Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Las Campos', un escarnio al físico de Terelu

Vanitatis Vanitatis 19/08/2016 Nayin Costas

Carlota Corredera abrió la noche de Telecinco dedicada a 'Las Campos' prometiendo que las tornas se invertirían: tras toda una vida entrando en la casa de los espectadores, ahora serían estos los que harían lo propio con una de las sagas españolas más televisivas. Y no fue así, lamentablemente, porque el reality de María Teresa y Terelu no se adentró en su día a día, sino en la parte edulcorada que ellas quisieron mostrar a su público.

Aquellos espectadores que buscaban conocer cómo era una jornada en la casa de las Campos se encontraron con un espacio que desaprovechó completamente a las dos estrellas con las que contaba. Un precioso envoltorio (imagen cuidada al detalle, 'perfecta' banda sonora, escenografía pensada al milímetro...) con un contenido no solo decepcionante, sino también peligroso.

Porque en lugar de mostrar a la persona detrás del personaje, 'Las Campos' se convirtió en un escarnio a la figura física de Terelu. Todas y cada una de las conversaciones que se produjeron durante la hora de programa tuvieron como tema central la comida, el peso, el hambre y la dieta. Un desayuno, un aperitivo, dos comidas y un paseo por el supermercado entre "qué hambre" y "quiero comer", así puede resumirse este primer programa. Un silencioso grito de "gorda" durante toda la noche, una noche que desembocó en la revelación de que Terelu se realizaría un test de tolerancia alimenticia, porque ella si lleva meses escuchando ese grito.

Imagen del primer programa de 'Las Campos', titulado 'Mamá no me reconozco en el espejo' © Proporcionado por Vanitatis Imagen del primer programa de 'Las Campos', titulado 'Mamá no me reconozco en el espejo'

De la pena a la lástima

La imagen pública de Terelu cambió, como bien se encargaron de repetir hasta la saciedad los colaboradores del programa, pero no positivamente, pues pasamos de tener pena por una mujer que no se reconoce en su cuerpo a sentir lástima hacia ella por el machaque constante que sufre a diario por parte de todos aquellos que la rodean. Ojo también a quienes lo hacen: Flo, Tania Llasera o Carlota Corredera, quienes solo manifestaron tener en común el único tema del peso.  El peso, siempre el peso.

Maria teresa Campos con Florentino Fernández en 'Las Campos' © Proporcionado por Vanitatis Maria teresa Campos con Florentino Fernández en 'Las Campos'

Este estreno no solo resultó decepcionante y frustrante, sino que evidenció un grave error de concepción. Aún aceptando que (en esta primera entrega) se quiere poner el foco en la lucha de Terelu contra la báscula, habría mil y una formas de hacerlo más divertido, estimulante, atractivo y, sobre todo, didáctico.

Y esto último no fue lo más alarmante, pues si de algo careció el espacio fue del sentido del espectáculo que caracteriza a La Fabrica de la Tele, productora responsable a su vez de shows como 'Sálvame' 'Cámbiame''Cazamariposas'.  Prueba de ello fue la auténtica robaescenas de la noche, María, asistenta del hogar de María Teresa, quien con su naturalidad proporcionó los mejores momentos de esta entrega, logrando sacar a su vez la verdadera naturaleza de las protagonistas. Ese habría sido el camino.

'Las Campos' nació a la sombra de 'Las Kardashian', y morirá a años luz de ellas. Falta conflicto, realismo, autenticidad. Es difícil que madre e hija se despreocupen por la imagen pública que proyectan en este reality, pero solo si lo hicieran conseguirían el magnetismo que se esperaba de ellas.

© Externa

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon