Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La boda de la hija de un duque (el de Wellington) y un millonario que revoluciona a un pueblo de Granada

Vanitatis Vanitatis 26/03/2016 Jose Madrid

Lo llaman el 'ojo derecho' de Granada. Situado bajo la falda de una montaña y con 10.500 habitantes según el último censo, Íllora es un pueblo pequeño, cuyas ruinas de un antiguo castillo y una muralla parecen vigilar las apacibles casas que conforman el lugar. El próximo 28 de mayo, el magnate cervecero Alejandro Santo Domingo, primo de la famosa Tatiana del mismo apellido, y Charlotte Wellesley, heredera del duque de Wellington, protagonizarán las miradas de los lugareños, ansiosos de ver cómo ambos se casan en la iglesia de la Encarnación y lo celebran en la finca La Torre, que desde hace siglos ha pertenecido a la familia del duque de Wellington. “La última vez que vino aquí Carlos de Inglaterra con Camila tampoco vimos a mucha gente. Se metieron en la finca y ya. Pero nunca hemos vivido una boda. Por eso tenemos muchas ganas”, asegura a Vanitatis Raquel, una joven de 28 años habitante del pueblo.

Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley © Proporcionado por Vanitatis Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley

Pese a que La Torre cuenta con 955 hectáreas y parece albergar espacio suficiente para acoger a algunos de los posibles invitados, entre los que se encontrarían los mismísimos Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, nos disponemos a hablar con las diversas casas rurales que existen en el pueblo para saber si algún invitado vip va a pernoctar en el pueblo. En el hotel rural Huerta Nazarí parecen asombrados con la historia del posible alojamiento de un famoso o noble 'british'. “No, no. Ningún invitado nos ha pedido habitación todavía”, nos dicen. A la pregunta de si la finca es lo suficientemente grande para acoger a los asistentes tampoco saben muy bien qué decir. “Mire, es un recinto privado y nunca hemos entrado allí. No tengo ni idea”, nos cuentan desde el hostal. Con respuestas como esta quizá muestran cierta desafección por una finca a la que los habitantes del pueblo denominan el 'Gibraltar granadino', asegurando que está desaprovechada.

La iglesia de la Encarnación, donde contraerá matrimonio la pareja © Proporcionado por Vanitatis La iglesia de la Encarnación, donde contraerá matrimonio la pareja

“Es verdad”, nos cuenta Raquel. “Nunca hemos sentido mucho afecto por ese lugar porque siempre se ha dicho que el duque se apropió de él por la cara, básicamente”. Sin embargo, tanto ella como otros habitantes del lugar valoran que la boda vaya a dar trabajo a “gente del pueblo”. Según publican medios locales, ya hay carpinteros y obreros acondicionando la finca para que todo esté preparado. La ceremonia se celebrará en la parroquia de la Encarnación, monumento del siglo XVI obra de Diego de Siloé, el mismo arquitecto que diseñó la catedral de Granada. “El alcalde ya ha hablado de la boda en los medios y ha pedido que los habitantes colaboremos y estemos a la altura. No sé muy bien qué quiere decir con eso de estar a la altura”, añade Raquel.

Vista general del pueblo © Proporcionado por Vanitatis Vista general del pueblo

Nuestra investigación para averiguar qué invitados tienen su acomodo asegurado en el pueblo continúa. Los siguientes con quienes hablamos son los responsables de la casa rural Cortijo Alnarache. Allí tampoco saben mucho más que nosotros. “Aquí nadie de la boda ha pedido alojamiento”, afirman al otro lado de la línea. Raquel apunta a que los invitados más ilustres se alojen directamente en Granada. Entre la capital de la Alhambra y la localidad hay 34 kilómetros de distancia y se tardan apenas 45 minutos en llegar de un lugar a otro. “Es bastante probable porque ya ha ocurrido otras veces”, asegura la joven, que también afirma que el pueblo está “ilusionado” con la “vidilla” que las distinguidas nupcias darán al lugar.

La amistad de sus familiares fue la que unió sentimentalmente, hace unos dos años, al empresario colombiano, de 38 años, y a la joven de 24, que se graduó en Oxford y trabaja como productora de viajes junto al famoso fotógrafo Mario Testino. De ella dicen que habla español con acento andaluz y por eso se siente muy cómoda con su prometido. Aunque en principio el enlace entre ambos, que ya saben lo que es ser perseguidos por la prensa británica, se iba a celebrar en Stratfield Saye, será este 'ojo derecho' granadino el escenario de un 'bodón' que reunirá a la flor y la nata británica y colombiana; un enlace que ha removido a los habitantes de este histórico pueblo que se prepara para vivir su particular “acontecimiento del siglo”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon