Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La mujer de Rafael del Pino envía un comunicado sobre su divorcio

Vanitatis Vanitatis 25/05/2016 Ana Sánchez Juárez

A las 18.00 horas de esta tarde, esta publicación ha recibido un comunicado relativo al divorcio de Rafael del Pino (1958), presidente de Ferrovial y su mujer Astrid Gil-Casares (1972), una información que publicó este medio en exclusiva. El objeto de esta comunicación, redactada por los letrados de la todavía esposa de Del Pino, es desmentir algunas informaciones de las que se hicieron eco otros medios.

El texto reza lo siguiente: "Doña Astrid Gil-Casares, esposa de Don Rafael del Pino, continúa residiendo en compañía de sus hijas, en el domicilio familiar sito en El Viso (Madrid) y jamás ha abandonado para residir ni en casa de su madre ni en ningún otro lugar. Asimismo, la Sra. Gil-Casares desea que se respete la intimidad de su familia, de sus hijas y la suya propia en estos difíciles momentos que atraviesa, continuando con la misma discreción que ha mantenido durante todos los años de su relación y matrimonio con el Sr. Del Pino, correspondiendo en este momento a los tribunales competentes dilucidar sobre sus desavenencias matrimoniales. Comunicado efectuado por los Abogados de la Sra. Gil-Casares. Teresa Martín Rico. Abogada/ CASAS&GARCÍA-CASTELLANO". 

Fotomontaje realizado por Vanitatis con fotos de GTRES © Proporcionado por Vanitatis Fotomontaje realizado por Vanitatis con fotos de GTRES

Un divorcio billonario

Ni el empresario Rafael del Pino, presidente de Ferrovial desde el año 2000, ni su mujer, Astrid Gil-Casares, exejecutiva de JP Morgan, han llenado con sus desavenencias matrimoniales, que las han tenido, portadas de las revistas del corazón. La vida de esta millonaria pareja siempre ha estado rodeada de un halo de discreción. Alguna vez se han aireado en la prensa sus veranos en el yate 'Alcor', el barco que él heredó de su padre, junto a otros magnates españoles y sus esposas en aguas de Papúa Nueva Guinea. En otras ocasiones, sus nombres figuraban entre los asistentes al foro de Davos, pero poco más. La única vez que la prensa les fotografió juntos (y sonrientes) fue el día de su boda, en Chinchón, en 2006. Nunca se supo mucho de sus dos años de noviazgo, ni de la vida privada de sus tres hijas, ni de lo que vino después.

Pero la relación de esta familia, que vivía plácidamente en su cuartel general del madrileño barrio de El Viso, ha tocado fondo. Fuentes cercanas a la pareja confirman que ella ha presentado demanda de divorcio en el juzgado madrileño de la calle Francisco Gervás, tal y como efectivamente ha podido contrastar este medio. Aseguran que ha habido varios intentos de reconciliación a lo largo de 2016 sin éxito. Hay discreción total sobre los motivos del distanciamiento, pero varias personas del entorno afirman que la relación estaba "muy deteriorada". 

No hay cifras aún sobre el que se postula como el divorcio millonario del siglo en España, con 'permiso' de los de Amancio Ortega y su hija Marta. Del Pino posee el 20,25% del accionariado de Ferrovial, compañía de la que es presidente, valorado en 2.820 millones de euros. Juega con ventaja respecto a sus otros cuatro hermanos en la compañía, lo que le convierte en el quinto hombre más rico de España, según la lista 'Forbes'.

Una boda y tres niñas

Por la iglesia de la Asunción desfilaron las élites del poder aquel día. De los Albertos al fallecido Miguel Boyer (y su señora, Isabel Preysler)sin olvidar a personalidades como Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, o Eugenia Martínez de Irujo. De todo lo que se coció en la finca La Encomienda de Losilla, propiedad de Joao del Espíritu Santo, nada se supo. Del Pino había enviudado cinco años antes de Cristina Fernández Fontecha y Torres, que con su muerte dejó a sus tres hijos varones solos en plena adolescencia. Rafael, Ignacio y Juan, que ya han entrado en la veintena, encontraron en la mujer que se casaba ese verano una segunda madre.

Él es hijo del todopoderoso Rafael del Pino, que murió en 2008, y su tío, el hermano de su madre, era el expresidente Leopoldo Calvo-Sotelo. Ella, hija de Santiago Gil-Casares Armada y su segunda mujer, la francesa Astrid Marie Marlier. Astrid, la mujer que aparece radiante en las fotos con un vestido lápiz de Manuel Mota, le ha dado tres hijos más a Rafael del Pino. Esta vez, niñas. Aunque este medio se ha puesto en contacto con ambas partes, han declinado hacer declaraciones al respecto por considerarlo un tema de índole personal.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon