Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las 7 cosas increíbles que Kiko Rivera ha hecho solo por dinero

Vanitatis Vanitatis 19/03/2016 Raoul Higuera

xxxx

¿Todo por la fama? No, por la pasta

© Proporcionado por Vanitatis

Existen personas que son capaces de todo por la fama, pero a Kiko Rivera la condición de famoso le llegó en el instante mismo de su alumbramiento. Desde que el hijo de Isabel Pantoja y Paquirri vino al mundo, cada uno de sus movimientos han quedado reflejados en el kiosco rosa, pero él, lejos de intentar hacer vida alejado del calor de los focos, ha enfocado su presente y su futuro en el 'show business' a sabiendas de que pocos trabajos pueden granjearle remuneraciones tan jugosas como las que consigue a golpe de exclusiva, aunque para ello deba renunciar a su privacidad.

Ser carne de 'reality show'

© Proporcionado por Vanitatis

Ha entrado ya en dos 'realities', pero los abandonó antes de dejar que la audiencia se pronunciase. La primera vez que se atrevió a 'encerrarse' por pasta fue en 2011 en 'Supervivientes'. Era el concursante estrella de la edición y, por lo tanto, el mejor pagado. Según se publicó en su momento, se embolsaba 20.000 euros por semana y duró tan solo tres, aunque desde la segunda ya amenazaba con abandonar la aventura. Después se animó con 'Gran Hermano VIP' en 2015 y tras varias discusiones hizo el macuto y se olvidó del ansiado maletín, ya que cobraba cerca de 14.000 euros a la semana.

Vender los encuentros sexuales de su hermana

© Proporcionado por Vanitatis

En marzo del pasado año se sentó en ese programa que tanto odia, pero que tantas alegrías le da cuando recibe el cheque. Se trata de 'Sálvame Deluxe', donde volvió a aparecer para vender por capítulos su ajetreada vida personal. Sin embargo, esa vez se explayó más sobre su hermana Chabelita y su por aquel entonces novio, Alberto Isla. Habló de sus encuentros sexuales, criticó a su cuñado llamándole “golfo” y “pelo polla” y de su hermana dijo que “va a tener más cuernos que el padre de Bambi” y que “es muy Paris Hilton y en alguna ocasión le he dicho que hablase normal, que fuese más natural”. Por sus intervenciones en este programa de Telecinco ha llegado a cobrar hasta verdadera pasta gansa.  

Dejar a sus hermanos como mentirosos

© Proporcionado por Vanitatis

Su “entrevista más sincera” en el 'Deluxe' se produjo días después de la boda de su hermano Fran Rivera con Lourdes Montes, a la que supuestamente no había acudido por cuestiones profesionales. Esa fue la excusa que esgrimió el diestro de cara a la galería, pero ahí estaba el DJ para desmontar su versión: “No fui a la boda porque no me invitó. A mí no me ha llegado ninguna invitación”, aseguró a la vez que le declaraba la guerra pública a sus hermanos.

No recibir a Chabelita tras salir de 'Supervivientes'

© Proporcionado por Vanitatis

La expulsión de Chabelita de la isla en la pasada edición de 'Supervivientes' coincidió en el tiempo con la exclusiva de su hermano de que esperaba de nuevo un retoño. Para proteger el pacto que había realizado con su revista de cabecera, el DJ decidió dejar a su hermana sola en plató, que fue recibida tan solo por su amigo Sema y su cuidadora Dulce. “Ir a un plató tiene un precio”, fue la escueta excusa de Kiko para justificar su ausencia, a lo que su hermana contestó que “todo se paga, pero la dignidad no tiene precio”.

'Así soy yo', el fiasco de Kiko en Telecinco

© Proporcionado por Vanitatis

Kiko Rivera permitió que las cámaras de Telecinco le acompañasen durante un mes en sus colaboraciones discotequeras por la geografía española. Se trataba de un documental que buscaba mostrar el éxito del DJ como 'alma de la fiesta' en España. Sin embargo, la imagen que se mostró fue bien distinta: conciertos que fueron un desastre, discotecas vacías, acusaciones de plagio y, además, cómo desafinaba Kiko cuando cantaba en directo. El hijo de Isabel Pantoja entró en cólera: “Es muy fácil criticarme por ser quien soy”, se defendía él, que cobraba 4.000 euros por aparición estelar en salas de toda España, aunque el público no arropase sus convocatorias.

Posado por el nacimiento de su hija, sin la hija

© Proporcionado por Vanitatis

Suele ser habitual que los rostros conocidos posen junto a sus retoños cuando abandonan el centro médico. No es una obligación, por supuesto, pero está bien visto en el sector. Sin embargo, Kiko prefirió emplazar este momento para el miércoles siguiente, día en el que su revista de cabecera salía al kiosco con la foto en primer plano de su hija Ana. Proteger la exclusiva era el objetivo principal del DJ, por eso antes de que saliese Irene con la pequeña en brazos trató de despistar a los fotógrafos y reporteros saliendo él antes.

Pedida de mano sin la presencia de su madre

© Proporcionado por Vanitatis

El bautizo de su hija Ana también ha sido motivo de alegría para la cuenta corriente de Kiko Rivera, pero no sabemos si a nivel familiar lo fue tanto. Su madre, recién salida de prisión, se encuentra adaptándose a la vida fuera de ella. Al menos eso ha dicho él para explicar por qué la tonadillera no aparece en ninguna foto de la celebración. Ella disfrutó del bautizo de su nieta en una sala aparte de la del resto de invitados. Es por eso que no pudo ver cómo su hijo pedía matrimonio a su novia, Irene Rosales, ya que se corría el peligro de que un móvil con cámara arruinase el feliz momento y la cuantiosa exclusiva en la que no sobraban ceros.  

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon