instalan con él en el castillo.

Todas las habitaciones están reformadas y cuidadas al detalle como el despacho, el dormitorio, el salón y el baño de Eugenia de Montijo, situados en la segunda planta, pero es imposible vivir por el frio. “Es una gran responsabilidad preservarlo. Lo que hay que hacer es cuidarlo”, asegura el conde de Montalvo. El castillo tiene una pequeña zona adecuada como apartamento privada y el resto abierto al público. Incluso dicen que hay un fantasma... 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon