Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Javier Soto, volcado en su castillo medieval tras su divorcio con María Chávarri

Vanitatis Vanitatis 19/06/2016 M. Bolonio

Cuando saltó la noticia de la ruptura de María Chávarri y Javier Soto –adelantada por Vanitatis– varias fuentes apuntaron a que tomar tan drástica decisión no había sido fácil para ninguno de los dos; ya no solo por los dos hijos menores que tienen en común, Álvaro y Sol, de 10 y 11 años respectivamente, sino también por el profundo cariño que se profesaban tras 13 años juntos. Sin embargo, la diferencia de caracteres pudo con ese cariño y finalmente, esta primavera la pareja decidía emprender caminos por separado.

Javier Soto con algunos figurantes (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Javier Soto con algunos figurantes (Vanitatis)

Precisamente el camino de él, que es sobrino nieto de la duquesa de Alba, pasaba por centrarse en sus proyectos profesionales, en concreto, en la gestión del castillo conquense de Belmonte. Fuentes que conocían la situación marital deslizaron a este medio tras la ruptura que tan volcado estaba Javier en la supervisión de los eventos que tenían lugar en el castillo, que llegó incluso a descuidar su vida familiar, algo que podría haber terminado pasando factura al empresario. La prueba de que está muy involucrado en todo lo que se celebra en esta fortaleza son las imágenes que llegan a Vanitatis de un acontecimiento medieval que tuvo lugar a principios de junio. Se trata de las VI Jornadas de recreación histórica del castillo del Belmonte en las que cada año varios figurantes reviven la guerra de sucesión castellana que enfrentó a Isabel y Juana de Castilla por la corona entre 1475 y 1479.

No es este, ni mucho menos, el único evento medieval que se celebra entre las murallas de esta fortaleza que un día perteneció a Eugenia de Montijo, mujer de Napoleón III. Famosos son los combates 'full contact' con armas y armaduras reales que cada año se celebran en este castillo y que el propio Javier suele promocionar entre su círculo de amistades.

Javier Soto © Proporcionado por Vanitatis Javier Soto

Y es que desde que en 2010 se propuso limpiar el polvo a tanto recuerdo familiar y rehabilitar el monumento, dicen que el castillo ha sido la principal ocupación del ex de Isabel Sartorius. En las fotos a las que ha tenido acceso este medio el aristócrata charla amigablemente con algunos figurantes y comparte con ellos el almuerzo. Junto a él y muy pendiente de esta recreación, su hijo Álvaro, que acudió solo, sin su hermana Sol, que en esta ocasión permaneció en Madrid junto a su madre, María Chávarri.

Tras su separación la pareja acordó que no habría complicaciones con el tema de los niños. María y los dos pequeños continuarían viviendo en el domicilio familiar de la capital y Javier podría visitarlos y llevárselos con él siempre que quisiese al margen del convenio regulador al que lleguen en un futuro.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Cuando saltó la noticia de la ruptura de María Chávarri y Javier Soto –adelantada por Vanitatis– varias fuentes apuntaron a que tomar tan drástica decisión no había sido fácil para ninguno de los dos. Sin embargo, la diferencia de caracteres pudo con ese cariño y finalmente, esta primavera la pareja decidía emprender caminos por separado. Precisamente el camino de él, que es sobrino nieto de la duquesa de Alba, pasaba por centrarse en sus proyectos profesionales, en concreto, en la gestión del castillo conquense de Belmonte. Si quieres saber más sobre la historia pinche aquí. © Externa Cuando saltó la noticia de la ruptura de María Chávarri y Javier Soto –adelantada por Vanitatis– varias fuentes apuntaron a que tomar tan drástica decisión no había sido fácil para ninguno de los dos. Sin embargo, la diferencia de caracteres pudo con ese cariño y finalmente, esta primavera la pareja decidía emprender caminos por separado. Precisamente el camino de él, que es sobrino nieto de la duquesa de Alba, pasaba por centrarse en sus proyectos profesionales, en concreto, en la gestión del castillo conquense de Belmonte. Si quieres saber más sobre la historia pinche aquí.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon