Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La traición en la boda de Beltrán Gómez-Acebo y Andrea Pascual

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 01/03/2016 Paloma Barrientos
Andrea Pascual en una imagen del día de su boda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Andrea Pascual en una imagen del día de su boda (Gtres)

Hasta ahora las únicas imágenes que se habían visto de la boda de Beltrán Gómez-Acebo y Andrea Pascual, celebrada este sábado en la residencia familia de la infanta Pilar, eran las tomadas en la calle por los fotógrafos que ese día permanecieron en la puerta de la casa de Puerta de Hierro. Se hicieron fotos de Andrea vestida de novia con sus padres, de dos de los hermanos del novio, de Simoneta con sus hijos y de Bruno acompañado de su mujer, Barbara Cano, y toda su prole. También quedó plasmada la llegada del Rey Juan Carlos, que tanto a la entrada como a la salida lo hizo en coche y sin parar. Y se fotografió a los amigos conocidos y desconocidos de la pareja por si acaso.

Hasta aquí parte del reportaje gráfico que ya publicó Vanitatis y que será uno de los temas que llevarán las revistas de este miércoles. Iba a ser lo único que se viera de la boda casi real. En principio no hay exclusiva porque así lo han querido Beltrán y Andrea, aunque hubo ofertas importantes en este sentido. Querían una boda discreta y así lo hicieron. Solo con la familia y los amigos más íntimos. Sesenta personas en total que disfrutaron de un almuerzo cóctel y por la tarde de merienda y copas.

El problema ha surgido después, cuando circuló la noticia de que alguien habría negociado con unas imágenes que mostrarían la fiesta familiar con el Rey Juan Carlos y resto de invitados en el evento nupcial. Una de las versiones confirmaba que esas fotos no eran oficiales sino realizadas con el móvil de alguno de los presentes convertido en topo traicionero. La otra lectura era que los novios habían posado y que para que no hubiera problemas familiares se filtraban a través de una agencia.

Primeras imágenes de la mujer de Beltrán Gómez-Acebo tras la boda (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Primeras imágenes de la mujer de Beltrán Gómez-Acebo tras la boda (Galería)

La realidad nada tiene que ver con esta última posibilidad porque el nuevo matrimonio no quiere bajo ningún concepto que su boda sea pública. “Querían discreción absoluta y así lo han dicho desde el principio. Es una faena que alguien les haya traicionado”, indican a Vanitatis fuentes familiares. Las mismas que advierten que “quien quiera publicar esas fotos tiene que saber que son robadas, que se han hecho en el interior de una casa y, por lo tanto, privadas y sin el consentimiento de Andrea y Beltrán”. Desde el entorno de los recién casados señalan que estos están “indignados” ante lo que consideran “una ilegalidad”.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Pocas han sido las imágenes que han trascendido del enlace entre Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual. Apenas ha habido rastro de invitados reales. Solo el Rey Juan Carlos fue fotografiado por los paparazzi en el interior de un vehículo cuando se aproximaba a la residencia de su hermana, la infanta Pilar, donde iba a tener lugar la boda. Ni rastro de los Zurita, que ya confirmaron su ausencia, ni de doña Sofía o los Reyes de España, que lógicamente, también estaban invitados a la boda. A pesar de que tanto la llegada de los asistentes como la de los novios se realizó con la máxima discreción, sí se pudo inmortalizar el momento en el que la novia, Andrea Pascual, se bajaba del coche nupcial. Lo hizo acompañada por su padre, Carlos Pascual, y visiblemente nerviosa. Andrea eligió para su boda civil un vestido largo en crepe de seda de color blanco, talle bajo y adornos de bordado en un hombo diseñado por Isabel Nuñez. Se decantó por esta profesional porque, además de amiga, se encarga de la comunicación de su firma. Como es preceptivo en un dia como este, la novia llevaba algo nuevo, unos pendientes en cascada de brillantes de la firma San Eduardo; algo viejo, la sortija de zafiros que le regaló Beltran el dia de la petición y que formaba parte de las joyas familiares de la Infanta Pilar; y algo azul, que no se vio. © Externa Pocas han sido las imágenes que han trascendido del enlace entre Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual. Apenas ha habido rastro de invitados reales. Solo el Rey Juan Carlos fue fotografiado por los paparazzi en el interior de un vehículo cuando se aproximaba a la residencia de su hermana, la infanta Pilar, donde iba a tener lugar la boda. Ni rastro de los Zurita, que ya confirmaron su ausencia, ni de doña Sofía o los Reyes de España, que lógicamente, también estaban invitados a la boda. A pesar de que tanto la llegada de los asistentes como la de los novios se realizó con la máxima discreción, sí se pudo inmortalizar el momento en el que la novia, Andrea Pascual, se bajaba del coche nupcial. Lo hizo acompañada por su padre, Carlos Pascual, y visiblemente nerviosa. Andrea eligió para su boda civil un vestido largo en crepe de seda de color blanco, talle bajo y adornos de bordado en un hombo diseñado por Isabel Nuñez. Se decantó por esta profesional porque, además de amiga, se encarga de la comunicación de su firma. Como es preceptivo en un dia como este, la novia llevaba algo nuevo, unos pendientes en cascada de brillantes de la firma San Eduardo; algo viejo, la sortija de zafiros que le regaló Beltran el dia de la petición y que formaba parte de las joyas familiares de la Infanta Pilar; y algo azul, que no se vio.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon