Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La pareja de Hollande come calamares en Málaga y evita que le hablen de su novio

Vanitatis Vanitatis 22/10/2016 Amparo de la Gama

Sabe que ocupa páginas del 'cuore' como las del 'Journal des savants'. Sin embargo, Julie Gayet dejó muy claro, este viernes en Málaga, que ella era actriz, productora y directora. Prefiere ser conocida por eso antes de vivir de ocupar un hueco en el Eliseo. Hasta ahora ha sublimado el abandono que supuso dejar de ser un nombre popular entre los cinéfilos para estar en el punto de mira por su relación con el presidente francés, François Hollande. Los franceses enfocan ya a Gayet como su 'primera dama en la sombra'. Incluso ella lo lleva cada vez mejor cuando alguien le pregunta si hará una campaña presidencial a la americana con Hollande. Los próximos comicios para la reelección están a la puerta de la esquina y ella solo sonríe con una mueca incómoda como si fuera Robin Wright en 'House of Cards'.

En alguna entrevista realizada en París, Gayet sí ha dicho que no tiene prisa por casarse. Pero no en Málaga. Aquellas palabras en una revista quedaron eclipsadas por su pareja, en cuyo libro 'Un presidente no debería decir eso', publicado hace unas semanas, reconoce que ella es quien insiste en oficializar la relación, que dura ya dos años, pero que él no tiene intención de convertirla en primera dama, “una situación que a ella le hace sufrir”, según dicen.

gayet en el Festival de Cine Francés de Málaga (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis gayet en el Festival de Cine Francés de Málaga (Gtres)

En la clausura del 22 Festival de Cine Francés de Málaga, Gayet no quiso injerencias de tipo personal y dejo muy claro que estaba allí para respaldar la proyección de su documental 'Cineast(e)s', una cinta que trata de indagar sobre la posición de la mujer en el cine y cuyo objetivo es «darle la palabra a personas que tienen una mirada del mundo diferente, rica, compleja y con mucha inteligencia». La primera dama francesa habló en un cuidado castellano, que aprendió durante su matrimonio con el escritor argentino Santiago Amigorena, padre de sus dos hijos y del cual se divorció en 2006.

Del “Pimpi” al portal de Antonio Banderas

A Gayet Málaga le pareció espectacular, un lugar para perderse. Se paró delante de la casa de Antonio Banderas, aunque el actor no estaba en la capital costasoleña en estos momentos. Desde ahí se acercó a ver la bodega del 'Pimpi', ese santuario malagueño por el que han pasado Picasso o Victoria Abril, personajes que a la novia de Hollande admira. Tanto ellas como ellos, ya ha estampado su firma en este particular 'bulevar de la fama' con forma de barril. Julie no quiso probar el vinito que le ofrecieron, pero si se comió unos calamares con Coixet, mientras dejaba escrito en su barrica: “Gracias, y viva el cine”.

La actriz quería estar inmensa y elocuente para los fotógrafos y cámaras que le esperaban en la terraza de la Aliance Française para bombardearla con sus preguntas. En el encuentro, más de un periodista se daba codazos con el resto para ver quien se atrevía a preguntar por su relación con François Hollande. Había que intentarlo. En la mente de más de uno estaba la escena que tuvo lugar cuando se presentó el mismo documental en Nueva York. Cuando le preguntaron por los amoríos presidenciales ella contesto que su "vida privada es mi vida privada". Ayer dijo: «Los periodistas siempre preguntan a las directoras que cómo es una película de mujeres, o que cómo lo hacen para compaginarlo con cuidar a su bebé, pero a los directores nunca se les pregunta». Mucho machismo incluso detrás de la claqueta. En todo momento la primera dama no oficial de Francia decidió mostrar únicamente su vertiente como activista.

Gayet junto a Isabel Coixet durante la rueda de prensa (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Gayet junto a Isabel Coixet durante la rueda de prensa (Gtres)

Sinergia con Isabel Coixet

Isabel Coixet fue la mejor aliada de Gayet. Sabedora que de que la intención de la francesa era responder solamente en relación a su actividad profesional, admitía de buen grado “el cambio de tercio” que le hacía la novia del presidente francés cada vez que llegaba alguna pregunta que tocaba su vida íntima. La pregunta más cercana al tema fue la de si su biografía ha influido en su concepción o modo de hacer cine. “Yo no tomo la palabra en la película, soy productora e introduzco en la cinta a personas que tienen una mirada del mundo más rica”.

Tal vez en la entrevista privada que le hizo Isabel Coixet para uno de sus documentales fuese mas explicita, formara parte de la tercera saga. Coixet le confesó a su amiga que el cine francés ha sido siempre su “referente”, y que cree que el proyecto de Gayet y Busson es interesante porque “cualquier conversación sobre el género siempre es importante”.

Al anochecer, Gayet se fue como llegó, casi sin hacer ruido. Julie no es como Carla. Ni siquiera modificó su vestuario para posar en la alfombra roja del festival. Como atelier su 'charme' vestida con vaqueros y blusa, sin apenas maquillaje. Su único complemento para marcar la diferencia, una chapa donde podía leerse 'I love Catherine Deneuve'. C'est la vie. 

Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon