Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Kate Del Castillo y su historia con “El Chapo”: ¿Víctima de las circunstancias o no?

Variety LatinoVariety Latino 12/03/2016 Nagidmy Márquez
© Provided by Variety Latino

El ser franco y directo al hablar es una cualidad muy respetada en cualquier ser humano. Pero a veces la franqueza no le ha resultado muy bien a la actriz mexicanaKate Del Castillo, quien finalmente se atrevió a contar su lado de la historia acerca del tan comentado encuentro entre Sean Penn, la actriz y el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Todo lo que sucedió aquí es digno de una novela, no solo por los personajes, sino también por lo que representa la historia: la idiosincrasia latinoamericana, la temática trági-cómica, las mentiras, los rumores, las verdades, el toque político por parte del gobierno mexicano y para terminar de darle mayor relevancia, Hollywood también forma parte de la trama. En fin, la persona que no haya escuchado, leído o visto las noticias que reseñan las aventuras de Del Castillo con “El Chapo”, están oficialmente viviendo en otro planeta.

Por meses Penn estuvo en el ojo del huracán. Todas las miradas estaban puestas sobre él, ¿la razón? Era la única persona que salió públicamente a contar las aventuras y desventuras de su encuentro con Guzmán en una entrevista exclusiva que sostuvo con el presentador Charlie Rose en 60 Minutes. Mientras tanto, Del Castillo era buscada hasta por debajo de las piedras, pero no se atrevía a opinar sobre lo que estaba ocurriendo. Uno que otro mensaje enviaba la actriz en su cuenta de Twitter, o a través de algún vocero, pero nada significativo; la mexicana se mantuvo muy bajo perfil.

¿Es Del Castillo una víctima o no? Esa es la pregunta de este artículo. Lo que pasó inmediatamente después de la captura del criminal y la entrevista de Penn, que fue publicada en Rolling Stone, fue de grandes magnitudes, especialmente por parte del gobierno mexicano. En palabras de la actriz, se desató toda una cacería de brujas.

De pronto Penn ya no era la persona que encabezaba los titulares que contenían el nombre de “El Chapo”, él ya había hablado públicamente y los medios perdieron interés en el protagonista de The Gunman. Por otro lado, la expectativa e intriga por saber más sobre Del Castillo crecía a cada minuto. La actriz era buscada por todos los medios de comunicación estadounidenses, mexicanos y de otras partes del mundo. Finalmente fue The New Yorker el medio elegido por la protagonista de La Reina del Sur para decir su versión de los hechos en una entrevista publicada el 10 de marzo.

El gobierno mexicano es uno de los más persistentes en saber todos los detalles sobre Del Castillo y “El Chapo”. Se dice que la actitud impulsiva y directa de la intérprete sobre el gobierno, y su frontal oposición al PRI (Partido Revolucionario Institucional), han hecho que los primeros mandatarios del país latinoamericano esten muy molestos con la actriz.

Del Castillo, por medio de un mensaje enviado a Univisión, habló de los medios y del gobierno mexicano: “No tengo por qué dar explicaciones a la prensa. Si no hablo es porque mis abogados así me lo aconsejan ya que el gobierno me quiere a la fuerza destrozar”.

Uno de los rumores más escuchados señala que México le está pidiendo al gobierno estadounidense intercambiar a la actriz por “El Chapo”. También la han acusado de recibir dinero del narcotráfico para financiar sus proyectos laborales y empresariales, entre ellos su marca de tequila. De hecho, existe una averiguación abierta en contra de la actriz por presuntas operaciones de procedencia ilícita y lavado de dinero.

Pareciera que el mundo se le viene encima a la mexicana, quien trata de continuar su carrera a toda costa. “Ves, solo hago cosas, y nunca pienso en las consecuencias”, le dice Del Castillo a The New Yorker en su extensa entrevista.

Pero Del Castillo además de ser franca, es también una mujer luchadora y con mucho que ofrecer. En el artículo aprovecha para resaltar el perfil sexista de los medios. Durante todo el escándalo ella hace referencia al trato que ha recibido por ser mujer: “Ellos siempre hablan de mi edad. Ellos no hablan de la edad de Sean y nunca mencionan que él quiera o admire a El Chapo”, comenta la mexicana.

¿Es Del Castillo una víctima o no? Si algo nos ha demostrado la actriz durante toda su carrera es su personalidad combativa. A pesar de que su encuentro con “El Chapo” le dejo muchos sin sabores, la mexicana ha decidido continuar con sus planes de llevar a la pantalla la historia de Guzmán. Insiste que el proyecto merece y vale la pena ser completado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Variety Latino

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon