Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La reina Máxima de Holanda deja la dieta y recupera los kilitos del pasado

Vanitatis Vanitatis 01/04/2016 Núria Tiburcio

La talla y los kilos de Máxima de Holandahan sido siempre casi un asunto de Estado. Al igual que ocurre en España con la Reina Letizia, la prensa de Argentina, país de origen de la reina holandesa, analiza a Máxima al detalle, y ahora es su figura la que ha tomado de nuevo protagonismo. Todo ocurrió este miércoles. La esposa de Guillermo Alejandro presidió un simposio de música y la entrega de un premio económico y lo hizo con un vestido marrón con drapeado lateral de la firma belga Natan con el que se le veía una silueta más ancha de lo habitual. Según apuntan los medios del país del tango, este cambio se debe a que Máxima ha recuperado los kilitos que perdió gracias a una intensa dieta que realizó y vuelve a lucir las curvas de antaño.

En septiembre del año pasado salió a la luz que la argentina estaba realizando desde hacía unos meses un régimen de adelgazamiento. Se trata de un método acuñado por la empresa holandesa New Fysic que consiste en comer cinco veces al día dando protagonismo a las proteínas y dejando de lado los hidratos de carbono y los azúcares, y en la que se permiten verduras de hoja verde, fruta, galletas de fibra, pechugas de pollo, pescado, leche y huevos. La noticia de que Máxima estaba haciendo dieta llamó mucho la atención y dividió a la opinión pública, pues mientras unos pensaban que a la reina le convenía perder unos kilitos otros aseguraban que estaba estupenda y que no era necesario que controlase su alimentación.

La dieta de Máxima continuó ocupando portadas y llegó a su 'summum' a finales de octubre cuando la casa real holandesa anunció que la esposa de Guillermo Alejandro sufría una infección en los riñones que la obligaba a guardar reposo y a tener que cancelar parte de su agenda institucional en su visita oficial a China. A pesar de su delicado estado de salud, la argentina hizo un sobresfuerzo para estar presente en el banquete de Estado que el presidente y la primera dama ofrecieron en su honor. Sin embargo, su asistencia a ese acto provocó un empeoramiento en la enfermedad de Máxima, quien tuvo que desplazarse a un hospital de La Haya para ser ingresada.

La Reina Máxima siempre ha sido de buen comer (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La Reina Máxima siempre ha sido de buen comer (Gtres)

En Holanda y en Argentina, el estado de salud de su reina se convirtió en tema de conversación de todos los medios. La teoría que más peso obtuvo fue que Máxima se habría excedido con la dieta que lleva haciendo desde hace varios meses y con la que consiguió perder más de 10 kilos. Tal como aseguraron algunos medios, la reina se habría pasado con las proteínas, algo que habría provocado un mal funcionamiento de los riñones, pues son los órganos que, junto al hígado, se encargan de eliminar las sustancias de desecho que generan las proteínas como son el amoniaco, la urea y el ácido úrico.

A pesar de que se dijo que la dieta fue la causa principal de la enfermedad de Máxima, lo cierto es que la argentina continuó con el régimen alimenticio. Parece que ha sido ahora cuando ha decidido finalizarla y ha recuperado la silueta que tenía antes del verano del año pasado.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon