Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La reina Isabel II de Inglaterra o cómo dar 42 vueltas al mundo en 90 años

¡Hola! ¡Hola! 19/04/2016

http://www.hola.com/imagenes/viajes/2016041885183/reina-isabel-ii-inglaterra-viajes/0-360-866/d_reina-isabel-d.jpg

http://www.hola.com/imagenes/viajes/2016041885183/reina-isabel-ii-inglaterra-viajes/0-360-866/d_reina-isabel-d.jpg
© Proporcionado por Hola

Con motivo de su cumpleaños el próximo 21 de abril, lastminute.com revela los detalles más curiosos de los viajes de la monarca a lo largo de sus años de reinado. Y es que desde que ocupó el trono, su Majestad ha visitado 120 destinos y millones de kilómetros. Lo más curioso es que la reina más viajera de la Historia ¡no tiene pasaporte!

Ha recorrido más de un millón y medio de kilómetros en el Yate Real, ha visitado más de 120 destinos (entre ellos, España), se ha alojado en algunos de los hoteles más exclusivos del mundo... y todo ello sin pasaporte. Pero tampoco le hace falta. Es la reina Isabel II de Inglaterra, que se prepara para celebrar su 90 cumpleaños y con motivo de este aniversario, la historiadora experta en realeza Kate Williams ha abierto el cuaderno de viajes de Su Majestad para desvelar algunos de sus secretos mejor guardados.

UN LEGADO EN KILÓMETROS
Isabel II es la monarca que más años ha ocupado el trono en la historia de Reino Unido. Y de entre todas sus tareas como reina, viajar ha sido siempre una de sus favoritas y a la que más tiempo ha dedicado. La distancia total de sus viajes es el equivalente a 42 vueltas completas alrededor del mundo. Durante 44 años el Yate Real Britannia fue la residencia oficial flotante de la reina (de 1953 a 1997), y en él navegó casi dos millones de kilómetros, visitando destinos como el Caribe o Sudáfrica.

PAÍSES VISITADOS
Desde su coronación en 1953, Isabel II ha visitado una media de dos destinos por año, lo que supone un 60 por ciento de todos los países del mundo (120 destinos sobre un total de 196 países). Los años 70 y 80 fueron décadas especialmente movidas para la reina: en 1979 visitó seis países en solo dos meses, como parte de su recorrido por Oriente Medio.

Su viaje más largo fue un tour por países de la Commonwealth en el mismo año de su coronación. Duró seis meses y visitó 12 países diferentes. Canadá es el país en el que más veces ha estado, con un total de 25 visitas. En cuanto a los destinos europeos, Isabel II es especialmente devota de Francia y Alemania. Y a pesar de que más de 12 millones de británicos vienen a España cada año, la Reina solo ha visitado una vez nuestro país, fue en 1988.

HOTELES, TRENES, AVIONES… Y UNA ESTANCIA EN UN BED & BREAKFAST
El Tren Real lleva a bordo chefs, almohadas con encaje y una norma estricta de “no molestar” durante el baño de la reina, que se celebra puntualmente cada día a las 7.30 de la mañana. Y cuando se trata de viajar en avión, Su Majestad prefiere alquilar un jet privado en lugar de desplazarse en vuelos comerciales. Aun así, sí ha viajado varias veces en vuelos comerciales, como por ejemplo en 1977, cuando se embarcó en el Concorde rumbo a los Estados Unidos.

Con respecto a los hoteles, siempre elige los cinco estrellas. Entre los hoteles más famosos en los que se ha alojado están el Raffles Hotel Singapore (2006); el Ahwahnee Hotel de Yosemite (1983), en el que reservó el hotel completo; el Fairmont Royal de Toronto, el Phoenicia en Malta, el St. Regis de Washington o el Waldorf Astoria de Nueva York en 1957, también frecuentado por la Reina Madre. Una larga lista de hoteles de lujo, que, sin embargo, no impide que la reina también se haya alojado en sitios más humildes tipo bed and breakfast como una británica más cuando sus hoteles favoritos estaban completos. Por ejemplo, en 1981, la reina se vio atrapada en una tormenta cerca de Bristol y tuvo que llamar a la puerta de un b&b. El dueño del hostal le cedió su propio piso, en la planta de arriba del edificio.

VACACIONES EN CASA, EN EL REINO COMO EN NINGÚN SITIO
Si durante los 70 y los 80 la reina Isabel no paró de moverse de país en país, en la actualidad Su Majestad prefiere quedarse en casa y no salir del Reino Unido. Así, los veranos los pasa en su querido Balmoral, en Escocia; la Semana Santa en el castillo de Windsor y las vacaciones de Navidad en la residencia oficial de Sandringham acompañada de su familia.

REGALOS DE BIENVENIDA
Mientras que para la mayoría de los británicos encontrar pastas y té en la habitación de hotel es el detalle más habitual, en el caso de Su Majestad las sorpresas de bienvenida han ido siempre más allá. La reina ha recibido regalos de lo más variopinto y extravagante en sus viajes. En su visita a Alemania el año pasado, por ejemplo, recibió una versión en miniatura de la puerta de Brandenburgo hecha de mazapán. Otro regalo curioso fue el que recibió en su visita a Canadá en 1973: una pipa de la paz con plumas rojas y rosas que hoy en día forma parte de la Colección Real. En ocasiones ha regresado a casa con un tripulante más, como en su viaje a Camerún, en el que fue obsequiada con un bebé elefante llamado Jumbo. Como norma general, los animales ofrecidos a la reina suelen ir directamente al zoo de Londres, incluso antes de embarcar con ella en su viaje de vuelta.

Los cinco regalos más impresionantes que ha recibido la reina en sus viajes son:

  1. Dos perezosos en Brasil en 1968
  2. Un bebé elefante llamado Jumbo en su viaje a Camerún
  3. Una escultura en coral negro de un perro galés en su visita a las Islas Caimán en 1983
  4. Una camiseta de hockey sobre hielo en una de sus visitas a Canadá
  5. Unas botas de cowboy en uno de sus viajes a EEUU

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon