Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La familia real sueca hace piña ante las polémicas mientras la española se distancia

Vanitatis Vanitatis 30/04/2016 Núria Tiburcio

Si hay en Europa alguna familia real que se parezca a la española, es la de Suecia. Los Bernadotte, al igual que los Borbón, acumulan en la prensa numerosos escándalos basados mayormente en la tensa relación que existe entre muchos de ellos. Sin embargo, resulta curioso comprobar que, aunque las similitudes entre ambas familias son evidentes, la forma de actuar ante los problemas y las dificultades es bien distinta.

Sofía y Silvia en 1997 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Sofía y Silvia en 1997 (Gtres)

Mientras los suecos hacen piña para luchar contra el mal tiempo e intentan pasar la tempestad unidos, tal y como muestra la última fotografía que enviaron para felicitar el nuevo año, los españoles van distanciándose cada vez más, llegando a parecer una sombra de lo que eran, una familia. Es por ello que hoy en Vanitatis analizamos las semejanzas que viven en la actualidad estas dos dinastías y la forma en la que se enfrentan a los problemas.

Problemas matrimoniales entre los reyes

Si hay dos mujeres en el mundo de la realeza que han sufrido por los engaños de sus maridos, esas son Sofía y Silvia. Ambas reinas saben lo que es que salgan a la luz los escándalos de sus esposos durante años y tener que aguantar el chaparrón. Pero la gran diferencia en este caso está en cómo actuaron los protagonistas. Tras la publicación de un libro en el que se relataban todos los escarceos amorosos de Carlos Gustavo, incluso una relación sentimental con una cantante de 'country', el monarca tuvo que salir al paso y pedir perdón públicamente a su mujer y a su pueblo. “He hablado con mi familia y hemos decidido pasar página y olvidarnos de este asunto”, declaraba ante los medios. Desde entonces, el matrimonio se ha mostrado más unido que nunca y parece que aquellas desavenencias han quedado en el pasado.

El matrimonio ha arreglado sus problemas (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El matrimonio ha arreglado sus problemas (Gtres)

Por el contrario, en España, ni la Casa Real ni Don Juan Carlos han hecho nunca referencia a su vida privada, ni siquiera de su ‘amiga entrañable’, Corinna Zu Sayn-Wittgenstein. Tras la proclamación de Felipe VI, son pocas las ocasiones en las que se ha visto juntos a los Reyes eméritos y en todas ellas ha sido por orden y mandato del protocolo. Ese evidente distanciamiento ha llegado a provocar que se especulara sobre un posible divorcio entre la pareja, pero finalmente no ha sido así. Muchos opinan que ese divorcio tampoco cambiaría mucho las cosas, pues, aunque no lo están legalmente, ya viven separados.

Mala relación entre cuñadas

Doña Letizia y la infanta Elena (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Doña Letizia y la infanta Elena (Gtres)

Desde que en 2004 Doña Letizia hizo su entrada en la Familia Real se ha hablado mucho de la mala relación que existe entre la Reina y sus cuñadas. Miradas, desplantes y toda clase de pequeños detalles daban pie a pensar que no existía demasiada cordialidad entre las hermanas de Felipe VI y su esposa. Con el paso de los años, esa mala relación se fue evidenciando y más después de la relación de la infanta Cristina con la trama del caso Noós. Ahora las tres continúan con sus vidas y ya no hacen nada para intentar aparentar que se llevan bien.

Algo parecido ocurrió en la familia real sueca. Según publicó la prensa del país, a las princesas Victoria y Magdalena les habría gustado que su hermano, el príncipe Carlos Felipe, no se comprometiera con Sofía Hellqvist, una conocida ex 'stripper'. Tanta era su animadversión hacia esa mujer que varios medios aseguraron que Magdalena no llamó a su hermano para felicitarle con motivo del anuncio de su boda y que tan solo le deseó mucha felicidad a través de su cuenta de Facebook. Sin embargo, parece que las aguas se han apaciguado y han acabado por aceptar la decisión de Carlos Felipe, al menos de puertas para fuera.  

Yernos ‘incómodos’

Don Juan Carlos y Carlos Gustavo tienen varias cosas en común y una de ellas es lo incómodos que les han resultado algunos de sus yernos. En el caso del monarca emérito está clarísimo. Iñaki Urdangarin, el marido de su hija Cristina, ha hecho que los cimientos de la monarquía se tambaleen con su participación en casos relacionados con la corrupción. La postura de la Casa Real ha sido la de apartar a Urdangarin y también a la infanta, pero siguen disfrutando de sus títulos.

Por su parte, Carlos Gustavo cree que Chris O’Neill, el esposo de Magdalena, es un problema 'por venir'. Así lo cuentan varios medios suecos que insisten en que el monarca no ve con muy buenos ojos los negocios de su yerno. Sea como fuere, O’Neill decidió no aceptar el título de príncipe al contraer matrimonio con Magdalena y lo hizo con la intención de poder seguir siendo empresario, así que lo que haga con sus negocios no incumbe a la familia real. Lo que sí podría traerle quebraderos de cabeza a Carlos Gustavo es la participación que su hija pequeña tiene en varias de las empresas de su marido, pues ella sí sigue siendo parte de la Corona y ocupa el cuarto lugar en la línea de sucesión al trono sueco. 

Iñaki Urdangarin y Chris O'Neill (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Iñaki Urdangarin y Chris O'Neill (Gtres)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon