Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La doctora de López Madrid, una "psicópata de manual" según un nuevo informe policial

Vanitatis Vanitatis 23/12/2015 A.S.

Elisa Pinto, la dermatóloga de Javier López Madrid, el esposo de SilviaVillar Mir“es una psicópata de manual” según un informe de la Unidad Central de Inteligencia Criminal de la Secretaría General de la Policía Judicial al que ha tenido acceso esta publicación. El pasado 11 de diciembre, la investigación realizada por la Policía Nacional para aclarar el presunto acoso que habría sufrido la doctora Elisa Pinto por parte del yernode Villar Mir concluyó que no solo no hay ningún indicio de que existiera algún tipo de coacción, sino que además la dermatóloga habría fabricado todas las pruebas que aportó en comisaría para tratar de incriminar a su presunto agresor. (Le recordamos quién es quién es este caso).

Pruebas fabricadas por su hijo de diez años

Del resultado de estas investigaciones realizadas por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), adelantadas en exclusiva por El Confidencial, se concluyó que el autor material de las cartas, que fueron la prueba principal que sirvió de base para imponer una orden de alejamiento a López Madrid, que forma parte del círculo cercano a Felipe VI, fue su hijo de 10 años, después de examinar la caligrafía del niño con textos remitidos por su centro educativo. Los agentes que investigan el caso también determinaron que la propia doctora adquirió diversas tarjetas telefónicas para remitir a López Madrid mensajes con alta carga sexual y para acusarle de haberla acosado durante casi dos años. Uno de los mensajes aportados a los tribunales, por ejemplo, es una nota de voz enviada a través de WhatsApp en la que se susurra: “Quiero oír tus gemidos, doctora”. Asimismo, en otra nota de voz, la doctora asegura que el consejero delegado del Grupo Villar Mir le dice: “Me estoy tocando para ti desde hace media hora”.

También el informe de la Policía echaba por tierra uno de los puntos más escabrosos del caso López Madrid: la supuesta agresión con arma blanca a la propia doctora dentro de su coche. Ella misma acusó al comisario José Manuel Villarejo, al que vincula con el yerno de Villar Mir; dice que son amigos. Los expertos de la UDEV acudieron al lugar en el que la doctora declaró haber sufrido el ataque y comprobaron que cerca había un edificio con cámaras de videovigilancia, por lo que procedieron a solicitar las imágenes. Aseguran que después de visionarlas "no hay rastro de la agresión".

"Psicópata de manual"

Y con estas conclusiones policiales sobre la mesa (y mientras el proceso judicial sigue su curso en el Juzgado de Instrucción número 26 de Madrid), ahora hay un nuevo informepolicial. Esta vez de la Unidad Central de Inteligencia Criminal, del Servicio de Análisis de la Conducta, que tomando como base lo anterior tilda a Doña Elisa Pinto de “psicópata de manual”. Esta unidad basa su metodología en las unidades de especialistas del FBI y trabaja en coordinación con la Interpol. Colaboran con el Instituto de Ciencias forenses y Seguridad del Instituto de Ciencias Forenses de la Universidad Autónoma de Madrid.

El nuevo informe ahonda más y concluye que Elisa Pinto presenta evidentes rasgos de personalidad psicópata criminal y así es considerada por la Policía tras la investigación a fondo realizada sobre su actividad en los últimos años. Y añade: “Los psicópatas criminales son multidelictivos, muy versátiles, capaces de cometer todo tipo de acciones penadas. Elisa Pinto ha extorsionado, falsificado, robado, amenazado, como muestran todas las evidencias acumuladas contra ella”.

“La última puñalada la hubieras disfrutado”

Según el texto, "Elisa Pinto desarrolló un sistemático acoso contra su mentor, el doctor Soto Melo, como ya contamos en Vanitatis, a quien extorsionó con amenazas de hacer pública su relación sentimental y a quien despojó de buena parte de su fortuna y de su clientela profesional y acto seguido buscó una nueva víctima con la que continuar su conducta psicopática. Con Javier López Madrid perfeccionó sus rasgos psicopáticos”, asegura el texto después de desgranar el contenido de los mensajes que supuestamente ella misma se mandaba. En el mismo informe se reproducen algunos de los mensajes que supuestamente enviaba un sicario contratado por López Madrid para agredir a la doctora: “La última puñalada la hubieras disfrutado. En la tripa y diez centímetros. Su hijo estaba chillando y ella sangraba como una cerda y pidiéndole que no saliese del coche. La policía lleva a su hijo a casa mientras una UVI la lleva al Marañón”. Aquí esta unidad policial se pregunta cómo es posible si el agresor se dio a la fuga que conociese “a qué hospital fue llevada y el estado del hijo”.

López Madrid (izquierda) y Álvaro Fuster (derecha), en la boda de la infanta Cristina (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis López Madrid (izquierda) y Álvaro Fuster (derecha), en la boda de la infanta Cristina (Gtres)

Rédito mediático

Las acusaciones del texto son frontales para Elisa Pinto. “Ha hecho creer a todo el mundo que era la pobre acosada cuando era la acosadora sistemática y criminal. Elisa Pinto ha acudido a estudios de televisión, ha concedido entrevistas y se ha paseado por los juzgados con una historia inventada, generando sentimientos de complicidad y de solidaridad perfectamente calculados, premeditados y ensayados; todo ello en una gran ceremonia de falsedad y manipulación. Elisa Pinto destaca en esto, como se ha evidenciado en la investigación policial, con casi una década de calculada extorsión con el doctor Soto Melo y luego con López Madrid, inventando pruebas, mandándose ella misma anónimos, utilizando su propio teléfono para llamarse a sí misma con amenazas, con un sistemático plan de acoso a parientes y allegados de su víctima para mantener un clima de tensión insoportable y con la frialdad criminal de ser capaz de llamar todos los días a su víctima con amenazas, insultos y acusaciones”. Eso sí, de la lectura del informe se desvela que la doctora “no tiene ningún ánimo de lucro” y solo ahonda en destruir la imagen de López Madrid.

‘Picha brava’

El informe incide también en la cantidad de mensajes con carga sexual y tono despectivo: “Eres un loco y tus perversiones te pasarán factura”, “Picha brava sin escrúpulos”, “Te recordarán como un loco que quiere matarla” o “Puta judía la llamas tú”. Y en los que apuntan que López Madrid echará mano de las altas esferas para salir indemne: “Por denunciar de la mano de tus amigos la investigación no te va a ser fácil”, “Te damos más amigos tuyos que nos van a dar juego” o “Yerno de… amigo de”. El caso sigue en manos de la Justicia.

A Silvia Villar Mir sus amigos la consideran la gran “víctima” de este escándalo. La única hija de Juan Miguel Villar Mir, vocal en la empresa de su padre, ha tratado de permanecer siempre en un discreto segundo plano. Amiga íntima de la infanta Cristina, acudió a su boda en Barcelona junto a su marido. Es ella la que, en estos momentos, se ha erigido como la fuerte del matrimonio. “Ahora que su marido está devastado, se encarga de gestionar esta crisis familiar”, explicaron a Vanitatis personas cercanas al matrimonio cuando explotó el caso la pasada primavera.

Esta publicación ha intentado, sin éxito, ponerse en contacto con Elisa Pinto.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon