Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La adolescente que ha declarado la guerra a Amancio Ortega

Vanitatis Vanitatis 02/03/2016 J. Madrid
© Externa

Se llama Anna Riera, tiene 18 años, estudia Psicología y vive en Matadepera (Barcelona). Es una joven normal y corriente que disfruta, como todas, de la compañía de sus amigas. Sin embargo, se ha convertido en una protagonista inesperada gracias a las dos peticiones que ha iniciado a través del portalChange.org solicitando que Inditex eliminase dos maniquíes de una tienda de Lefties en Terrasa. La segunda, que acaba de iniciar, solicita que Zara incluya en sus tiendas tallas más grandes para chicas de todo tipo. “Mi intención con esto es concienciar a la gente joven de cómo nos afecta esto. Que no haya tallas grandes para todo el mundo es discriminatorio”, asegura la joven en conversación con Vanitatis.

Anna Riera © Proporcionado por Vanitatis Anna Riera

Para Riera, el desafío al grupo empresarial deAmancio Ortega no es nada nuevo. Con su primera petición llegó a conseguir que Inditex se pusiese en contacto con ella. Fue el pasado mes de noviembre, cuando pidió que se retirasen unos raquíticos maniquíes de una tienda cercana a su hogar, algo que la llevó a conseguir más de 100.000 firmas de apoyo. Ella misma definió su campaña como una lucha contra “las maniquíes anoréxicas” e Inditex contraatacó eliminando las dos figuras. “Me dijeron que no cumplían con sus cánones y los quitaron”. En cuanto a su petición de tallas que no estén dirigidas a las personas más delgadas, aún no ha obtenido respuesta de la firma pero sabe que lo conseguirá. “Por ahora he obtenido 48.000 firmas, pero supongo que tienes que tener más para que una multinacional como Inditex se fije en tu solicitud”, asegura.

Anna no conoce a los Ortega y ni siquiera es consciente de desafiar a una compañía que factura cientos de millones al año, pero es evidente que, paso a paso, ha conseguido que el imperio de Amancio reaccione a sus reclamos. “Si quieres cambiar algo, tienes que empezar por algo pequeño. Habría hecho la petición a más tiendas pero no puedo dirigirme a todas. Es mejor empezar poco a poco”, afirma. Riera no es, precisamente, una chica con problemas de peso, pero se identifica plenamente con sus peticiones e incluso ha sumado el apoyo de sus padres en esta cruzada: “Ellos están contentos. No lo he hecho porque sea superfan de la moda. Yo visto normal, pero tengo amigas que se han sentido frustradas por no encontrar más tallas. Si yo tuviese el problema de no encontrar tallas para mí, me diría a mí misma: '¿Qué pasa?, ¿es que no soy persona?”. Según Anna, “nos imponen un ideal de belleza que es inhumano y difícil de conseguir”

Amancio, uno de los hombres más ricos del mundo

Amancio Ortega en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Amancio Ortega en una imagen de archivo

La petición ha surgido justo en el momento en el que Amancio Ortega ha superado al mexicano Carlos Slim en la lista de personas más ricas del mundo que cada año difunde la revista 'Forbes'. Según la publicación, el magnate de Inditex aumentó sus bienes en 2.500 millones de dólares con respecto a 2015. La revista también asegura que Amancio ya amasa una fortuna que ronda los 67.000 millones, lo cual lo convierte en la segunda persona más rica del mundo.

Según publicaba este mismo medio, las propiedades de las que disfruta Amancio Ortega  gracias a su éxito empresarial son numerosas: desde casas y pazos a yates como el Valoria, valorado en 6 millones de euros, o el edificio de Gran Vía que alberga Primark, que compró en enero de 2015 por unos 400 millones de euros. En su lista de adquisiciones también figura un chalet señorial en Sanxenxo construido en el siglo XVII que ocupa nada menos que 4.500 metros cuadrados. La interminable lista de propiedades consolidan su posición como uno de los empresarios más ricos del mundo. Es bastante improbable que una joven de dieciocho años pueda desmoronar ese imperio, pero al menos ha puesto su “grano de arena” para que cambie lo que ella considera erróneo. “El día que vi aquellos maniquíes vi que aquello no podía ser”, asegura Anna esperando que, también esta vez, el imperio de Ortega le dé una respuesta y pueda albergar tallas para todos.

Más en MSN:

-Amancio Ortega ya es el segundo hombre más rico del mundo

-Un día en Inditex: el imperio de Amancio Ortega por dentro

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon