Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La venganza de Mario D'Amico

Vanitatis Vanitatis 17/05/2016 César Andrés

Desde la marcha de El Dioni a España -después de ser doblemente expulsado, primero de Isla Paraíso y después de la Itinerante- Mario D'Amico ha tomado una egoísta decisión. Nominado y Cansado de la guerra que mantiene con Cristian por ver quién la tiene más larga, es más guapo, más líder y mejor superviviente, y a la que se le han ido uniendo Steisy y Suso, el italiano ha decidido que no compartirá más las piezas de su pesca con sus compañeros. Salvo con Yola Berrocal, la mujer que bebe los vientos por él, su muleta en 'Supervivientes' y ahora también peleada con el resto de su equipo. Divertidísima la bronca que mantuvo la showgirl con Suso sobre el intelecto de ella. 

Steisy, enfadada es entretenidísima © Proporcionado por Vanitatis Steisy, enfadada es entretenidísima

Mario no ha cumplido. Ha confesado a sus compañeros  que repartirá la comida pero no de forma equitativa. El que parte y reparte se queda con la mejor parte vendría a ser en el mundo de Mario: el que pesca, reparte y se queda con la mejor parte. El grupo de los 'Viceversos', compuesto por sus enemigos Suso, Steisy y Cristian, le ha recriminado evidentemente que si todos se ponen a pescar se acabó el sistema de subsistencia del equipo Agua. Van a acabar a palos, como los protagonistas de 'El señor de las moscas'. No le falta razón a este trío. Si todos se lanzan a la caza y captura de algo que llevarse a la boca en el agua, no habrá quién cuide el fuego, quién haga el arroz y barra la isla o escriba mensajes a Chabelita en la orilla del océano. La de Mario D'Amico no es una decisión inteligente por varios motivos.

De cara a la audiencia se presenta como un egoísta que no ha entendido que en 'Supervivientes' no se nomina obligatoriamente al más débil. Ha confundido el formato con la Selección Natural de Darwin, la ficción con la realidad. De hecho, tras la decisión de sus enemigos de no comer las presas del italiano y sí poner en común las halladas por ellos, la popularidad del chico de los vermús ha caído en picado y es bastante probable que el jueves se convierta en el expulsado.  

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon