Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Kiko Matamoros entra el jueves en 'Gran Hermano VIP' y sabemos cómo actuará

Vanitatis Vanitatis 09/02/2016 César Andrés

Kiko Matamoros entrará el jueves en 'Gran Hermano VIP', pero no como concursante, sino como invitado VIP. El protagonista de la noticia dice haberse impuesto una misión: encontrar a Rosa y a Raquel. Bromas aparte, pregona que su actitud es conciliadora y que se muere de ganas por darle un beso y un abrazo a su hija Laura y otro al hijo de su pareja Makoke. Qué tierno, estas palabras nos encogen el corazón. 

Sin embargo, los que conocemos un poco a Kiko (de verlo por la tele, no se vayan ustedes a creer que hemos compartido pesas en el gym) sabemos que es impredecible y dudamos que vaya a cumplir su promesa durante los pocos días que va a estar en la casa. Por lo tanto, ante la duda de qué Kiko veremos en el reality, si el Kiko bueno o el Kiko malo, elucubremos sobre cómo se comportaría el ángel y el demonio del colaborador con sus hija y su hijo 'arrimao'. 

Kiko bueno, Kiko Malo © Proporcionado por Vanitatis Kiko bueno, Kiko Malo

El Kiko bueno / Kiko falso le dirá a Javier Tudela que lo está haciendo súper bien, que no importa que no haga las camas, que su madre le está defendiendo con uñas y dientes en plató y que lo echan de menos todos en casa porque es un chaval que da mucha vidilla en el chalé que comparten en la famosa urbanización 'La finca'. Sí, mazo vida, la misma que en Guadalix.

Con su hija se fundirá en un gran abrazo y olvidarán sus diferencias, sus rencillas familiares y económicas, le prometerá un gran regalo por Reyes, la casa-árbol que siempre quiso, la que quisimos todos: la de Punky Brewster. Le abonará, allí mismo, mediante un cheque, las manutenciones debidas y le jurará que en Nochebuena van a cenar todos juntos, incluidas mamá Marian Flores y tita Mar. 

© Proporcionado por Vanitatis

(Kiko se da un airón a Homer)

Kiko malo / Kiko-Coto Matamoros, es el que más nos interesa a la audiencia. Es por este perfil por el que presumimos que le han invitado a entrar en la casa de Guadalix. El Kiko malo le dirá a Javier Tudela la verdad en su cara misma. No titubeará a la hora de gritar que es un triste, un lacio, un cobarde y que se ha olvidado de que está ahí para tarifar con Laura, además de para hacer las camas. Por todo esto, y más, Javier va a ser el próximo expulsado. Y le admitirá que su madre en plató le defiende como gata panza arriba. El muchacho tiene que entender, que su madre, como ninguna, salvo Angelina Jolie, es perfecta.

A su hija también le dirá la verdad, la verdad de Laura, le confesará que es muy cansina hablando siempre de la guerra familiar pero que la audiencia se lo perdona porque está levantando el concurso ella solita, porque es muy bicha y eso da mucha vida a la casa. Laura que no se toma bien ni los piropos se enzarzará en una pelea con su progenitor en la que todos saldrán mal parados, pero será Javier Tudela quien pague los platos rotos y será expulsado, porque no hace las camas, entre otros motivos.

© Proporcionado por Vanitatis

(No llores Kiko, que la comparación con Homer era bromi)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de la televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

No es la momia, aunque lo parezca. Se trata de Kiko Matamoros, que esta semana ha abandonado su silla de Sálvame para someterse a un retoque estético y con el que dará un giro a su aspecto de cara a la próxima temporada en el programa de Sálvame. Para proteger una posible exclusiva, el colaborador salió del centro médico tapado hasta las orejas (nunca mejor dicho). © Externa No es la momia, aunque lo parezca. Se trata de Kiko Matamoros, que esta semana ha abandonado su silla de Sálvame para someterse a un retoque estético y con el que dará un giro a su aspecto de cara a la próxima temporada en el programa de Sálvame. Para proteger una posible exclusiva, el colaborador salió del centro médico tapado hasta las orejas (nunca mejor dicho).
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon