Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

José María Aznar, la nueva estrella del 'star system' español

Vanitatis Vanitatis 09/08/2016 Paloma Barrientos

José María Aznar y Ana Botella no hacen vida social multitudinaria en verano. Prefieren reuniones más privadas en casas de amigos y salvo sus cenas de agosto con Valeria Mazza y su marido en alguno de los restaurantes de Marbella es casi imposible verlos alternar. Lo más cercano a la vida pública son los paseos matinales de la exalcaldesa de Madrid por la playa y las carreras del expresidente, que no deja su entrenamiento físico nunca. Al menos así ha sido durante los últimos años, pero este agosto el matrimonio ha cambiado su ritmo veraniego. 

Manolo Santana, Ana Botella y José María Aznar en Marbella (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Manolo Santana, Ana Botella y José María Aznar en Marbella (Gtres)

Para sorpresa de mucho, Aznar y Botella se vistieron de fiesta y acudieron como invitados especiales a la cena de gala de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que la empresaria Maika Pérez de Cobas celebró este fin de semana en Marbella. Como ya adelantó Vanitatis, estaba prevista la asistencia de Ana Botella porque así lo había confirmado ella misma. Del expresidente no se sabía nada, porque unos días antes se encontraba en Estados Unidos y tenía cerrado otro viaje a México. Pero finalmente acudieron los dos. Ana Botella de mujer de rojo, con un vestido largo de raso, pelo piscinero y pendientes largos. Aznar con chaqueta, camisa blanca y corbata y con buen talante. Muy risueño y con aspecto de haberse echado la siesta.

Nada hacía presagiar lo que ocurrió. O sí. Su llegada al club de golf de Guadalmina, donde se celebraba la fiesta, se convirtió en todo un acontecimiento. Los flashes se dispararon. Pero no eran de los fotógrafos allí presentes, sino de los invitados, que sacaron sus móviles para inmortalizar el momento. De repente se creó una aglomeración de invitados que querían saludar en persona a Aznar y hacerse fotos con él. Hasta tal punto fue el momento, que varios de los presentes, entre los que se encontraban Gunilla Von Bismarck, Manolo Santana y la princesa de Orleans, comentaron que más parecía la entrada de un artista de rock que la de un político, por el lío que se organizó. No era esperable un recibimiento tan llamativo dado el poco interés que los ciudadanos sienten en estos momentos por la clase política. Hasta Aznar debió sorprenderle la acogida y la petición de tantos selfies. 

Plano general de la cena de gala en Marbella (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Plano general de la cena de gala en Marbella (Gtres)

Llevaba la lección muy aprendida, porque no quiso responder a ningún tema relacionado con la actualidad. Ni tan siquiera qué le parecían las declaraciones de Felipe González aconsejando al líder de su partido, Pedro Sánchez, que se abstuviera y de esa manera Rajoy pudiera formar Gobierno. Oídos sordos y mucha sonrisa, pero ninguna respuesta más allá de “estoy de vacaciones y disfrutando de la familia”. Al pedirle que concretara fue más explicito: “Baños en el mar y estar con mis nietos. Un veraneo sin sorpresas”. Y no hubo manera de que diera más datos.  

Beatriz de Orleans y el presentador Agustín Bravo durante el acto (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Beatriz de Orleans y el presentador Agustín Bravo durante el acto (Gtres)

El matrimonió posó en el photocall de la asociación junto a Francisco Aguilar, José María Davó, Pedro González -todos ellos de la AECC-, el alcalde de Marbella y Pérez de Cobas, que por cierto llevaba el collar más espectacular de la noche. Un aderezzo de rubíes y esmeraldas firmado por los Gómez y Molina, que donaron un cofre con joyas para la subasta. Hubo también una lata de medio kilo de caviar y una estancia de una semana en Cancún como regalo para los 500 asistentes, obsequio de la fundación Vacaciones con Causa. Un detalle como agradecimiento a los 250 euros que costaba la cena y que pagó todo el mundo. Unos como invitados de los compradores de mesas y otros como titulares.  

La fiesta y la subasta estuvo presentada por Belinda Washington y Agustín Bravo. Los dos cedieron sus tiempo y su trabajo. La frase de la noche era “¡Todo por la pasta, pero para la asociación!”. Y efectivamente así fue. La recaudación superó los 114.000 euros, que fueron directamente a los proyectos de la AECC. Acudieron a la cita solidaria Manolo Santana y su mujer, el doctor Mariano Barbacid, Paloma Segrelles, la relaciones públicas Katia Guerrero, Pepe Barroso, Alicia y Emilio Muñoz, el joyero Miguel Mas, el presidente de Nigeria, Muhammdu Buhari, que veranea en Marbella; Lara Dibildos y Manolo Segura, padre de Borja Thyssen; María Antonia Álvarez, hermana del desaparecido y añorado (según sus trabajadores) Isidoro Álvarez, y la hija de la empresaria Pérez de Cobas, Blanca Ulloa.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon