Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La lucha por el marquesado de Núñez: tres cadáveres y un tesoro inmobiliario

Vanitatis Vanitatis 24/02/2016 Ana Sánchez Juárez

Una mañana cualquiera de febrero. Hace frío, mucho frío, en el cementerio de la Almudena en Madrid. Allí, un forense designado por el Juzgado de Primera Instancia de Zaragoza toma minuciosamente los restos de uno de los tres cadáveres decimonónicos con los que una familia asentada en Madrid, los García-Alix, pretende demostrar que son dignos sucesores del título de marqués de Núñez. El resto de cuerpos también están en la capital de España, pero hay que buscarlos en el cementerio de San Justo, San Millán y Santa Cruz y en el jardín del Hospital Homeopático. Este gélido 18 de febrero de 2016 se marcó un hito en la historia del ADN español al exhumarse a la vez tres cadáveres de la época de Isabel II, pero esto es otra historia. Para entender por qué el médico madrileño Carlos García-Alix, hermano gemelo del reconocido fotógrafo Alberto García-Alix, quiere arrebatar hoy un título decimonónico a la actual marquesa de Núñez –María José Fernández, una mujer casi anónima que vive en Zaragoza– hay que volver la mirada a un edificio situado en el corazón del madrileño barrio de Chamberí.

Parecido entre el decimonónico primer marqués de Núñez y el fotógrafo Alberto García-Alix © Proporcionado por Vanitatis Parecido entre el decimonónico primer marqués de Núñez y el fotógrafo Alberto García-Alix

Se trata del mencionado Instituto Homeopático y Hospital San José de Madrid, una joya arquitectónica datada en 1878 que tiene 2.100 metros construidos y está rodeada de una parcela de casi 3.000 metros cuadrados. Un vergel, catalogado como Bien de Interés Cultural con categoría de monumento, que contrasta entre el maremágnum de edificios de la capital y en el que los más curiosos reparan. La actual marquesa no deja de ofrecer el espacio a distintas inmobiliarias, por cantidades que oscilan entre los 20 y los 8 millones de euros, y los patronos de la fundación –que dirige el Hospital Homeopático, su legítimo propietario– tienen puestas todas sus esperanzas en que Alfredo García-Alíx, como descendiente biológico del marqués de Núñez, le dispute el título a la marquesa y ejerza su derecho de patrono nato sobre la fundación para conservarla, fomentar su labor médica y asistencial y no para venderla. Como ocurre muchas otras veces, la pugna nobiliaria esconde un tesoro inmobiliario. En este caso a 4.160 euros el metro cuadrado, según la Sociedad de Tasación.

Fachada principal del Instituto Homeopático y Hospital San José de Madrid © Proporcionado por Vanitatis Fachada principal del Instituto Homeopático y Hospital San José de Madrid

Sin hijos oficiales y con cuatro naturales

Pero ¿por qué se recurre en pleno siglo XXI al ADN para demostrar que alguien es el heredero de un título nobiliario? Hablamos de hijos ilegítimos y del primer marqués de Núñez, José Núñez Pernía. Este hombre, que fue médico homeopático de la reina Isabel II, quien le concedió el título, murió sin descendencia oficial. Sin embargo, el noble galeno tuvo una supuesta relación con Julia Fano, con la que pudo tener cuatro retoños: un varón y tres mujeres, que en su partida de nacimiento aparecían como hijos de parientes de Julia, su hermano y su cuñada.  

Presunto linaje del marqués de Núñez (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Presunto linaje del marqués de Núñez (Vanitatis)

El marqués al morir designó a su ahijado y presunto hijo como segundo marqués de Núñez: Guillermo Fano García. Sus apellidos coinciden con los de los cuerpos que se exhumaron esa fría mañana del 18 de febrero. Se trata de los cuerpos de Carmen Fano García, Josefa de la O Fano García y del propio marqués de Núñez. Pero ¿para qué un juez de Zaragoza ha dictaminado que se tomen muestras de ADN de los restos de las dos supuestas hermanas del segundo marqués? Porque murió sin descendencia y son los descendientes de estas dos hermanas los que litigan hoy por el título. 

Lápida de Josefa Fano y García, bisabuela de la actual cuarta marquesa de Núñez (Foto tomada en el Cementerio de la Almudena de Madrid) © Proporcionado por Vanitatis Lápida de Josefa Fano y García, bisabuela de la actual cuarta marquesa de Núñez (Foto tomada en el Cementerio de la Almudena de Madrid)

La actual marquesa de Núñez, Maria José Fernández, es descendiente de Josefa y el candidato a arrebatarle el título es Alfredo García-Alix, pariente de Carmen. Con la salvedad de que Carmen era la hermana mayor y Josefa, la pequeña, por lo que el título, de demostrarse su filiación vía ADN, debería ser para Alfredo García-Alix. Entonces, ¿cómo consiguió la familia de la hermana pequeña hacerse con el título?

El duque estafador de la nobleza

El 5 de febrero de 1986, el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid procesó a Alfonso de Figueroa y Melgar, duque de Tovar, por falsificación en títulos nobiliarios. El caso que revolucionó la aristocracia española en la década de los ochenta, ya que se adulteraron más de 100 líneas nobiliarias. Que el duque de Tovar, que es ahora octogenario, huyera a Estados Unidos hasta que hace dos años prescribiera el delito es una historia apasionante, pero que poco tiene que ver con la nuestra. Pero sí que Jaime Fernández Moreno, nieto de Josefa de la O Fano, excluida de la sucesión por una real orden de 1925, consiguiera gracias a los servicios de este duque el título de tercer marqués de Núñez en 1980. 

En enero de 1994, Jaime Fernández Moreno solicita al Ministerio de Asuntos Sociales la extinción de la Fundación Instituto Homeopático y Hospital de San José por incumplimiento de sus fines, con la consiguiente reversión de sus bienes al heredero del fundador. O sea, él mismo. Y aunque el ministerio denegó la solicitud en agosto de 1994, el marqués (Jaime, no su presunto abuelo José) recurrió la denegación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que le dio la razón en una sentencia de junio de 2001 tras constatar que supuestamente la fundación se dedica ahora a funciones distintas de las que estipuló su creador. Es decir, fomentar la homeopatía. Algo que por otra parte constata el Protectorado de Fundaciones, dependiente del Ministerio de Educación.

Infinita batalla legal

La documentación que avala la autorización judicial para las pruebas de ADN a los cuerpos de los supuestos descendientes del marqués de Núñez y a él mismo © Proporcionado por Vanitatis La documentación que avala la autorización judicial para las pruebas de ADN a los cuerpos de los supuestos descendientes del marqués de Núñez y a él mismo

Pero aquella resultó ser solo la primera batalla en una larga guerra judicial, porque a continuación la Abogacía del Estado recurrió contra la sentencia basándose en que la competencia para enjuiciar el caso no correspondía al Tribunal Superior de Justicia, sino a la Audiencia Nacional, la cual dictó nueva sentencia en 2005, revocando nuevamente la denegación del Ministerio de Asuntos Sociales y, por tanto, ordenando la disolución de la fundación y la devolución de sus bienes, incluyendo expresamente "el inmueble sito en la calle Eloy Gonzalo nº 3 y 5 de Madrid, así como el mobiliario en él incluido" (es decir, el edificio del hospital), al marqués. La resolución quedó firme por un tema de plazos en el recurso de casación.

Para añadirle más complejidad en 2006 muere el tercer marqués justo cuando la sentencia aún no es firme. La misma que determinaba, de acuerdo con la escritura de constitución de la fundación, que los bienes debían ser devueltos a la persona que ostentase el título de marqués de Núñez. La devolución no podía llevarse a cabo hasta que no se nombrase a un nuevo marqués (en este caso marquesa), cosa que ocurrió el 5 de abril de 2011, pero no hubo devolución de bienes y el caso siguió pleiteándose. 

Enamorados daneses de luna de miel en Madrid

El gran balón de oxígeno para la fundación viene cuando una pareja de recién casados que viven en Dinamarca deciden ir de luna de miel a Madrid y casualmente deciden visitar el Instituto Homeopático. Estamos en marzo de 2014. Félix Antón, secretario de la mencionada institución, se les encuentra casualmente en la valla del edificio y ella, Ana García-Alix, le cuenta que cree que el edificio está vinculado con sus antepasados. Y así es como esta familia, los García-Alix, está disputando casi un siglo después el título de marqués de Núñez. Eso sí, Alfredo García-Alix se ha comprometido a no extinguir la fundación de conseguirlo, por lo que cuentan con todo su apoyo. Por cierto, se preguntarán quiénes son los patronos de la fundación. Está presidida por el Arzobispado de Madrid (el patronato), el párroco de la zona, el marqués de Linares, María Luisa Hoyos (nuera del marqués de Linares), el marqués de los Salados y Félix Antón, entre otros. Ahora solo falta esperar a los resultados del ADN para seguir contando esta historia.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon