Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La boda en la que Isabel Preysler, Boyer, Julio Iglesias y Vargas Llosa comieron juntos

Vanitatis Vanitatis 10/10/2016 Jose Madrid

El pasado, el presente y el futuro de Isabel Preysler se dieron cita en El Escorial. Concretamente, en septiembre de 2002. Además, comieron en mesas cercanas. Dicho así, parece que estemos ante la versión rosa del señor Scrooge y sus tres fantasmas de 'Cuento de Navidad'. Sin embargo, la historia de aquel insólito encuentro es real y comienza hace tan solo unos días y con estas palabras: “Yo tengo una relación extraterritorial con Mario Vargas Llosa porque ahora es el amor de mi exmujer (…) De vez en cuando le leo y me parece un tipazo”. La frase la dijo Julio Iglesias en una entrevista realizada en Argentina. Inmediatamente después, el Nobel le devolvía el cumplido asegurando que a Julio lo conoce “muy bien”. Las declaraciones de estos dos hombres que han compartido vida amorosa con Isabel Preysler no deberían sorprender a nadie, ya que el cantante y el escritor se conocen muy bien desde hace bastantes años. Fuentes cercanas al intérprete de 'La vida sigue igual' han confirmado a este medio que ambos se encontraron por primera vez en la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag en El Escorial; un bodorrio al que acudieron unas 1.100 personas, incluidos los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. Los Reyes eméritos presidieron un enlace al que acudieron grandes personalidades del país y que llegó a retransmitirse en directo en Televisión Española.

Julio Iglesias y Miranda en la boda de Ana Aznar (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Julio Iglesias y Miranda en la boda de Ana Aznar (Gtres)

Lo curioso del escenario y de aquella boda, celebrada en septiembre de 2002, es que a la misma también asistieron Isabel Preysler y su entonces marido, Miguel Boyer. La 'socialite' tuvo ante sí a su pasado (Iglesias), su presente (Boyer) y su futuro (Vargas Llosa), todos juntos y revueltos en el monasterio de El Escorial. El cantante iba del brazo de una impresionante Miranda Rijnsburg, escotada con un vestido palabra de honor adornado con cuidados estampados. El autor, por su parte, asistía junto a su mujer, Patricia, bastante discreta y siempre en un segundo plano. En uno de los instantes en los que los muchos invitados cruzaron palabras, Iglesias y Vargas Llosa se saludaron efusivamente y se manifestaron su mutua admiración. El escritor aseguró que le gustaban mucho los conciertos del cantante y este tampoco ahorró elogios para el escritor. “Nunca me he considerado ningún intelectual”, aseguran que le dijo. También se cuenta que ambos se cayeron muy bien y que, más adelante, volverían a encontrarse y recordarían aquella breve charla.

De hecho, y según publicaba este medio hace cuatro años, Llosa asistió como espectador a un concierto de Julio Iglesias que tuvo lugar dentro del Festival Starlite de Marbella, en agosto de 2012. Ante la sorpresa de ver al autor de novelas de éxito en la gala de un cantante esencialmente popular, muchos reporteros indagaron acerca de su presencia. “Claro que me gusta Julio”, aseguró Vargas Llosa sin ningún tapujo, haciendo ver que no era tan bizarro ver a un hombre leído como él en el concierto de un cantante de masas. El origen de su asistencia a aquel concierto se encuentra en el enlace de la hija de Aznar en el que los dos hicieron, según los testigos, “muy buenas migas”. No se sabe, sin embargo, si Preysler e Iglesias cruzaron alguna palabra, pero sí que Llosa y la 'socialite' ya se conocían por entonces lo suficientemente bien como para saludarse.

Miguel Boyer y Preysler en la boda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Miguel Boyer y Preysler en la boda (Gtres)

Lo que nadie podía imaginar por aquel entonces es que el futuro uniría al nobel y a Preysler en una relación amorosa que se ha convertido en el último flanco vital de una mujer que sigue generando titulares y cuyo pasado, como demuestra la reciente publicación de 'Un amor de Oriente', de Pilar Eyre, siempre genera controversia. En aquella boda, sin embargo, parecía que lo que más interesaba a la prensa era ver juntos, en la boda de la hija del entonces presidente del Gobierno, a personajes tan dispares como Manuel Fraga, Tony Blair, Adolfo Suárez o José Antonio Camacho.

Sin embargo, la 'socialite' era el verdadero reclamo. La mejor prueba es que era la protagonista de las preguntas de los espontáneos a los que salían a fumar un pitillo. Cuentan las crónicas de ese día que los invitados eran abordados con una pregunta muy clara: “¿están sentados cerca Isabel Preysler y Julio Iglesias?”. Una duda, la de la gente de a pie, que demuestra que, por encima de presidentes de Gobierno, modelos o banqueros, ella siempre ha sido la novia en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el entierro. Incluso en aquel enlace en el que su exmarido y su futuro novio estrecharon su mano por primera vez.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon