Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La espantosa semana de Delfina Sanz, la verdadera reina de Porcelanosa

Vanitatis Vanitatis 02/02/2016 A.S.

El próximo viernes 27 de febrero, Delfina Sanz no acompañará, impecable y en un discreto segundo plano, a su marido, Manuel Colonques, presidente de Grupo Porcelanosa, cuando la Diputación de Castellón conceda la Alta Distinción Provincial a la empresa que lideran su esposo y su cuñado Héctor, entre otros. ¿El motivo? El pasado 22 de enero la Fiscalía Anticorrupción pedía 5 años y 10 meses de cárcel para su esposo, que acaba de cumplir 73 años, por un supuesto delito de cohecho y otro de falsedad documental. Esta decisión se enmarca dentro de una trama de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad de documento mercantil, cohecho y blanqueo de capitales en torno a la Plataforma Logística Plaza de Zaragoza.

La noticia ha sido un mazazo para Delfina, aunque desde Porcelanosa quitan hierro al asunto y desde la Diputación Provincial que premiará a la marca también restan importancia. "No vamos a quitar el premio por la imputación de nadie. El premio es al Grupo Porcelanosa, no a la persona de Manuel Colonques. Y además el caso por el que está imputado no tiene que ver con la labor de esta empresa, sino con otra de Zaragoza", aseguran a Vanitatis desde esta diputación presidida por el 'popular' Javier Moliner

Delfina Sanz, con su esposo, en la boda de Cayetano Rivera y Eva González el pasado noviembre (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Delfina Sanz, con su esposo, en la boda de Cayetano Rivera y Eva González el pasado noviembre (Gtres)

Nunca veremos públicamente el disgusto de Delfina, como tampoco hemos visto sus alegrías en los más de treinta años de andadura de la marca. Ella es una mujer que nunca tomó el primer plano que enseguida ocupó su bella hija María, a la que la prensa siempre ha considerado la cara femenina de Porcelanosa. De hecho, Delfina ha asistido a multitud de actos sociales acompañando a su marido y pocos medios de comunicación repararon en ella. Así ha ocurrido en algunos de los grandes eventos rosas de este país de los últimos tiempos. La vimos, sin apenas destacar, en la boda de Cayetano Rivera y Eva González, en el entierro de la duquesa de Alba (que estaba muy unida a la empresa), en el de Miguel Boyer ("Isabel Preysler fue una gran apuesta y ya es como de la familia", declaró su marido), en el del padre de José Mari Manzanares. Tan solo se ha destacado su presencia en un par de actos mediáticos: en las bodas de sus hijos y cuando, con un Caprile espectacular, asistió junto con su marido al enlace de los duques de Cambridge por la íntima relación que esta casa cerámica tiene con el príncipe Carlos de Inglaterra. Siempre radiante, vestida acorde a su edad, sin estridencias, aunque nunca ha engrosado las listas de las más elegantes.

Lágrimas en Nueva York

De ella supimos que casi lloró cuando el pasado septiembre la empresa familiar inauguró un edificio emblemático en Manhattan con el sello de Norman Foster. "Es el trabajo y el esfuerzo de muchos años, la lucha por conseguir lo que parecía imposible. Nueva York es el sueño cumplido. Hoy me daban ganas de llorar cuando miraba el edificio", añadía Delfina en una de sus contadas declaraciones públicas. La inauguración culminó con una gran fiesta en la que asistieron desde José Bono a Richard Gere pasando por Alfonso Díez. Y su nombre, como el de la (verdadera) anfitriona perfecta, se diluyó como de costumbre. Que para eso habían invitado a Isabel Preysler con su entonces reciente pareja, Mario Vargas Llosa. Dicen que ella (Delfina) confecciona las listas de celebridades nacionales e internacionales que acuden a los eventos de Porcelanosa, pero que enseguida sabe cómo no ocupar demasiado protagonismo sin dejar de estar.

Delfina Sanz, radiante en la boda de su hija María en 2013 con su consuegro (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Delfina Sanz, radiante en la boda de su hija María en 2013 con su consuegro (Gtres)

Los que la conocen dicen que si la fortuna la ha cambiado, no lo exterioriza. La imputación de su marido ha sido un golpe para ella, que justo el pasado día 16 de enero celebraba por todo lo alto el segundo cumpleaños del más pequeño de sus tres nietos y el único hijo que tiene su hija María con Andrés Benet. Ella es el alma máter de esta familia que no está atravesando su mejor momento, pero que permanece más unida que nunca. Cuentan que para Manuel (Colonques), Delfina siempre será la chica que le esperaba en la estación de tren de Villarreal con un jersey viejo en la mano porque al 'rey del gres' le daba vergüenza que sus paisanos le vieran vestido con chaqueta y corbata cuando venía de tener alguna reunión importante en la capital. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon