Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Reina Sofía cambia los líos familiares en España por la tranquilidad de Alemania

Vanitatis Vanitatis 26/02/2016 Núria Tiburcio
La Reina Sofía junto a su madre y su hermano © Proporcionado por Vanitatis La Reina Sofía junto a su madre y su hermano

Desde que el pasado 18 de febrero la Reina Sofía recogió en el palacio de la Zarzuela el Premio Solidario Honorífico 2015 de Aspaym Castilla y León, su paradero es un auténtico misterio. La esposa de Don Juan Carlos no tiene ningún acto programado en su agenda para esta semana, así que está libre de cualquier carga institucional. Por ello, ha decidido pasar unos días fuera de nuestro país. Atenas, Washington o Ginebra han sido las ciudades que se han barajado como destino de la madre de Felipe VI. Sin embargo, ninguna de ellas es la correcta. Tal como ha podido confirmar Vanitatis, Doña Sofía se encuentra pasando unos días de descanso en Alemania junto a unos familiares.

Los Reyes eméritos en el funeral de Carlos de Borbón Dos Sicilias (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Los Reyes eméritos en el funeral de Carlos de Borbón Dos Sicilias (Gtres)

Doña Sofía guarda un gran vínculo con el país germano. Por su sangre (azul) corren genes alemanes, ya que su madre nació y se crió allí. La reina Federica de Grecia, 'aka' Federica de Hannover, era hija del duque Ernesto Augusto de Brunswick y Luneburgo, pretendiente al trono de Hannover, y de la princesa Victoria Luisa de Prusia, hija de Guillermo II, último káiser del imperio alemán y último rey de Prusia, y de Augusta Victoria de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Augustenburg. Teniendo en cuenta esta larga genealogía, no es de extrañar que la Reina emérita se haya desplazado hasta Alemania para disfrutar de la compañía de alguno de los cientos de parientes que tiene como, por ejemplo, el príncipe Ernesto de Hannover, exmarido de la princesa Carolina de Mónaco.

© Externa

Desde que Don Juan Carlos abdicó y Felipe VI asumió el trono en junio de 2014, la agenda institucional de Doña Sofía se ha visto considerablemente reducida. De presidir cuatro o cinco actos a la semana, la Reina emérita ha pasado a estar hasta un mes entero sin trabajar. Mientras su marido ha encarnado el papel de 'bon vivant' viajando de un lado para otro y disfrutando de los mejores restaurantes del mundo en compañía de gente tan importante como los Fanjul, Doña Sofía se ha centrado en su familia. Acompañada siempre de su fiel escudera, su hermana Irene, la madre de Don Felipe pasa largas temporadas en Grecia, su país natal en el que ahora reside su hermano, el exrey Constantino.

Al no tener una agenda en común y no deber ya mantener las apariencias por el bien de la imagen de la monarquía, Don Juan Carlos y Doña Sofía se han distanciado totalmente. Tan solo se les ve juntos en algunos actos oficiales como la entrega de los Premios Nacionales del Deporte y en eventos familiares como la comunión de la princesa Leonor o el funeral por el infante Don Carlos de Borbón Dos Sicilias.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon