Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La familia de Adriana Ugarte, implicada en la trama Púnica

Vanitatis Vanitatis 08/06/2016 Ana Sánchez Juárez

La actriz y musa de Almodóvar Adriana Ugarte nunca ha ocultado que nació en el aristocrático barrio de Salamanca, en Madrid, que su padre era un famoso magistrado y que su madre, Yolanda Pardal, era letrada, además de escritora y propietaria de una tienda de antigüedades en la madrileña calle Belén. Siempre había hecho hincapié en que sus padres respetaron su vocación, aunque le pidieron que no dejara los estudios. Por este motivo, compaginó desde joven la danza y la interpretación con la carrera de Filosofía y Letras. Sabíamos también que su madre escribía obras de teatro que de niña escenificaba con su hermano Luis, ahora letrado y músico. Lo que desconocíamos era que su abuelo materno era el constructor sevillano Antonio Pardal Reyes y la relación directa de este particular hombre de negocios con Francisco Granados y la Operación Púnica.

Adriana Ugarte con Pedro Almodóvar, durante el rodaje de 'Julieta' (El Deseo) © Proporcionado por Vanitatis Adriana Ugarte con Pedro Almodóvar, durante el rodaje de 'Julieta' (El Deseo)

Pardal dirigía un entramado empresarial en el que aparecen como administradores diversas personas que actúan a modo de testaferros, entre ellas Francisco Javier de Frías García, un ex guardia civil que trabajó para él durante 25 años y que el pasado septiembre de 2015 compareció ante los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para desvelar las prebendas con que su jefe agasajaba a Granados cuando era alcalde del municipio madrileño de Valdemoro. Frías recibía por su labor entre 150.000 y 200.000 pesetas mensuales más una gratificación a final de año.

El abuelo de la actriz proporcionaba "putitas" y caballos a Granados

El trato de favor recibido por el abuelo de la chica Almodóvar era correspondido en forma de regalos hacia los dirigentes del Ayuntamiento de Valdemoro, presentes que se prolongaron desde el año 1999 hasta el 2007. Frías apunta en su declaración que también se han pagado para Granados y José Manuel Moreno "servicios en clubes de alterne como el situado en el campo del Betis, en la avenida de las Palmeras" y afirma que él mismo los llevaba allí. E incluso llegó a recoger a "dos señoritas llegadas de Barcelona, que eran las putitas de confianza de Pardal"

El empresario Antonio Pardal en una foto de su perfil de Twitter © Proporcionado por Vanitatis El empresario Antonio Pardal en una foto de su perfil de Twitter

Pero no todo era sexo. También había joyas compradas en la joyería Yanes que el propio Frías llevaba a casa de Granados e incluso al ayuntamiento. El agasajo incluía también ropa de alta costura, cestas de Navidad y el alojamiento con los gastos pagados en el hotel Alfonso XIII de Sevilla durante la feria, coches de caballos, coches de lujo puestos a disposición para los traslados (que eran conducidos por el propio Frías), entradas para los toros e incluso cabezas disecadas de algunos de los animales lidiados. 

El cabecilla de la Púnica llegó a 'colocar' en el Ayuntamiento de Valdemoro a una hija de Pardal, Clemencia, tía de Adriana Ugarte, a la que puso un despacho propio y a un sobrino del empresario andaluz en la Comunidad de Madrid: Manuel Martín Pardal.

"El que no pasa por el aro no hace negocios con la Administración"

Estas palabras salieron de la boca del ahora empresario investigado cuando en 2011 su declaración ante la Policía fue vital para destapar las irregularidades en la venta de suelo de Mercasevilla y el pago de presuntas comisiones. Pardal, en una entrevista a 'ABC', se presentaba entonces como dueño de Larena 98, como un empresario madrileño pero nacido en Écija en 1938 y con una finca de recreo en Alcalá de Guadaíra. Sus comienzos fueron en la frutería de un tío en Madrid, después pasó a vender sanitarios y finalmente —dice— creó un holding con 500 trabajadores y una facturación de 700 millones de euros.

Tras haber hecho 4.000 naves industriales en España, Mercasevilla solicitó sus servicios y Pardal relata que así comenzó "su odisea". El empresario aseguró no tener miedo "porque cuando uno llega a una edad es más valiente". Y declaró: "Si no estás en el corralito andaluz, no tienes nada que hacer aquí. Si vienes de fuera, como yo, no entras. Por eso, los concursos les tocan siempre a los mismos. Estar en el corralito es contribuir a la causa y contribuir a la causa es pagar la mordida. Eso ya lo dijo Maragall. No es un invento mío". 

Entonces criticaba abiertamente al que fue alcalde de Sevilla Alfredo Sánchez Monteserín y le acusaba de haber permitido la venta fraudulenta de suelos a Mercasevilla. Ahora, casualidades, el informe de la UCO revela que en el listado de regalos de Pardal en las Navidades de 2004 figuran dádivas a Monteserín

Los negocios de la madre de Adriana

La madre de Adriana, hermana de Clemencia, además de abogada es escritora y se presenta así en la contraportada de su libro 'Un mal paso' (Ed.Tabla Rasa): "Nació en Madrid, donde estudió Derecho, carrera que ejerció como abogada y fiscal de la Comunidad de Madrid. Ha realizado importantes trabajos relacionados con la sociología jurídica y siempre ha estado vinculada al mundo del cine, del teatro y la pintura, redactando textos o revisando guiones. Con anterioridad escribió cuentos y relatos. En la actualidad prepara su segunda novela". 

Yolanda Pardal en el sumario de la trama Púnica © Proporcionado por Vanitatis Yolanda Pardal en el sumario de la trama Púnica

El nombre de la polifacética progenitoria de la actriz también aparece en el sumario de la trama Púnica vinculado su nombre a la famosa entidad Arpegio, la empresa pública de gestión del suelo. Yolanda Pardal fue letrada de la mencionada empresa y aunque no ha sido llamada a declarar ni ha sido investigada, sí hay un correo electrónico en el sumario, a colación de los regalos que hacía Granados con dinero público, en el que aparece su nombre y apellidos y que adjuntamos.

En el registro mercantil Yolanda Pardal aparece como administradora de varias sociedades, la mayoría en el pasado habían pertenecido a su padre. Es el caso de Valecolla SA, dedicada a la promoción inmobiliaria. Su padre dejó de ser presidente en 1994. En Martincoll SA, que se ocupa de la construcción de edificios, ella es actualmente consejera delegada y Antonio Pardal fue presidente hasta 1994. La misma situación se produce en Anvamarco SA, donde se repiten fechas y cargos. 

Adriana ha concedido varias entrevistas en las que manifiesta su admiración por su madre, de la que ha heredado su pasión por los idiomas y por la literatura. Y cómo ella la ha ayudado con su filosofía vital a superar las adversidades de su profesión. Por cierto, el padre de la actriz, al que ella siempre alude como "un importante magistrado", es Luis Manuel Ugarte Oterino, un juez de la Audiencia Nacional. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon