Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La carta de Ryan Reynolds a un joven fan fallecido que está emocionando a toda la red

¡Hola! ¡Hola! 02/05/2016
http://www.hola.com/imagenes/cine/2016050285502/carta-ryan-reynolds/0-363-87/eynolds-t.jpg © Proporcionado por Hola http://www.hola.com/imagenes/cine/2016050285502/carta-ryan-reynolds/0-363-87/eynolds-t.jpg

Son muchos los admiradores de Ryan Reynolds que nunca olvidarán el día en que conocieron a su ídolo, pero quizá no tantos hayan marcado de igual forma al actor de Deadpol. El pequeño Connor McGrath sí lo hizo. Este joven canadiense entró en la vida de Ryan Reynolds cuando estaba en plena lucha contra el cáncer. La Fundación Pide un Deseo le concedió el suyo: conocer al intérprete que encarna a su héroe favorito. Así empezó Ryan a formar parte de la historia de lucha de este chico, una historia que, por desgracia, no ha tenido un final feliz.

Tras una dura y larga batalla contra la enfermedad, Connor fallecía esta semana. Una tristísima noticia que ha dejado desolados a sus familiares, amigos y seres queridos, entre los que ya se contaba el propio Ryan. Desde que le conoció, el actor había mantenido el contacto con él y de hecho estuvo visitándole hace unas semanas, por lo que su muerte le ha afectado profundamente.

El actor ha querido rendir su propio homenaje a Connor escribiéndole una carta que ha publicado a través de sus redes sociales. El texto, triste pero muy emotivo, está dando la vuelta al mundo a través de la red, ya que es imposible leerlo sin conmoverse. Un mensaje que demuestra una faceta diferente del actor que, tras hacernos reír a todos con su interpretación del héroe más divertido, nos lleva ahora hasta las lágrimas con esta carta llena de sentimientos.

"Durante tres años seguidos, mi amigo Connor McGrath pateó al cáncer... No estoy seguro de cómo... tal vez el cáncer hizo trampa... pero la lucha llegó a su fin hace dos noches.

Ni en mis sueños más salvajes puedo oimaginar lo duro que es esto para sus padres, Kim y Gerald, junto a su gran familia en Terranova. Connor tenía 13 años. Pero este chico... era inteligente. Era divertido. No solo divertido "para ser un niño", o divertido "para ser una persona que lucha contra algo horrible". Era rotundamente divertido. Tenía... eso. Eso que ves en los grandes artistas o escritores de comedia. Un don de palabra y de observación con el que la gente simplemente tiene la suerte de nacer.

Se fue demasiado pronto y eso es algo imposible de aceptar. Connor fue un gran amigo, un gran hijo y una luz para la gente que tuvo la suerte de conocerle. Mientras golpeaba repetidamente al cáncer, hacía reír a todos. Incluyendo a todo el personal que cuidó de él en el Hospital Infantil Edmonton's Stollery.

Fue la Fundación Pide un Deseo la que nos unió. No puedo agradecérselo lo suficiente. En serio. Gracias. Debido a este deseo, Connor fue la primera persona que vio Deadpool. VIajé hasta Edmontono, Alberta, para sorprenderle con un primer corte de la película. Aún había mucho por perfeccionar, bromas que no funcionaban (ni funcionan todavía) y pantallas en verde. A Connor no pareció importarle. Y nunca me sentí más afortunado de ser Wade Wilson. ***Antes de lanzaros a mi cuello por mostrar a un chico de 13 años una película de clasificación R, debéis saber que este niño conocía más palabrotas que un chef británico.

Volví a Edmonton hace seis semanas y me gustaría poder decir que las cosas estaban mejorando. Después de mi visita, no sabía si estaba diciendo "adiós" o "hasta luego". Ahora, aquí sentado, me doy cuenta de que eran ambas cosas. Estoy agradecido por haber estado en el mundo de Connor durante un breve tiempo. Agradecido por las páginas y páginas de mensajes desternillantes entre nosotros. Agradecido a sus padres por dejar a Connor pasar tiempo con un niño malhablado en el cuerpo de un hombre de 39 años.

Llamaba a Connor "Bubba". Y él me llamaba a mí "Bubba 2". Nos conocimos porque le encantaba Deadpol, pero en cierto modo él ERA Deadpool. O, al menos, todo lo que Deadpool aspira a ser: dolor equilibrado, valentía, amor y un sórdido sentido del humor, todo en uno. Me encantaría que hubiera podido quedarse mucho más tiempo.

Si queréis hacer un donativo a la Fundación Pide un Deseo, puedo casi garantizar que vuestro dinero irá a un buen sitio. Es gente heróica. Punto y aparte.

Mis más profundas condolencias y agradecimientos a Kim, Gerald y a todo el clan McGrath, que tanto amaba a este niño. Y, por suerte, Connor lo sabía.

Nos vemos en el camino, Bubba."

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon