Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La salida secreta de Cayetano Martínez de Irujo tras un mes ingresado en el hospital

Vanitatis Vanitatis 08/12/2015 Raoul Higuera

Tras casi un mes ingresado en un hospital, Cayetano Martínez de Irujo se recupera en su casa de Madrid. Sin embargo, lleva allí ya cinco días. Sin hacer ruido. Sin levantar sospechas. Así trató de abandonar la clínica La Luz de Madrid de 'hurtadillas', tapando su rostro y sin dar a conocer a los medios que había recibido el alta hospitalaria, tal y como se muestra en las imágenes a las que ha tenido acceso en exclusiva Vanitatis. Instantáneas en las que se puede ver cómo las intervenciones y la posterior recuperación han hecho mella en su aspecto físico, más delgado de lo que nos tiene acostumbrados, y con un rictus serio, pese a sus intentos de cubrir su rostro a los fotógrafos.

El conde de Salvatierra ha permanecido desde el pasado 9 de noviembre bajo los cuidados del equipo médico del doctor Enrique Moreno, primero en la clínica Santa Isabel de Sevilla, donde le fue practicada una operación de urgencia por sus problemas intestinales, y más tarde en Madrid, donde tuvo que pasar de nuevo por quirófano para ser intervenido de la misma dolencia. Casi un mes de hospitalización que ha llegado a su fin el pasado miércoles 2 de diciembre, cuando el hijo de la duquesa de Alba abandonó la clínica de incógnito, en un vehículo negro y evitando en todo momento ser fotografiado por los profesionales gráficos que hacían guardia en las inmediaciones de La Luz a la espera de novedades en su estado de salud.

Cayetano Martínez de Irujo a su salida del hospital (Foto exclusiva Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Cayetano Martínez de Irujo a su salida del hospital (Foto exclusiva Vanitatis)

Cayetano Martínez de Irujo ha tratado por todos los medios que los detalles de sus dos operaciones y su permanencia en los distintos centros médicos estuviesen fuera del alcance de los medios. Así ha sido también con su alta médica. El jinete tan solo rompió esta máxima el pasado 20 de noviembre, cuando se cumplía el primer aniversario de la muerte de su madre, la duquesa de Alba, y con motivo de la misa funeral a la que no podía asistir. Lo hizo a través de un comunicado de prensa, en la cual subrayaba la delicada situación que atravesaba: “Como consecuencia de la gravísima operación a la que tuve que ser sometido el pasado domingo día 15 de noviembre, la cual tuvo una duración de 11 horas, y que, consecuentemente, conlleva un largo posoperatorio, continuaré hospitalizado aún varios días en la Clínica de La Luz”, informaba Cayetano para excusar su ausencia.

Durante su hospitalización ha recibido la visita de sus hermanos, sobre todo de Carlos y Fernando, y también de su exmujer, Genoveva Casanova, con la que mantiene una buena relación a pesar de las diferencias que les separaron hace varios meses por cuestiones económicas referidas a la manutención de sus hijos. Ni rastro de Melani Costa, que desde que rompiese su romance con el jinete y tras las duras declaraciones que realizó tiempo después no ha querido tener nada que ver con la familia Alba. Su espacio, una vez más, lo ha ocupado Genoveva, que vuelve a demostrar que ahí está para lo que necesite. “Está recuperándose muy lentamente porque fue una operación bastante importante. Fue mucho más que una peritonitis, fue algo muy complicado”, aseguró a finales de noviembre tras visitar a su exmarido en Madrid. Más tranquilizador se mostró su hermano Carlos, el duque de Alba: “Está mucho mejor, estaba muy fastidiado y es una cosa muy lenta, de manera que todo va para adelante. Va muy bien porque ha estado en unas magníficas manos. Se trata de tener un poco de paciencia”. No obstante, para ver a Cayetano saliendo del hospital hacía falta algo más que paciencia... Saber que en el juego del escondite pocas son las reglas si el fin último es que no te 'pillen'.

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España  

Tras casi un mes ingresado en un hospital, Cayetano Martínez de Irujo se recupera en su casa de Madrid. Sin embargo, lleva allí ya cinco días. Sin hacer ruido. Sin levantar sospechas. Así trató de abandonar la clínica La Luz de Madrid de 'hurtadillas', tapando su rostro y sin dar a conocer a los medios que había recibido el alta hospitalaria, tal y como se muestran en las imágenes a las que ha tenido acceso en exclusiva Vanitatis. Instantáneas en las que se puede ver cómo las intervenciones y la posterior recuperación han hecho mella en su aspecto físico, más delgado de lo que nos tiene acostumbrados y con un rictus serio, pese a sus intentos de cubrir su rostro a los fotógrafos. El conde de Salvatierra ha permanecido desde el pasado 9 de noviembre bajo los cuidados del equipo médico del doctor Enrique Moreno, primero en la clínica Santa Isabel de Sevilla, donde le fue practicada una operación de urgencia por sus problemas intestinales, y más tarde en Madrid, donde tuvo que pasar de nuevo por quirógrafo para ser intervenido de la misma dolencia. Casi un mes de hospitalización que ha llegado a su fin el pasado miércoles 2 de diciembre, cuando el hijo de la duquesa de Alba abandonó la clínica de incógnito, en un vehículo negro y evitando en todo momento ser fotografiado por los profesionales gráficos que hacían guardia en las inmediaciones de La Luz a la espera de novedades en su estado de salud. Fotos: Vanitatis © Externa Tras casi un mes ingresado en un hospital, Cayetano Martínez de Irujo se recupera en su casa de Madrid. Sin embargo, lleva allí ya cinco días. Sin hacer ruido. Sin levantar sospechas. Así trató de abandonar la clínica La Luz de Madrid de 'hurtadillas', tapando su rostro y sin dar a conocer a los medios que había recibido el alta hospitalaria, tal y como se muestran en las imágenes a las que ha tenido acceso en exclusiva Vanitatis. Instantáneas en las que se puede ver cómo las intervenciones y la posterior recuperación han hecho mella en su aspecto físico, más delgado de lo que nos tiene acostumbrados y con un rictus serio, pese a sus intentos de cubrir su rostro a los fotógrafos. El conde de Salvatierra ha permanecido desde el pasado 9 de noviembre bajo los cuidados del equipo médico del doctor Enrique Moreno, primero en la clínica Santa Isabel de Sevilla, donde le fue practicada una operación de urgencia por sus problemas intestinales, y más tarde en Madrid, donde tuvo que pasar de nuevo por quirógrafo para ser intervenido de la misma dolencia. Casi un mes de hospitalización que ha llegado a su fin el pasado miércoles 2 de diciembre, cuando el hijo de la duquesa de Alba abandonó la clínica de incógnito, en un vehículo negro y evitando en todo momento ser fotografiado por los profesionales gráficos que hacían guardia en las inmediaciones de La Luz a la espera de novedades en su estado de salud. Fotos: Vanitatis
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon