Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La importante oferta económica que Corinna le hizo a Urdangarin

Vanitatis Vanitatis 23/02/2016 Andrés Guerra

Iñaki Urdangarin conoció a Corinna Zu Sayn-Wittgenstein en Londres. Fue durante un viaje en relación a la organización del Valencia Summit de 2004. El nombre de la princesa consorte alemana surgió como representante de Laureus. Aunque Corinna dirige su propia empresa, Boss & Co, especializada en safaris internacionales de alto standing, ejercía como una suerte de ‘headhunter’ para perfiles relacionados con el mundo del deporte. Sabido es que su agenda como comisionista siempre estuvo repleta de estratosféricos nombres y así, ella fue quien pidió reunirse con la bicefalía del Instituto Nóos preparando el desembarco de Laureus en España.

Según documentación que maneja este diario y mails cruzados entre Corinna y Urdangarin, la “amiga entrañable” del Rey Juan Carlos ofreció un interesante puesto al marido de la infanta Cristina con un salario aproximado de 200.000 euros de ficha, más un variable de otros 50.000, según eventos. Tan alta sumas procederían de poderosos patrocinadores, entre ellos, un conglomerado de lujo y una casa automovilística. Su misión sería desarrollar el área comercial de Laureus. Pero existían dos problemas: uno jurídico y otro estético.

Iñaki Urdangarin y Diego Torres durante el juicio del caso Nóos (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Iñaki Urdangarin y Diego Torres durante el juicio del caso Nóos (Gtres)

Conexión Londres

El estético era bien sencillo: difícilmente sería compatible estar al frente de Nóos y ser el delegado español de la fundación Laureus. Los contratos que Nóos firmase en relación a asesoría de patrocinios deportivos serían bastante reprochables con uno de sus dos altos mandos cobrando de ambos lados. Por otro lado, aunque la figura es perfectamente habitual en el derecho anglosajón, el presidente de una fundación en España no puede cobrar un sueldo. ¿Solución? Crear una estructura en Londres, según acaba de revelar en su turno de interrogatorio Diego Torres.

Decíamos que Urdangarin conoció a Corinna en Londres y es allí donde se dibuja una posible estructura especial y fiduciaria para salvar la prohibición del ordenamiento jurídico español. Según Corinna habría explicado a Iñaki Urdangarin, ella sería su jefe directa bajo la supervisión de Guy Sanan, CEO de Laureus, y él cobraría desde el Reino Unido.

En nombre del Rey

Según los correos a los que Vanitatis ha tenido acceso, fechados en junio de 2004, todo lo que Corinna proponía a Urdangarin no solo era correcto a ojos de Zarzuela sino que la misma idea provenía de Zarzuela: “Le envío mi CV que SM JC me pidió”, dice a Corinna y “Señor, le adjunto mi CV en español que fue enviado a Corinna así como su respuesta”, puede leerse en dos correos. Así, sería el Rey Juan Carlos quien desearía ‘colocar’ a su yerno en Laureus.

Don Juan Carlos y la princesa Corinna en un acto de la fundación Laureus © Proporcionado por Vanitatis Don Juan Carlos y la princesa Corinna en un acto de la fundación Laureus

En esos momentos, la relación entre ambos es magnífica: el entonces duque de Palma visita a un tal Sr. Woodhead de la casa de subastas Sotheby’s en Londres por encargo del Rey, tal como prueba un e-mail enviado a jcsumer, un acróstico de Juan Carlos Su Majestad el Rey. Pero Iñaki Urdangarin dice no. A Don Juan Carlos no le gustó nada que su yerno rechazase ese puesto y, de hecho, el propio yerno perfecto tiene serias dificultades en sus correos con Corinna para tratar de no quedar mal con nadie.

Según explican a Vanitatis fuentes confidenciales, “Urdangarin trababa con reverencia a Corinna. Cuando ella le propone para ese puesto, ya han estado juntos de caza en Escocia y habían viajado a Indonesia. Sabe lo importante que es en sí misma y por su relación con el Rey, por tanto no quiere disgustarla. Solo quería sacársela de encima con suma delicadeza”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon