Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La desconocida, rica y golfista familia de Isabel Preysler en Sotogrande

Vanitatis Vanitatis 15/10/2016 A.S.

Dice Miguel Preysler (77 años) que cuando trabajaba en inmobiliaria sabía perfectamente si el millonario que entraba por la puerta de su despacho quería una propiedad en Sotogrande o no. "Si lo que buscaba era la ostentación y ser visto, le instaba a irse a Marbella. En Sotogrande impera la discreción, la vida familiar, las fiestas privadas y el amor por el deporte. Todo sin hacer alarde", recalca este elegante caballero, nacido y criado en Manila (Filipinas) que intercala su español con un cuidado inglés americano. Miguel Preysler encarna a la perfección los valores de la urbanización donde reside con su esposa desde hace más de cuatro décadas. "Hay muchos más Preysler aquí. Somos todos parientes, de Manila, aunque el origen del apellido es con 'i' latina y provenimos de Austria. Mis antepasados se casaron con españoles y luego marcharon a Filipinas cuando fue colonia y ahora hemos regresado", aclara. 

Miguel Preysler, golfista y primo de Isabel Preysler, en Sotogrande (Foto: Jesús Domínguez) © Proporcionado por Vanitatis Miguel Preysler, golfista y primo de Isabel Preysler, en Sotogrande (Foto: Jesús Domínguez)

Miguel es primo carnal de la reina del papel cuché, Isabel Preysler (su padre, Fausto, era hermano de Carlos, el progenitor de la pareja de Mario Vargas Llosa), pero nunca ni él ni el resto de primos de Isabel en Sotogrande han buscado ningún protagonismo. "Isabel ha venido aquí con frecuencia, sobre todo antes de que enfermase Miguel Boyer. Tenemos una excelente relación, pero no nos gusta hablar de ello", recalca. El resto de primos son hijos de José María, que es el hermano mayor, porque el cuarto hermano, Joaquín, no tuvo descendencia.

Isabel Preysler y su marido Miguel Boyer en Sotogrande © Proporcionado por Vanitatis Isabel Preysler y su marido Miguel Boyer en Sotogrande

Sin embargo, Miguel Preyler, sí está habituado a los titulares. Pero no a los de la prensa rosa, sino a los de la deportiva. Este hombre que no aparenta la edad que tiene y que hoy nos recibe amablemente en el Real Club de Golf de Sotogrande, de cuya directiva forma parte, conquistó este verano el trofeo Golf Senior Torre Hércules de Oro, en La Coruña. Un trofeo más para añadir a su abultado palmarés, que cuenta en sus vitrinas con este mismo trofeo en las ediciones de los años 2011, 2012 y 2013. Pero no es su único logro. Cojan aire. Se proclamó campeón de España sénior en los años 2005, 2006, 2007 y 2015; campeón del Internacional de España Senior en los años 2004, 2005 y 2009 y campeón de Europa EGA (European Golf Association) en el año 2006. Y sigue cosechando éxitos, "mientras me dejen competir. Los campeonatos sénior son desde 55 años y rebaso la edad ampliamente", afirma riendo este hombre que con un hándicap 0,4 gana casi todo en el golf 'amateur'. 

Llegar a él no fue fácil, pero la boda de Paola Zóbel el pasado agosto nos puso en la pista. Demasiados apellidos Preysler en la lista de invitados hicieron que saltaran las alarmas de una posible aparición de Isabel Preysler, cosa que no ocurrió. Pero que no era tan descabellada. Miguel y su esposa fueron dos de los invitados, junto con otros parientes, ya que guardan una estrecha relación con la familia Zóbel. Este hombre tranquilo y extremadamente educado narra cómo llegó al Campo de Gibraltar desde Filipinas. 

Exdirector general de Sotogrande SA

Miguel siempre disfrutó de una vida acomodada. Y desde niño su pasión fue el golf. Ya en Manila cuenta cómo su padre le animaba a montar a caballo sin ningún éxito. Sus pasiones eran la vela y el golf; este último deporte lo practicaba en el jardín de su casa desde los diez años. "Vi un campeonato en Filipinas por la televisión y me enganchó. Esa tarde hice unos agujeros en el jardín y me puse con un bate de béisbol y una pelota. Mi madre me echó una bronca grandísima porque ella cuidaba mucho el jardín y se lo llené de agujeros", ríe el exdirectivo.

Miguel Preysler, golfista y primo de Isabel Preysler, actualmente unida a Mario Vargas Llosa (Foto: Jesús Domínguez) © Proporcionado por Vanitatis Miguel Preysler, golfista y primo de Isabel Preysler, actualmente unida a Mario Vargas Llosa (Foto: Jesús Domínguez)

En 1970, Miguel disputó en el Club Puerta de Hierro de Madrid el Campeonato del Mundo de Golf Amateur, el Eisenhower Trophy, representando al equipo nacional de Filipinas. Fue entonces cuando le dijeron que tenía que visitar Sotogrande porque allí había un campo de golf maravilloso. No era la primera vez que venía a España, ya que sus padres tenían familia en este país. Incluso el hermano de Miguel nació en Madrid. Una oportunidad de oro le haría volver tres años después al gaditano campo de Gibraltar, donde se asienta Sotogrande.

Pregunta: ¿Y cómo recala un Preysler en la urbanización más lujosa de Europa?

Respuesta: En Filipinas empecé a trabajar para una empresa multinacional que cuatro años más tarde, en 1977, me destinó a Sotogrande, esa urbanización de San Roque, Cádiz, en pleno campo de Gibraltar. El fundador de Sotogrande, el americano Joseph McMicking, era también en aquel entonces el principal accionista de la compañía, Ayala Corporation Philippines, con un 60% de las acciones. Con el propósito de mantener la continuidad del proyecto Sotogrande, McMicking, con 74 años, decidió vender Sotogrande a Ayala en Filipinas y a mí, que trabajaba allí, me trasladaron a Sotogrande, como asistente al director general. Llevaba casado dos años con mi mujer y no nos lo pensamos, porque era la oportunidad de trabajar mano a mano con el máximo jefe de la compañía. El 29 septiembre de 1977, justo el día de su santo, llegué a mi nuevo destino laboral en España. De 1978 a 1983, hasta que se vendieron las acciones de la compañía conocida como Financiera Sotogrande SA, ejercí de director general de Sotogrande, cuando el anterior ejecutivo se jubiló. Llevo ya 39 años en esta urbanización. 

Vista aérea de Sotogrande © Proporcionado por Vanitatis Vista aérea de Sotogrande

P: Está más que justificada su presencia en la boda de Paola Zóbel. Pero sigamos, cuando en 1983 Ayala se vendió y se desvincula de Sotogrande, usted no quiso volver a Filipinas...

R: No, me encantaba España y esta zona sobre todo. Decidí no volver también por los problemas políticos que existían durante la presidencia de Ferdinand Marcos. Tomé un años sabático y me metí en inmobiliaria porque vendí unas parcelas a un amigo filipino. Este me pidió que trabajase para él en Los Ángeles durante dos años. Así que me marché a Estados Unidos y en 1986, justo después de que se abriera la frontera española de Gibraltar, me di cuenta de que Sotogrande iba a experimentar un gran desarrollo y decidí mudarme de nuevo a España, porque no me gustaba Estados Unidos. Entonces monté la inmobiliaria Holmes Sotogrande con un socio inglés y he estado en esta compañía hasta el 2011, que vendí mi parte. 

P: Está usted ahora jubilado...

R: Semijubilado. Sigo con mi vida deportiva a pleno rendimiento y me siguen llamando muchos clientes antiguos y me entretengo un poco con esto por las mañanas. 

P: En entorno tan discreto no tiene usted que hablar nada de su prima Isabel...

R: Nosotros, como ya le he dicho, no queremos hablar nada de nuestra prima, que apreciamos mucho y que ha venido múltiples veces a Sotogrande. También lo han hecho Tamara (Falcó) y Ana (Boyer), que tienen un buen grupo de amigos aquí y nosotros encantados de recibirlas. Siempre hemos permanecido en el anonimato y somos muy felices.

Tamara Falcó con una amiga en Sotogrande en 2013 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Tamara Falcó con una amiga en Sotogrande en 2013 (Gtres)

P: ¿Usted desarrolla su carrera como golfista entonces en España?

R: Antes de llegar ya había sido dos años campeón júnior con el equipo nacional de Filipinas. Pero cuando empecé a trabajar lo dejé durante cinco años, también porque mi primer deporte era la vela deportiva. Pero cuando llegué aquí esto lo vi como un paraíso. Estoy muy involucrado en el Real Club de Sotogrande. Llevo 23 años en la junta directiva. Nunca he sido profesional, pero siempre he tenido el gusanillo de la competición. Luego estaba el hándicap de no poder jugar con un equipo nacional porque no me hice español hasta 1994. 

Con Felipe VI cuando era príncipe de Asturias en una recepción por el 50 aniversario de Real Club de Golf de Sotogrande © Proporcionado por Vanitatis Con Felipe VI cuando era príncipe de Asturias en una recepción por el 50 aniversario de Real Club de Golf de Sotogrande

P: ¿Como experto en Sotogrande ha notado usted en esto 40 años un cambio en el habitante de este complejo elitista?

R: Cuando yo llegué aquí, esto era el fin del mundo. La primera urbanización que te encontrabas desde aquí a Marbella era Guadalmina. El resto era campo. Se tardaba tres horas al aeropuerto de Málaga. Pero la gente no ha cambiado. Sotogrande sigue albergando un perfil discreto y de alto nivel. En Marbella también hay ricos, pero son más amigos de lío, fiestas. A los árabes les gusta más Marbella por su vida nocturna. Igual pasa con la mayoría de rusos, aunque los 'top' viven aquí. Aquí una celebración se hace en la intimidad o con seis u ocho personas, pero alejada de los focos. Yo mirando a un cliente sabía si era perfil de Marbella o Sotogrande. Si venía con un gran reloj y un coche llamativo tratando de demostrar quién era, Sotogrande no era su lugar. Nada más mirarle sabía si estaba perdiendo su tiempo (y el mío). Es una diferencia abismal con la poca distancia que hay. Eso sí, me gusta ir a Marbella de vez en cuando. Aunque aquí hay cada vez más sitios animados como el Cancha II y Cancha II Tapas, ambos sitios de Paola Zóbel. 

P: ¿Tiene usted relación con el polo, otra actividad intrínsecamente ligada a Sotogrande?

R: No me gusta el caballo y eso que a mi padre le encantaba. Prefiero la vela o el golf, pero de vez en cuando me paso a ver un partido de polo. Eso sí, que no haya regata ese día.

P: ¿Cómo era McMicking, el fundador de Sotogrande? ¿Qué otras personalidades conoció en los años en los que se asentaban las primeras grandes fortunas aquí?

R: Nuestro lema es la discreción, ya le dije. Le digo que McMicking era un gran planeador, un genio en cuestión de conceptualizar cualquier idea. En cambio, Enrique Zóbel era muy bueno como administrador y con muy buen trato con la gente, no como McMicking, que era más frío. La combinación de ellos era fantástica. Su único fallo (el de McMicking) fue el aeropuerto, porque en 1967 se cerró la frontera con Gibraltar y ya no tenemos un aeropuerto a 15 minutos. El resto, agua, espacio (son 2.000 hectáreas de urbanización) y mar, nos sobra. Nos quedamos más estancados por el aeropuerto. En el 2007 se abrió la autovía hasta Algeciras y hubo un 'boom'. Así conseguimos que la gente de Madrid nos volviera a preferir. Y como en nuestro mercado hay mucho inglés, la cercanía con el aeropuerto de Gibraltar y eso nos ayuda muchísimo. 

Miguel Preysler con sus trofeos como golfista (Foto: Jesús Domínguez) © Proporcionado por Vanitatis Miguel Preysler con sus trofeos como golfista (Foto: Jesús Domínguez)

P: ¿Cómo es su relación con la familia Zóbel?

R: Muy buena. Conozco muy bien a la viuda de Enrique Zóbel y siempre que podemos, nos vemos. Es una familia fantástica.

P: ¿Quién es la persona que más le ha impresionado a usted de todos los que ha conocido en Sotogrande?

R: Sin duda, Herberto Gut Beltrán, el fundador de Prosegur. Compró una gran propiedad en minutos, sabía perfectamente dónde y cómo quería gastar el dinero. Falleció muy joven en un accidente de coche. 

P: ¿Vivió algo del glamour de la Marbella de los sesenta y setenta?

R: Sí, si. He jugado al golf con Sean Connery cuando vivía en Marbella. Recuerdo que en esa época solo había dos canales de televisión e íbamos a Puerto Banús a ver películas en versión original a una especie de almacén. Allí te cruzabas con Orson Welles, ¡un particular cine de barrio!

Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon