Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La mochila y la falta de ejercicio, principales enemigos de la espalda de los niños

¡Hola! ¡Hola! 08/09/2016 hola
http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016090888224/prevenir-dolores-espalda-mochila-vuelta-al-cole/0-388-697/ninos-espalda-01-c.jpg © Proporcionado por Hola http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016090888224/prevenir-dolores-espalda-mochila-vuelta-al-cole/0-388-697/ninos-espalda-01-c.jpg

Los niños pueden desarrollar dolores de espalda desde una edad temprana, y aunque la mochila suele ser la primera culpable, otros las altísimas tasas de sedentarismo infantil también influyen. Cambiar las carreras en bici y los patines por el Candy Crush y demás videojuegos no contribuyen tanto a producir el problema como a no prevenirlo: la falta de ejerciciohace que los niños no desarrollen una musculatura fuerte, y esto afecta a la espalda.

VER GALERÍA

Así lo recuerdan desde la Organización Médica Colegial en colaboración con la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda; coincidiendo con el comienzo del 'cole', están alertando a papás, mamás y niños de los problemas ligados al incremento del sedentarismo entre los escolares: una actividad física continuada es fundamental para prevenir futuras dolencias de espalda. Bajo el lema Muévete para que no te duela, ambas instituciones han puesto en marcha una campaña de prevención enfocada precisamente a eso: a dar a conocer la importancia de la actividad física para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva.

El ejercicio físico es importante no sólo porque reduce el riesgo de padecer dolencias de espalda, sino porque aumenta la probabilidad de que, si aparece dolor, sea más breve. Según el informe anual del Sistema Nacional de Salud, el 12,1% de los niños de menos de 14 años es totalmente sedentario y no realiza ninguna actividad física en su tiempo libre. El ejercicio no sólo ha caído en desuso entre los 'peques' de hoy en día: las principales opciones de ocio han sustituido los juegos tradicionales, que a menudo sí implican actividad física, por la televisión y los juegos de ordenador y videoconsolas, tabletas y sobre todo teléfonos móviles, que son el único dispositivo que realmente se puede llevar a todas partes: según la encuesta Niños y videojuegos de NPD Group, los 'peques' dedican hasta seis horas semanales a jugar con el móvil.

Todas estas actividades son pasivas y no resultan beneficiosas ni para la salud en general, ni para la espalda en particular. Los divertimentos pasivos dificultan el desarrollo de la musculatura, aumentando el riesgo de padecer dolores de la espalda en la infancia y adolescencia, que a su vez tienen mayor riesgo de convertise en crónicos en la edad adulta. Algo particularmente grave si se tiene en cuenta que la incidencia de las dolencias de la espalda de hoy aumenta a partir de los 10 años, y que el 51% de los chicos y el 69% de las chicas de entre 13 y 15 años ya lo han padecido.

“Está demostrado que la medida más eficaz para prevenir las dolencias de la espalda es el ejercicio físico", explica el Dr. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda y de la Unidad de la Espalda Kovacs del Hospital Universitario Moncloa. "Ayuda a desarrollar una musculatura potente, resistente y coordinada que protege al resto de las estructuras de la columna vertebral y reduce la carga que soporta". Los niños, además, deben practicar el deporte que les guste de forma continuada, "para fortalecer los músculos de su espalda y prevenir dolencias futuras”. Por eso los especialistas recomiendan que los niños prueben todos los deportes que puedan pero que se centren en aquél o aquellos que les gusten más, para que puedan practicarlo de manera habitual y mantenida, siguiendo siempre las recomendaciones de los entrenadores, especialmente si compiten.

LA MOCHILA, MEJOR CON RUEDAS

No nos olvidemos de la mochila, que junto con la falta de actividad física, es la segunda gran culpable de los dolores de espalda entre los niños. Según explica el Dr. Juan José Rodriguez Sendin, para prevenir el dolor de espalda es necesario reducir el peso del material escolar hasta que sea proporcional con la masa corporal del niño.

La campaña que este año nos recuerda la importancia de prestar atención a la espalda de los niños se dirige particularmente a los que están en edades comprendidas entre los 8 y 12 años, y va acompañada de un 'tebeo de la espalda' en el que el Dr. Espalda enseña a dos escolares, Juan y María, cómo mantener luna espalda fuerte y sana. Se puede descargar gratuitamente, y reúne algunos consejos importantes:

1. Reducir el peso del material escolar. Se recomienda que no supere el 10% del peso corporal, aunque es frecuente que supere el 30%. Para prevenir las idas y venidas con tantísimo peso a la espalda es importante instar a los colegios a que instalen taquillas donde poder dejar parte de los libros y materiales, fraccionar los libros por volúmenes o generalizar la enseñanza en soportes electrónicos.

2. Transportar correctamente el material escolar. Desde hace años los especialistas recomiendan el uso de mochilas con ruedas en lugar de las de asas. Si optamos por las segundas, deben ir relativamente bajas, colocadas en la zona lumbar y tan cerca del cuerpo como sea posible, y sujetas a la cintura para evitar que se muevan.

3. Mobiliario escolar adecuado. El dolor de cuello y espalda es más frecuente cuando se obliga a los adolescentes a usar un mobiliario no ajustado a su altura, especialmente en edades puberales, cuando se dan grandes variaciones en la estatura de los alumnos de la misma edad. En estos casos, las sillas deben ser de altura regulable. Además, es recomendable que cambien de postura frecuentemente y que se levanten cada 45-60 minutos, aunque sólo sea para dar unos pasos. En casa el ordenador debe estar a la altura de los ojos evitando levantar los hombros al teclear.

4. Ejercicio y deporte. La práctica de ejercicio en el colegio debe relizarse dos veces por semana como mínimo, porque desarrolla la fuerza y la coordinación muscular de los niños, y aumenta la resistencia de la columna vertebral a las cargas excesivas.

5. Evitar el reposo en cama si duele la espalda. Aunque parezca contraproducente, no hay que quedarse en la cama si duele la espalda porque el reposo estando tumbados facilita la prolongación del dolor y su posible reaparición en el futuro. Es mejor mantener a los niños activos, tanto como el dolor lo permita, obviando solamente los movimientos que duelan. Si el dolor obliga puntualmente a estar tumbado, debe ser lo más breve posible; a partir de 48 horas se pierde fuerza y tono muscular. Si el dolor se prolonga más de 14 días es recomendable consultar con un médico.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon