Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

José Manuel Soria: los tacones de la procuradora y el hermano a la sombra

Vanitatis Vanitatis 14/04/2016 Mayka Paniagua

El hombre que ustedes conocen como ministro de Industria, José Manuel Soria, y cuya firma aparece en una empresa 'offshore' afincada en Panamá, como les ha adelantado El Confidencial y La Sexta, creció en una familia muy conocida de terratenientes y exportadores de tomates, pepinos y pimientos cultivados en invernaderos de Telde, en Las Palmas de Gran Canaria. Fue su padre, Manuel Soria Segovia, un empleado de Iberia trasladado a Las Palmas, quien al casarse con Pilar López, hija de un acaudalado empresario hortofrutícula, acabó ‘heredando’ la empresa familiar. Al fallecer su padre, el ahora ministro aparcó su trayectoria pública para dedicarse a la empresa Oceanic, la nave nodriza de todos los negocios familiares que se dedicaba a alquilar buques para el transporte de las hortalizas de Gran Canaria a Reino Unido y Rotterdam. Este paréntesis le duró seis años. La empresa quebró en 1995, momento en el que Soria decide aceptar la invitación para volver a la política y consigue aterrizar como alcalde en el ayuntamiento de Las Palmas. 

Al frente del negocio familiar (o de su renacimiento) se quedó entonces Luis Alberto, su hermano menor. Ellos son los únicos varones de los seis hijos que tuvo el matrimonio, aunque solo Luis Alberto nació en Londres cuando la familia tuvo, según algunos, que ‘exiliarse’ ocho años por unos problemas fiscales para justificar los impuestos de sus empresas. De ahí que los hermanos Soria gocen de doble nacionalidad y se manejen con destreza en inglés. Dicen que Luis Alberto solo tiene una debilidad: haber crecido a la sombra del ministro. “Es buena persona y tiene una personalidad arrolladora frente al carácter gris, serio y tecnócrata de su hermano, pero se deja llevar por José Manuel”, añaden.

Los hermanos comparten (además de papeles panameños) un gran parecido físico además de formación y trayectoria económica y política. Ambos están casados y tienen dos hijos. Luis es ahora socio director de Invertia Soluciones, una consultora de estrategias empresariales muy bien relacionada con los ayuntamientos, pero fue consejero de Industria cuando José Manuel era vicepresidente del Gobierno de Canarias. Sus nombres se han visto vinculados en otras investigaciones jurídicas como el caso Eolo por la presunta adjudicación irregular de un concurso eólico a una empresa privada dirigida por Javier Esquivel, al que luego volveremos a mencionar. Alberto administró durante un año una empresa dedicada al comercio internacional de petróleo cuando su hermano lidiaba una cruzada en el ministerio por las prospecciones en Canarias. A los dos se les tacha de amedrantar en los tribunales a “aquellos que les plantan cara”. Parece que sus hermanas supieron mantenerse al margen de sus ‘intereses’. Dos de ellas siguieron los pasos de su padre en Iberia. Mari Luz es farmacéutica y Adela es jefa de los laboratorios del complejo hospital Materno-Insular. Precisamente, Soria fue cuestionado por el nombramiento de Octavio Falcón Hernández, hijo de Adela, como director de Administración y Finanzas de Red.es, un organismo dependiente de su ministerio.

Carmen, su novia de toda la vida

Soria se casó con su novia de la infancia, Carmen Benítez, hija de Antonio Benítez Calixto, dueño de otra empresa agrícola muy conocida en la isla con la que su familia aunó amistad y negocios. “Son un matrimonio indisoluble”, aseguran. Aunque ahora el ministro reside en Madrid, viaja a Las Palmas todos los fines de semana que puede y ella suele venir con frecuencia a la capital, sobre todo a acompañarle a actos importantes. Hace poco les vimos a los dos en el aniversario del nobel Mario Vargas Llosa.

José Manuel Soria y Carmen Benítez (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis José Manuel Soria y Carmen Benítez (Gtres)

Cuando la pareja no era tan conocida, vivía en un chalet unifamiliar en Tafira, una zona residencial discreta y de clase media de la isla. Años después decidió mudarse a una zona mejor de acuerdo a su estatus. “Le compraron una finca a una señora de 80 años para construir una mansión. Curiosamente, firmaron la transacción en Madrid y no en Las Palmas. El acuerdo consistió en un pago en metálico a la señora a cambio del solar y dejarla residir en la casa en la que hasta entonces vivía junto a sus dos hijos. La primera sorpresa para la señora fue descubrir el estado en el que habían dejado la casa, en la que habían arrancado hasta el jacuzzi”, dicen. Mientras construían su nueva residencia, el matrimonio pactó con Javier Esquivel (recuerden: el empresario del concurso eólico) que les alquilara un chalet en Santa Brígida por 1.600 euros al mes. El periódico 'Canarias Ahora' reveló que Soria y su mujer nunca pagaron ni un recibo durante 21 meses, pero cuando el caso se hizo público y llegó a los tribunales fue Carmen quien asumió la responsabilidad y se defendió alegando haber efectuado los pagos en persona al empresario. El juez nunca dio validez a sus argumentos ni a los recibos que presentaron como defensa.

La pareja en una imagen de archivo en Sevilla (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La pareja en una imagen de archivo en Sevilla (Gtres)

Algunas fuentes mantienen que Carmen labró su carrera profesional como procuradora al frente de un floreciente despacho en la isla al margen de su marido y alejada de la política. “Ella tiene sus clientes de toda la vida”, alegan. Otros niegan la mayor. “Carmen es la procuradora de la 'familia’ y su mejor comercial”, dicen. Una anécdota dibuja esta imagen. “Es frecuente verla en las recepciones, cenas y actos a los que acompaña a su marido ofreciendo sus servicios como procuradora con cierto gracejo. Carmen suele repetir una frase que se ha convertido en un eslogan: ‘Ay, ¿por qué no te llevo yo tus cosas?’. Y le funciona”, cuentan. Lo que no puede ocultar es que la lista de empresas a las que ha representado es larga y polémica. En septiembre de 2015 supimos que representaba en los tribunales a grandes compañías reguladas por el ministerio que encabeza su marido, como Endesa. Nunca quiso defenderse ni decir nada al respecto. También ha participado en causas en las que hay implicados miembros del PP canario o en las que Soria es quien demanda a algún periodista por sus controvertidas y, al parecer, nada desencaminadas investigaciones. Pero Carmen no libra sus batallas en los micrófonos, sino en los despachos. Ahí quedaron las susceptibilidades que levantó el que ella fuera la procuradora del caso Caja Canarias, en el que estaba implicado su marido. “Cuando Bankia absorbe la Caja Insular de Ahorros se tomó la decisión de plantear una drástica reducción de la plantilla. Acabaron echando a todos menos a ella”, afirman las fuentes consultadas.

Dicen que Carmen no necesita decir, sino simplemente estar. Alta, guapa, su presencia no pasa desapercibida cuando comparece en alguna vista o en los tribunales. Y tanto respeto infunde que algún funcionario se echa a temblar cuando oye esos tacones acercarse. Benítez no fue una primera dama al uso cuando su marido fue alcalde de Las Palmas de Gran Canaria. “Tampoco era necesario”, afirman. “Tiene el trabajo perfecto a la sombra del poder de su marido”, apuntan otras fuentes.

Margarita, hija del ministro Soria (Linkedin) © Proporcionado por Vanitatis Margarita, hija del ministro Soria (Linkedin)

La pareja tiene dos hijos, Manuel y Margarita. Sus hijos, al igual que su madre, han preferido siempre un perfil discreto. Ambos viven en Madrid, aunque no con su padre. De él se dijo que había logrado irse a trabajar a Europa con un contrato de Repsol, aunque fuentes oficiales nos niegan esta información. El nombre de la hija del ministro saltó a la actualidad el pasado enero cuando Soria corrió los seis kilómetros de la San Silvestre canaria con su dorsal. Margarita ha heredado la belleza de su madre y su interés por el mundo jurídico. Estudió Derecho en la Universidad Europea de Madrid y ha realizado diferentes cursos de especialización. Actualmente, realiza prácticas en un despacho de abogados. Dicen que el ministro es un hombre muy familiar y siempre anda preocupado por sus hijos. Quizás sean ellos los que ahora estén preocupados por su padre.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon