Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La 'incógnita Jesús Quintero', entre los contenedores de basura y los restaurantes de lujo

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 11/06/2016 Jose Madrid

Tres escenas y un mismo hombre. El martes de esta semana,Jesús Quinteroera visto en una comida con amigos celebrada en Jerez de la Frontera, aparentemente despreocupado por las informaciones que habían surgido a raíz de su ruina. Dos días más tarde, el periodista que le preguntaba por sus males económicos en plena calle de Sevilla se llevaba una tajante respuesta del 'loco de la colina': “Yo no tengo ningún problema”. Cuando el reportero afirmaba que eso es lo que decían los medios, la réplica de Quintero era igualmente cortante. “Y tú te alegras de eso, ¿no?”. En estos días, una fuente de su entorno más próximo asegura a Vanitatis que lo ha visto “rebuscando en los contenedores de basura”. Lo cierto es que el enigma en torno a la ruina del 'loco de la colina' sigue preocupando a sus allegados a pesar de su aparente indiferencia. “Lo de los cubos de basura igual es un tipo de acto reivindicativo. Dudo mucho que su situación sea tan extremadamente mala como para llegar a hacer eso”, asegura otra fuente cercana a este medio.

Los únicos ingresos que se divisan en el horizonte para el periodista son los de 'Entrevistas Quinterianas', con las que recorrerá el país haciendo entrevistas a varios de los personajes que han pasado por sus famosos programas. Eso y los réditos del Teatro Quintero son lo único capaz de evitar que le embarguen sus dos propiedades en San Juan del Puerto y Zahara de los Atunes. Muchos de los que han conocido a Quintero aseguran que “es bastante probable” que sus cambios de humor y la conversación obedezcan a “una táctica para llamar la atención. Es de lo que se trata, de hacer valer su punto de vista y conseguir frenar la pérdida de sus dos casas”. El argumento sería válido teniendo en cuenta que la hija mayor del periodista, Andrea, y fuentes cercanas a la menor, Lola, confirmaron a Vanitatis que, pese a que hablaba de ellas en la conversación que reveló su ruina, ninguna de las dos ha demandado a su padre, por lo que todo parecía un truco para conseguir el crédito de su banco.

Jesús Quintero junto a Francisco Rivera (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Jesús Quintero junto a Francisco Rivera (Gtres)

Una transcripción del sumario del caso Ausbanc revelaba una conversación de Luis Pineda, presidente de la entidad, con el 'loco de la colina'. En ella, el periodista confesaba que estaba en la ruina e insinuaba que sus hijas lo habían demandado por no poder pagarles “sus estudios”; es decir, por no poder asumir la pensión de manutención que solo estaría vigente en el caso de Lola, la pequeña, que aún es menor de edad. Además, en esa transcripción, Quintero pedía ayuda para que no le embargasen sus propiedades. “Me ejecutan (…) No tengo dinero, no tengo trabajo”, aseguraba en el extracto de la charla. Eso fue lo que reveló que Quintero podría estar demandado por sus propias hijas. Sin embargo, este extremo ha sido desmentido. Y de cara al público, Quintero parece poco preocupado por ello, de acuerdo con la escueta declaración que él mismo hizo al reportero que le preguntó en plena calle.

Una relación con Canal Sur que cambió por completo

El periodista en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El periodista en una imagen de archivo (Gtres)

En mayo de este mismo año, el escándalo Ausbanc se cobraba a uno de los directivos más importantes de Canal Sur, Antonio Ramírez, por beneficiar, presuntamente, a su familia a cambio de los programas de televisión a Luis Pineda, en la cárcel por extorsión y chantaje. Uno de esos programas se celebró en el Teatro Quintero, con lo cual es fácil intuir la buena relación que el periodista tenía con la anterior directiva de la televisión autonómica. “Es un hecho que la caída en desgracia de Jesús coincide con la de ese equipo de Canal Sur. Con gente como Ramírez él, que es un excelente profesional, algo que nadie pone en duda, estaba mucho más mimado y protegido. Pero eso ya se ha terminado”, asegura una fuente de la televisión andaluza.

Otra de las causas de esa decadencia que ha llevado a Quintero a la ruina es el fracaso del café Montpensier, un proyecto que se le fue de las manos. El periodista lo abrió en un viejo palacete del parque de María Luisa de Sevilla. La periodista María Patiño afirmaba este miércoles en 'Sálvame' que ella había sido testigo del lujo y el oropel del lugar y de cómo detrás de sus tertulias y su ambición tenía una cara menos amable. “Había gente que no cobraba”, dijo.

Además del Montpensier, el periodista también figuraba como administrador único de Radio América, Televisión Babilonia y El Café de la Luna. Los tres negocios, dos dedicados a la comunicación y otro a la hostelería, estaban situados en un edificio que el 'loco' alquiló en la calle Placentines de Sevilla. Los tres acabaron yéndose a pique. “Es excéntrico, como dice todo el mundo, pero muy buena persona. Quizá por eso no ha sido capaz de sacar adelante ese tipo de negocios”, narraba a Vanitatis Hilario López Millán, compañero profesional que ha llegado a compartir alguna cena con él y Joana Bonet, su exmujer, en el hotel Arts de Barcelona.

“A Jesús siempre le ha gustado vivir bien”, asegura la viuda de un amigo suyo, que quizá tenga la clave del porqué de su errático comportamiento, entre la ruina exagerada y el pasotismo ante las informaciones, entre la cordura periodística y la locura financiera.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon