Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La nueva vida de Natalia Bosch, la tercera en discordia en el matrimonio de Ana Mato

Vanitatis Vanitatis 13/03/2016 Jose Madrid

Una exministra que vuelve a saltar a la palestra. Este jueves, Ana Mato se convertía en 'trending topic', ya que recibirá de manos del Congreso una indemnización de 54.000 euros por su labor en la Cámara Baja, que suele reservar una partida de 1,3 millones de euros para indemnizar a los parlamentarios que no encuentran trabajo tras su labor institucional. Así ha ocurrido con Mato, retirada de la vida política desde que Pablo Ruz, juez de la Audiencia Nacional, la considerase “partícipe a título lucrativo” del caso Gürtel por estar casada con uno de sus principales implicados. Dedicada a otros menesteres desde que se apartase de la política, Mato tampoco ha sido muy afortunada en el amor desde entonces. Separada pero no divorciada de Jesús Sepúlveda el hecho de que él estuviese involucrado en la trama Gürtel acabó por sepultar gran parte de su reputación. La relación ya estaba muerta desde que el exalcalde de Pozuelo de Alarcón tuviese un romance con Natalia Bosch Baeza, la que fuese su jefa de prensa en el consistorio, 23 años menor que él. Bosch, hija del actor Joaquín Kremel ('Hostal Royal Manzanares') y la cantante Elsa Baeza parece haber cambiado radicalmente de vida desde que se apartó de él. Con marido, hijo y con una vida alejada de cualquier atisbo de política, ha seguido adelante.

Natalia Bosch junto a su marido, su hijo y su padre, el actor Joaquín Kremel (Facebook) © Proporcionado por Vanitatis Natalia Bosch junto a su marido, su hijo y su padre, el actor Joaquín Kremel (Facebook)

Cuando Sepúlveda regía el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón su matrimonio con Mato ya estaba en la cuerda floja. Por eso a los más cercanos no les extrañó que se fijase en la joven Natalia que, según publicó ABC, abandonó a su novio surfista tres días antes de casarse con él. Tampoco extrañó que el alcalde y ella iniciasen un romance nada más entrar en el consistorio, allá por 2003. El amorío desembocó en el cese de la convivencia de Mato y Sepúlveda en 2005. Sin embargo, los más cínicos no culparon de la ruptura a Natalia. De hecho, el entorno de Mato y su marido aseguró a algunos medios que, de cualquier forma, la pareja ya estaba rota en 2000, por más que la exministra lo negase años después para alejarse lo más posible de la trama de corrupción que acabó afectando a su marido.

(Gtres) © Proporcionado por Vanitatis (Gtres)

Tras la 'oficialidad' más o menos pública de la ruptura, Sepúlveda se fue a vivir con su joven jefa de prensa a un chalé de 500 metros cuadrados situado en La Finca. Todo parecía ir sobre ruedas entre ellos, sin que la edad o sus aparentes diferencias les afectasen. Sin embargo, cuatro años después, la trama Gürtel llegó a los periódicos y a los informativos de todo el país y los tejemanejes públicos del mandatario y marido de Mato hicieron mella en su relación con la joven. Tal y como publicaron muchos medios de comunicación, Natalia no aguantó la presión mediática y, a riesgo de verse involucrada, decidió romper con la relación y acabó abandonando el domicilio que ambos compartían en una de las urbanizaciones más lujosas de Madrid.

Un trabajo...¿fantasma? Y una nueva vida

Natalia Bosch en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Natalia Bosch en una imagen de su perfil de Facebook

Los años han pasado por la vida de la periodista, que poco o nada ha querido saber de sus contadas apariciones en los medios de comunicación y de ver su nombre vinculado al de su ex. En 2013, la hija de

Kremel

y

Elsa Baeza

volvió a aparecer en los medios cuando 'La Voz Digital' aseguró que Sepúlveda le había conseguido a su novia, en 2009, un 'trabajo fantasma' en una de las empresas (Bolfor) usadas por

la red Gürtel

para sus cohechos a los políticos a cambio de adjudicaciones públicas. Esa fue la última vez que el nombre de Natalia estuvo presente en un artículo, ya que la joven eligió el camino del silencio incluso cuando ciertos periodistas se empeñaron en saber qué había sido de esa chica de familia de artistas que había provocado el cisma que acabó con el matrimonio de

Ana Mato

y

Luis Sepúlveda.

Pasado el huracán, Natalia volvió a los brazos de Alfredo Llorente, el surfista que fue su novio antes del 'culebrón Gürtel', con el que acabó contrayendo matrimonio y con el que tuvo un hijo en septiembre de 2012. De hecho, y a juzgar por sus perfiles de redes sociales, ella misma también se ha convertido en una gran aficionada a ese deporte y lo comparte en pareja siempre que puede. Actualmente, Natalia Bosch tiene 39 años y poco queda de aquella chiquilla que se enamoró de un alcalde casado con una de las políticas más importantes del país. Tampoco parece que haya tenido mucho más contacto con Sepúlveda o con el entorno del PP. De hecho, en Facebook hasta se permite bromear con el celebérrimo patinazo del 'relaxing cup of café' de Ana Botella. Su profesión también parece haber cambiado ya que, según Linkedin, ahora se dedica al mundo de la arquitectura y la planificación y se autodenomina 'profesional independiente'. La vida parece sonreírle lejos de tramas de corrupción, historias sobre confetis y alcaldes bajo el ojo de la sospecha.   

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon