Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La novia de Di Stéfano, dos años después de su muerte: “¿Cuánto me pagáis?”

Vanitatis Vanitatis 07/07/2016 Jose Madrid

¿Cazafortunas o enamorada de un imposible? La peculiar historia de amor entreGina González y el fallecido Alfredo Di Stéfano fue analizada con precisión de bisturí con esa cuestión en el aire. En los últimos meses, esta joven morena y de grandes ojos que ahora tiene 37 años ha estado prácticamente desaparecida. Dos años después de la muerte de Di Stefano, que fallecía un 7 de julio de 2014, su última pareja parece decidida a seguir guardando silencio. O, al menos, decidida a poner precio a sus palabras. A lo largo de esta semana, Vanitatis se ponía en contacto con la que fuese secretaria personal y prometida del mítico jugador del Real Madrid, tras los problemas que hicieron que la familia de este, que ya tenía 88 años, intentase por todos los medios apartarla de él e incluso consiguiesen una orden judicial por la cual quedaba incapacitado para celebrar una boda con ella. En una primera toma de contacto, Gina aseguró a este medio que tenía que “reflexionar” antes de hacer algún tipo de declaraciones.

Gina en su foto de perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Gina en su foto de perfil de Facebook

Acto seguido, describía cómo se sentía al volver a ese tema. “Es muy doloroso para mí, yo aún pienso mucho en Alfredo, cada día, a cada hora y más hoy que era su cumpleaños (el contacto con ella se produjo el 4 de julio, día en el que la Saeta Rubia habría cumplido 90 años) He tenido un dolor de cabeza muy fuerte”, añadía. Horas después de pronunciar esas palabras, Gina empieza a jugar sus cartas con el redactor encargado de hacer el artículo. “¿Cuánto me pagan?”, pregunta después de deliberar si habla o no de su malograda relación con Di Stéfano. Cuando el redactor de este medio le explica que Vanitatis no paga a los protagonistas de las informaciones, se interrumpe la comunicación.

El intento de hablar con ella empieza entonces a caer en saco roto. Aunque ella no lo ha dicho en ningún momento, las pistas sobre su andadura post Di Stéfano la sitúan en París. No hay rastro de qué es lo que hace allí, pero sus declaraciones a lo largo de estos 24 meses sí dan unas cuantas claves sobre lo que ocurrió con su noviazgo 'interruptus'.

Localizable en YouTube

Hace apenas un tiempo, Gina permanecía ilocalizable porque le habían “robado el teléfono”. Cualquier llamada de la prensa era infructuosa. Tras pasar un tiempo en Costa Rica con su familia y asegurar que había buscado refugio en Dios, la joven aseguraba en una entrevista otorgada a 'La Nación' que se había dedicado al voluntariado en una organización de tintes sociales y que pretendía subastar el anillo de compromiso que Di Stéfano le regaló con fines benéficos. También aseguraba que el Real Madrid ya no le “interesa” y que no volvería a vivir en la capital de España debido a la cantidad de recuerdos que compartió en la ciudad con la Saeta Rubia.

Afredo Di Stéfano en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Afredo Di Stéfano en una imagen de archivo (Gtres)

Si en su momento, cuando medio Real Madrid y la familia del propio Di Stéfano trataron de “protegerle” a él y a su patrimonio ("Se personó en un restaurante para llevarse a Alfredo y los amigos que compartían mesa con él se lo impidieron", recordaba un familiar a este medio hace poco más de un año), Gina desapareció del mapa, en estos meses ha dejado algún rastro en los medios más insólitos. El portal YouTube, por ejemplo, recoge un vídeo en el que la argentina dedica un tango del mismísimo Carlos Gardel al mítico jugador. Nada hábil en la entonación ni en el timbre, la cantante aficionada recibe los comentarios poco agradables de los usuarios. “Qué manera tan lamentable de hacer el ridículo”, escribe uno de ellos.

Di Stéfano y Gina en un fotomontaje © Proporcionado por Vanitatis Di Stéfano y Gina en un fotomontaje

Aunque no parece muy probable que vuelva a nuestro país, esta mujer de la que la familia de Di Stéfano no quiere saber nada, tampoco parece muy dispuesta a volver a hablar del anciano. O, al menos, no si no hay un cheque de por medio, algo que podría perjudicarle aún más. Ya lo dijo Jacques Duclos, el honor que se vende siempre se paga más caro de lo que vale.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon