Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La (última y sorprendente) transformación física de Estefanía de Mónaco

Vanitatis Vanitatis 26/01/2016 J. M.

“¡Como en los años 80!”. Así es como en muchos semanarios europeos se habla de la renovada Estefanía de Mónaco, que se ha dejado ver este fin de semana en el 40 Festival Internacional de Circo de Montecarlo. Con el pelo corto, como en aquellos años mozos en los que era (o intentaba) ser cantante, la princesa rebelde de Mónaco ha acudido al certamen acompañada de su hija Paulina Ducruet, que cada vez tiene una mayor presencia mediática. Con los ojos brillantes y una piel de lo más tersa, muchos ya especulan acerca de la posibilidad de que Estefanía haya vuelto a pasar por quirófano.

Carolina, Estefanía y Pauline Ducruet © Proporcionado por Vanitatis Carolina, Estefanía y Pauline Ducruet

Hace cuestión de medio año, en el bautizo de sus sobrinos, los mellizos Jacques y Gabriella, también sorprendió el rostro más firme de la princesa, una metamorfosis física en la que muchos hallaban una clara explicación: la del bisturí. El doctor Antonio Tapia explicaba entonces a Vanitatis que, además del consabido 'lifting', Estefanía debía haberse sometido a una “blefaroplastia en los párpados inferiores y superiores. Este tratamiento, que suele costar entre 4.000 y 5.000 euros, elimina el exceso de piel o de grasa de los párpados, dando un aspecto de una mirada más despierta y rejuvenecida”.

Una princesa operada más

Ha sido precisamente la mirada de Estefanía, diáfana y bastante cambiada, la que ha despertado la rumorología acerca de una nueva operación física con la que la princesa habría rejuvenecido unos cuantos años hasta no aparentar el medio siglo que ya pesa sobre sus espaldas. No es la única princesa que se ha sometido a retoques estéticos. Letizia, Rania y Charlène forman, entre otras, el selecto club de las mujeres operadas de la realeza. La primera en caer en la tentación del bisturí fue la reina de Jordania.

Doña Letizia, por ejemplo, se estrenó en las operaciones estéticas en 2008, cuando se sometió a una rinoplastia "para solucionar problemas respiratorios", tal como comentó la Zarzuela. Desde entonces, y a pesar de que son muchas las informaciones que se han dado sobre otras posibles intervenciones de la Reina, Casa Real y la propia Letizia lo han desmentido taxativamente. Lo que es innegable es que la esposa de Don Felipe recurre regularmente a tratamientos estéticos como el bótox o la hidroxiapatita cálcica.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de corazón. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon