Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La nueva vida asceta de Montserrat Corulla, la 'mala' más sexy del caso Malaya

Vanitatis Vanitatis 16/01/2016 Ana Sánchez Juárez

Decían de ella que era la intermediaria más fría de Juan Antonio Roca (y también la más bella). La opinión pública le puso cara el 16 de mayo de 2007 cuando Miguel Sebastián, entonces candidato socialista a la alcaldía de Madrid, enseñó su foto a su contrincante del Partido Popular, Alberto Ruiz-Gallardón en pleno debate electoral en TVE. Sebastián insinuó un comentado supuesto idilio de la letrada Montserrat Corulla (Madrid, 1971) con el exalcalde de Madrid para tirar de corrupción urbanística. “¿Cuál es su relación con esta persona?”, dijo. “Profesional, ninguna”, espetó Gallardón. Pero la audiencia grabó en su memoria su sexy y juvenil rostro. Su atractivo y su porte elegante, aunque siempre se preocupó de no ir ni maquillada ni peinada a declarar, contaba a favor y en contra. Así, cada vez que Montse Corulla subía la escalera de la Audiencia Provincial de Málaga saltaban los flashes y las crónicas rosas se fundían con las de tribunales. Convertida en la amiga más cercana al exministro de Justicia, labró su fama de cazahombres junto con la de mente calculadora para los negocios. Nadie esperaba menos del fichaje estrella de Roca para la capital de España.

Tuvo un breve (y doloroso) paso por el calabozo. Sus padres y sus dos hermanos, Alicia y Alberto, nunca dejaron de creer en ella, a pesar de que les convenció para ser titulares de hasta nueve empresas que les trajeron más de un quebradero de cabeza. Supimos de su desmayo en su primera declaración, pero poco más. Atrás quedó la Montse que se desataba en los tablaos marbellíes al grito de 'visca el Barça', la que recorría Madrid con chófer, se refugiaba en fincas en África, la que soñaba con llenar de lujos su inmenso piso de la madrileña calle Eduardo Dato, la que se encaraba al fiscal durante el juicio y la que pidió (y consiguió) que se sacaran sus conversaciones íntimas con Alberto Ruiz-Gallardón del sumario. La letrada optó por un segundo plano del que ahora tiene que salir a la fuerza. 

Diez días para ingresar en prisión

Desde el pasado día 11 de enero de 2016 la Audiencia de Málaga ha dictado que tiene 10 días para ingresar de forma voluntaria en prisión y elegir centro penitenciario, junto con los otros 26 procesados del caso Malaya. El Supremo admitió el recurso que interpuso contra la continuidad delictiva apreciada respecto al delito de blanqueo. Pero aunque eliminó esa continuidad delictiva, ha sido condenada a tres años y seis meses de prisión como autora de un delito de blanqueo de capitales cometido en el ámbito de una organización y multa de 30 millones de euros.

Montserrat Corulla y Juan Antonio Roca, en el banquillo en 2012 (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Montserrat Corulla y Juan Antonio Roca, en el banquillo en 2012 (EFE)

Según las informaciones recabadas por este diario, al medio año que cumplió Corulla como prisión preventiva ahora se le uniría “la merma de pena de sus comparecencias”. Y, por tanto, el tiempo en prisión de la letrada sería muy breve, “aplicándosele casi de inmediato el tercer grado”. En este tiempo, ha estado fuera de los focos. ¿Qué ha hecho Montserrat Corrulla todos estos años? ¿Habrá foto de ella entrando en el penal?

Rehizo su vida con un millonario casado

La joven abogada que consiguió en 2001 a través de amigos comunes entrevistarse con Juan Antonio Roca en la calle Fernando VII y ganarse su confianza, es ahora una mujer sin ambiciones profesionales. Pero sí personales. Encontró la estabilidad sentimental que no tenía en su época en la Costa del Sol. Desde la instrucción del caso Malaya comparte su vida con el empresario español de origen cubano Marcos Fernández Fermoselle, exdueño de la inmobiliaria Parquesol y expresidente del Real Valladolid Club de Fútbol. Esa mujer que acudía con cara demacrada a declarar ya desde entonces se refugiaba entre vista y vista en el empresario.

Marcos Fernandez Fermoselle (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Marcos Fernandez Fermoselle (EFE)

Sus viajes a Cerdeña en el yate del potentado eran un soplo de aire fresco para rebajar la tensión de los interrogatorios. El empresario estaba casado desde hacía dos décadas con Patricia Martínez, a la que conoció siendo su secretaria, y era padre de tres hijas, una de ellas entonces menor de edad. Fermoselle no dudó en romper su relación por la bella Montse y el millonario divorcio, no exento de polémica, se zanjó en 2010.

Nace una nueva Montse

Montse Corulla, en una foto entrando a declarar en Málaga (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Montse Corulla, en una foto entrando a declarar en Málaga (EFE)

Y aquí aparece la nueva identidad de Montserrat Corulla. Desaparece esa muy inquisitoria, estricta y controladora de la que hablaba su antigua secretaria Úrsula Quinzano, ahora absuelta del caso Mayala. Esta la retrató en sus declaraciones como una mujer “autoritaria. Yo era como su chica de los recados”, dijo la acusada, que incluso afirmó que el día del entierro de su padre esta la llamó para ir a recoger a la mujer de Roca. Fin de esta etapa.

La nueva Corulla es buena con sus 'hijastras', generosa con ellas y "amorosa y cabal" con su nueva pareja. Ha bajado su perfil público y se ha centrado en su vida personal. “Es una persona maravillosa, una señora. La gente tiene derecho a cambiar. Montserrat era muy joven cuando conoció a Roca y posiblemente se dejó seducir. ¿A quién no le hubiera pasado?”, dice una fuente muy cercana a su entorno. La letrada apenas tiene vida pública. "No sale a cenar. No aparece. No te la encuentras, porque ella se ha escondido voluntariamente. Ha desaparecido”, prosiguen. Sus íntimos la definen como “una persona espiritual”. Se ha volcado en el yoga y en el budismo, del que también es devoto su pareja. Marcos Fernández Fermoselle sacó un libro con el famoso profesor de yoga Ramiro Calle: 'Dividendos para el alma'. Sin duda, una disciplina que la ayudará para afrontar su nueva etapa en prisión.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon