Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

José Bono Junior y sus problemas con la policía belga

Vanitatis Vanitatis 12/04/2016 M. Bolonio

A finales de junio de 2015 las ambiciones profesionales de José Bono Junior le obligaban a hacer las maletas para instalarse en Bélgica. Tal y como informó Vanitatis, el jinete quería replantearse su futuro profesional y optó por irse a vivir a este país que, junto a Holanda, puede considerarse la cuna de la hípica. Sin embargo, con el equipaje lleno de ilusiones y ganas de aprender, el hijo del exministro socialista tuvo el peor recibimiento que podía haber tenido: a los pocos días de llegar, la policía belga se personó en su residencia y terminó requisándole el caballo con el que esperaba obtener sus mejores resultados como jinete.

José Bono Junior (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis José Bono Junior (Gtres)

Se trataba del corcel Sligo Hard Times, un ejemplar que había comprado poco antes y en el que Bono Junior había depositado todas sus esperanzas profesionales. Con él esperaba conseguir grandes resultados y sabía que su paso por Bélgica podría convertirle en uno de los mejores equinos. En cambio, cuál no sería su sorpresa, cuando solo unos días después de llegar a la casa de Lieven Van der Craen, donde se hospedaba el joven, la policía se llevaba al animal y lo mantenía recluido hasta tres meses. Al parecer, según las autoridades, el caballo había sido adquirido supuestamente de forma fraudulenta y Bono se vio obligado a demostrar que no había sido él, sino el anterior dueño, el que había cometido tal fraude.

José Bono (Redes sociales) © Proporcionado por Vanitatis José Bono (Redes sociales)

“Yo lo compré a un señor que lo había comprado a un tratante belga y resulta que este no lo había pagado a su propietario original. Cuando llegué a Bélgica vino la policía a mi cuadra y requisó el caballo. He tenido dos juicios y al final me devolvieron el caballo después de que estuviera 'secuestrado' tres meses en el depósito que había señalado el juez. Demostré que yo había pagado, que tenía un contrato de compraventa y las facturas en orden, que mi situación era regular y que no tenía nada que ver con el fraude que había sufrido el propietario”, explica el hijo del socialista en una entrevista a la revista 'Ecuestre'.

El propio jinete explica además que quiere dar publicidad a este desagradable incidente para que pueda servir de advertencia a otros futuros compradores. “Yo nunca he escondido esta historia. Al contrario. Es bueno que la gente la conozca”, matiza.

La cruz de apellidarse Bono

Pero en su entrevista con esta publicación deportiva, José Bono Junior también habla de su condición de 'hijo de'. Explica lo duro que ha sido consolidarse en su profesión soportando las críticas de quienes creían que lo suyo era más un capricho de niño rico que una verdadera profesión. Tanto es así que ser jinete, cuenta, ha sido una de las armas arrojadizas con las que la oposición llegó a atacar al exministro de Defensa. “A mi padre le llegó a decir públicamente un contrincante político que iba al Congreso en caballo”, comenta enfadado.

José Bono con su hijo en la hípica de Toledo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis José Bono con su hijo en la hípica de Toledo (Gtres)

Pero las críticas no quedaban ahí. Bono comenta afligido cómo la gente cree que lo que ha estado haciendo durante años con su hípica ha sido dilapidar la fortuna familiar, algo que el éxito de algunas de sus competiciones se ha encargado de desmentir. Su padre, cuando comprobó que la afición hípica de su hijo era mucho más que eso, le construyó unas grandes instalaciones en Toledo a las que su vástago se ha encargado de sacar provecho. Algo que, dice, ha logrado después de muchos años de esfuerzo y, sobre todo, sin la ayuda de su padre, quien prefería evitar la foto: “A mi padre le gusta mucho compartir tiempo conmigo, pero jamás o muy pocas veces ha venido acompañándome a los concursos porque no ha querido que le hicieran esa foto y que pudieran usarla para arrojar la profesión de su hijo en contra de él. Esto me fastidia porque estoy convencido de que le gustaría estar en los concursos conmigo”. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon