Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La luna de miel de Kiko Rivera, paso a paso

Vanitatis Vanitatis 21/10/2016 M. Bolonio
© Externa

Kiko Rivera respiraba aliviado el día posterior a su boda. No sin esfuerzo y tesón, había logrado proteger la exclusiva y su revista de cabecera se aseguraba ofrecer el secreto mejor guardado, el vestido de la novia, en una portada que bien le valiera a la publicación la cantidad que había pagado al hijo de Isabel Pantoja. Satisfecho de su éxito, el Dj se mostraba exultante sin saber que, en su particular cruzada contra los paparazzi, había ganado la primera batalla pero no la guerra.

La exclusiva que cobró Kiko comprendía un paquete en el que se encontraba también su luna de miel, una luna de miel que no ha podido proteger con el mismo ahínco con el que lo hizo con su enlace con Irene Rosales. Desde su llegada al aeropuerto, los recién convertidos en marido y mujer han sido perseguidos por un reportero que ha sido capaz de seguirles todos los pasos. Todos. En el programa de Cuatro 'Hazte un selfie', de Cuatro, han ofrecido día a día los detalles del viaje de la pareja y han logrado colarse hasta en el mismo restaurante en el que desayunan a 8.000 kilómetros de casa.

Según ha informado el programa Kiko e Irene ya se percataron de la presencia de un paparazzi en el mismo aeropuerto y no pudieron hacer nada por esquivarle en su tourné por Oriente. El matrimonio aterrizó en Dubái y allí se alojó en uno de los hoteles más lujosos del país, donde también fueron localizados por la prensa. El seguimiento en el hotel ha sido exhaustivo, hasta el punto de que el reportero gráfico logró colarse en el restaurante del hotel y hasta escuchar las conversaciones de la pareja. En Dubái permanecieron algunos días (a 200 euros por noche) y tras disfrutar de algunos planes de ocio como acudir a un centro comercial de grandes dimensiones, pusieron rumbo a Maldivas donde comenzarían la segunda parte de sus vacaciones.

Kiko e Irene llegaron a este destino paradisíaco en un hidroavión que les dejó en el mismo resort que habían reservado, un complejo de bungalows a pie de playa que es considerado el más caro de las islas y cuyo precio suele rondar los 1.000 euros por noche.

Aunque el tiempo no parecía acompañarlos porque en las imágenes ofrecidas por 'Hazte un selfie' el cielo está encapotado y corre fuerte el viento, el feliz matrimonio ha podido disfrutar de actividades en la playa como el submarinismo.

Parece que no hay detalle que se le resista al paparazzi que lleva días siguiéndoles y la paciencia de Kiko e Irene empieza a tocar techo. De hecho, la sevillana, muy discreta y muy poco dada a hablar públicamente, escribía en Instagram: “¿Puedes decirme a qué otros personajes famosos le han hecho esto?”. Para el matrimonio su luna de miel se torna en hiel.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon